Cuba: 15 años de la Ediciones Territoriales, el proyecto de Fidel

Textos con una alta factura, sin nada que envidiarle a los de las editoriales nacionales, catálogos que rebasan el ámbito local y suman escritores de todo el país, hablan por sí solos de una evolución en el tiempo.

Dos números podrían resumir el desempeño del Sistema de Ediciones Te­rri­to­riales, a 15 años de su surgimiento por iniciativa de Fidel: más de 5 000 títulos publicados, con casi cuatro millones de ejemplares.

Pero al igual que en el deporte, en materia de arte las cifras tampoco suelen reflejar todo lo que pasa en el terreno, o en las imprentas, pa­ra decirlo con propiedad.

Por ello, los especialistas insisten en que la puesta en marcha de esta valiosa experiencia, no solo ha apor­tado una importante cantidad de textos, sino que ha constituido un paso excepcional para la literatura cubana.

“De otra manera, quién sabe cuantos autores jamás habrían po­dido dar a conocer sus obras”, asegura el narrador pinareño Luis En­rique Rodríguez, director de Edi­ciones Loynaz.

Precisamente, ese sería el principal objetivo: contribuir a que mu­chos escritores del país, que aguardaban con sus manuscritos por una oportunidad en las editoriales na­cionales, pudieran cumplir el sueño de publicarlos.

Fue tras la Feria Internacional del Libro del año 2000, que comenzó a materializarse por indicación de Fi­del, la idea de conformar un sistema que tuviera su sede en cada una de las provincias cubanas y en la Isla de la Juventud.

“A todas se les facilitaron computadoras, equipos de impresión, guillotinas, presilladoras. Además se lle­vó a cabo la capacitación de las personas que las operarían, y de editores y diseñadores”, recuerda.

En el mes de agosto, en saludo al cumpleaños del Comandante en Jefe, se presentaron los primeros ejem­plares, y a partir de ahí, las puertas del libro permanecerían abiertas.

“En Pinar del Río, por ejemplo, desde el triunfo de la Revolución hasta el 2000, no se habían publicado ni 100 títulos. En cambio, en estos 15 años, ya sumamos más de 300”, añade el director de Ediciones Loy­naz, y advierte que no se trata únicamente de poesía, narrativa y literatura infantil.

“También la historia local ha tenido un espacio importante en nuestras colecciones, y hasta la te­mática científico técnica”.

Juan Carlos Rodríguez, presidente de la filial pinareña de la Unión de Historiadores de Cuba, coincide en que ha significado la po­sibilidad de darle salida a proyectos de investigación que se venían gestando desde los años 80’ y 90’, sobre las guerras de independencia, o de­terminados pasajes de la Re­vo­lu­ción, como la lucha contra bandidos, o biografías de personalidades como Isabel Rubio y Rafael Ferro.

“Muchos historiadores no tendríamos una obra pública, de no haber existido las editoriales territoriales”.

Para el escritor Nelson Simón, “la aparición de estos sellos fue fundamental para el desarrollo de una literatura propia.

“Después de suplir el déficit que había en aquellas primeras generaciones, el proyecto ha dado continuidad a todo un movimiento literario de escritores jóvenes, que han ido también expresándose a través de él.

“Por otra parte, ha permitido el crecimiento profesional de todas las personas que trabajamos en torno al libro, no solo los autores, sino también editores, diseñadores”.

Textos con una alta factura, sin nada que envidiarle a los de las editoriales nacionales, catálogos que rebasan el ámbito local y suman escritores de todo el país, hablan por sí solos de una evolución en el tiempo.

Sin embargo, hoy el Sistema de Ediciones Territoriales, encara nuevos desafíos. “Quizá, el más grande de todos sea insertarnos en la era digital.

“Además, sin dejar de tener en cuenta a los jóvenes valores que van a seguir apareciendo, el hecho de haber saldado las deudas editoriales que se acumularon en otra época, nos permite elevar el rigor en la selección de los libros a publicar”, señala Luis Enrique.

Así también lo cree Nelson Simón. “Sin perder la esencia, hoy es necesario pensar la literatura en otros términos, ser más inclusivos, dar el salto de lo provincial y ver la cultura como algo que va más allá de un determinado territorio”.

No obstante, reconoce que cuando se vuelve la mirada hacia atrás, se aprecia un gran avance. “No hay dudas de que han sido 15 años de trabajo ascendente, de desarrollo, 15 años de fiesta”.

Dedicarán Sábado del Libro al Sistema de Ediciones Territoriales y al aniversario 89 del­ Comandante en Jefe

Varios libros publicados por sellos editoriales territoriales se­rán presentados, el 15 de agos­to, a las once de la mañana, en el tradicional espacio Sábado del Libro, en la Calle de Madera, en la Plaza de Armas, en La Habana Vieja, a propósito del aniversario 15 del Sis­tema de Ediciones Territoriales y el cumpleaños 89 del Coman­dan­te en Jefe Fidel Castro.
Serán presentados los títulos Cuadernos de historia 12, de Elda Cento, de la Editorial Áca­na, de Camagüey; El martillo y la hoz y otros cuentos, com­pilación de 21 narradores contemporáneos preparada por Ra­fael Grillo y Leopoldo Luis, de la Editorial Reina del Mar, de Cien­fuegos, yBurbujas, de Blan­ca Nieves González, Premio Chi­cuelo, de Ediciones Loynaz, de Pinar del Río.

Granma

También podría gustarte