Durante toda la semana se desarrolla el Festival Internacional de Cine de Lima, Perú

1.218

Si en el 2014 las obras de Lisandro Alonso, Bruno Dumont y Nuri Bilge Ceylan redondearon una edición de altísimo nivel del Festival de Cine de Lima, este año los ojos estarán puestos, más que nunca, en el cine nacional. Cuatro películas peruanas en la Competencia Oficial (“Magallanes”, de Salvador del Solar; “Solos”, de Joanna Lombardi; “Rosa Chumbe”, de Jonatan Relayze, y “La última noticia”, de Alejandro Legaspi) y siete más repartidas en diferentes secciones dan cuenta de un encuentro que, más que nunca, estará pintado de rojo y blanco. “Ahora es cuando podemos ver el impulso que ha dado el festival a la cinematografía nacional. La presencia del Perú este año es histórica”, afirma Edgar Saba, director del encuentro cinéfilo que iniciará su edición 19 el próximo 7 de agosto. “La idea es que este sea el inicio de una plataforma de intercambio: los distribuidores y productores internacionales tendrán un espacio adonde todos los cineastas peruanos van a poder acudir –especialmente los que están presentando sus películas– para poder conversar con ellos”, adelanta Saba, quien revela además que se ha firmado un convenio con la productora argentina Patagonik Film Group, que ha sacado adelante obras de Marcelo Piñeyro y Pablo Trapero. “Ellos van a producir una película peruana. Van a sentarse a escuchar propuestas de guiones para producir en su totalidad un filme”, sostiene.

Además de las representantes peruanas, la Competencia Oficial presenta cintas que provienen directamente de los festivales más importantes del mundo. La chilena “El club”, de Pablo Larraín, ganó el Oso de Plata en Berlín. Este mismo año la mexicana “600 millas”, de Gabriel Ripstein, fue reconocida como Mejor Ópera Prima también en el festival alemán. En tanto, “La tierra y la sombra”, ópera prima del colombiano César Acevedo, obtuvo lo propio en Cannes. Una vez más el Festival de Lima presenta un cartel más que atractivo y variado, pues ofrece desde homenajes a Werner Herzog, Arturo Ripstein y Paz Alicia Garciadiego; pasando por documentales, ciclos de cine latinoamericano y francés; cine hecho en el Perú; hasta una selección de cine turco. “En un noventa por ciento, todas las películas que se van a presentar tanto en Competencia Oficial como en las otras secciones no han sido estrenadas en sus países. ‘Relatos salvajes’, el año pasado, fue estrenada aquí antes que en Buenos Aires. Muchos festivales del mundo quisieran tener estas películas. Esto hace que el público peruano tenga una variedad importante, con las mismas posibilidades que tiene un parisino. Podría decir que este año las mejores películas han estado en México, Colombia y Perú, definitivamente”, manifiesta Saba.

GUSTAVO BUENO, EL ELEGIDO

Treinta años después de obtener su primer papel protagónico en “La ciudad y los perros”, Gustavo Bueno celebra la feliz coincidencia de ser el personaje homenajeado en esta edición del Festival de Lima. Pero hay más. Francisco Lombardi, quien lo dirigió aquella vez, estrenará su nuevo largometraje el día de la inauguración. “A Pancho le debo gran parte de mi carrera”, afirma el actor. “Me tocó hacer cine con una generación muy importante de cineastas como Armando Robles Godoy y Luis Figueroa, quienes trataron de hacer que el cine sea el rostro de un país. Por encima de la calidad de cada cinta, estos cineastas hicieron un cine importante y necesario. He tenido la suerte de hacer películas importantes y desarrollar una carrera. El actor es solo parte de ese engranaje”, agrega.

Bueno confiesa que “es duro para los homenajes”. “Uno piensa que tiene que decir cosas trascendentes”, manifiesta con humildad. “Finalmente creo que esto se trata de la cantidad de trabajos que uno ha desarrollado en el cine, lo cual es importante. Me hicieron el conteo: 31 películas entre cortos y largos. Creo que ese es el factor que ha jugado ahí. Yo estoy agradecido”.

Una de las películas que Gustavo Bueno recuerda con gran cariño, por su importancia y trascendencia nacional, es “La boca del lobo”. “Esa película propició una discusión acerca de la forma en que se estaba llevando la guerra con Sendero Luminoso. Eso fue muy importante para recapacitar y profundizar. ‘La boca del lobo’ es un testimonio crudo de aquella forma equivocada de asumir la vinculación del hombre andino con Sendero de parte de la policía. Muchos cineastas desarrollaron el tema y merecieron la hostilidad de ciertos gobiernos. El cine fue el último lugar que todavía no había sido tomado. El cine siempre fue crítico”, comenta el actor, que recibirá el merecido homenaje el día de la inauguración del festival.

MÁS INFORMACIÓN

Lugar: Centro Cultural PUCP (Camino Real 1075, San Isidro)
Día y hora: Viernes 7 de agosto (inauguración)

El jurado estará conformado por las siguientes personalidades:
Gastón Pauls (Argentina)
Angie Cepeda (Colombia)
Antonio Saura (España)
Diego Quemada-Diez (México)
Javier Fuentes-León (Perú)

El Comercio

La fiesta del Festival de Cine de Lima

La 19 edición del Festival del Festival de Cine de Lima arrancó con el homenaje a Gustavo Bueno, a treinta años de que el actor apareciera en la gran pantalla como el teniente Gamboa en La ciudad y los perros, dirigido por Francisco Lombardi. “Mil gracias, Pancho, amigo entrañable de toda la vida, a quien le debo gran parte de mi carrera y con quien he vivido momentos mágicos en el cine y el teatro”, dijo el actor al recibir el premio de manos del cineasta.

“Finalmente el cine es eso: gente. La gente que lo ve y la gente que lo hace”, agregó antes de dar paso a la proyección de Dos besos, la reciente película de Lombardi.

Como en el cine

Pero la alfombra roja, además de reencuentros y halagos, dejó curiosas anécdotas donde, sin querer, Gustavo Bueno siguió siendo el protagonista. Por la mañana, se tomó un tiempo para aclarar en su cuenta de Facebook que, producto de la emoción, se equivocó en las menciones.

“Nunca me di cuenta…, pero después me lo hicieron notar. En un ‘lapsus teatralis’ -por llamarlo de alguna manera- a Salvador (Del Solar) lo mencione (como) Sebastián. Qué lapsus tan infame. Espero que algun día me perdones, querido y admirado amigo”, publicó en Facebook.

Lo curioso es que del Solar no tardó en responder a través del mismo medio. “¡Querido Gustavo! Podrías haberme dicho Julio, Ricardo, Octavio o María Laura. Que me tuvieras en mente fue algo inesperado, además de inmerecido. Toda mi admiración”.

Ya a esa hora, el director de Alias La Gringa, ‘Chicho’ Durant había narrado, también en su cuenta de Facebook, la anéctoda que vivió en la inauguración, donde una anfitriona le asignó el sitio equivocado.

“En ese momento me di cuenta de que estaba sentado junto a las personalidades más importantes de la noche (Arturo Ripstein y la ministra de cultura, Diana Álvarez-Calderón) y que tenía que haber un error. Antes de pasar por el bochorno de que me hagan salir, me dirigí a la anfitriona y le pregunté si ese era realmente mi asiento. Lo miró y me dijo que no. Que mi sitio era en el segundo piso (…). En un abrir y cerrar de ojos había pasado del lugar más importante del teatro al más alejado. Respiré y pensé: esto ha sido como la vida misma: nadie tiene asegurado su destino final”.

Pero ante las respuestas y ‘solidaridad’ de actores, el director expresó que “no pretendió hacer una crítica” al festival y que disfrutó la inauguración. “Esto me pudo haber sucedido en el Royal Albert Hall, en Londres”.

Gustavo Bueno (quien actuó en Cuchillos en el cielo, de Durant), no se quedó callado y le dedicó unas líneas: “Ahora que lo cuentas nada me hubiera honrado más que estuvieras sentado a mi lado, amado Chicho. El asiento a mi costado estuvo vacío toda la noche y era en primera fila. Qué feliz me hubiese sentido de compartir tu compañia”.

La República

programacionlima-1

 

programacionlima-2

 

programacionlima-3

 

Página Oficial Festival de Cine de Lima

 

 

También podría gustarte