El camino que inició Rubén Dario o la enciclopedia de la poesía nicaragüense

El poeta nicaragüense Julio Valle Castillo, de 63 años, trabajó durante veinte años en una antología que contiene la labor de orfebrería literaria de vates que, además de sus versos, se han distinguido por su propia personalidad. Lamenta que a veces “vemos los libros muy gruesos y los sentimos aburridos”, aunque haya ahí una lengua que todos comparten, que todos compartimos, dijo en el programa Esta Noche.

La historia inicia con el poeta Rubén Darío (1867-1916), el padre universal y mágico de la literatura nacional, el genio que a los tres años sabía leer y escribir y que transforma el castellano. También están aquí, en estas páginas, Carlos Martínez Rivas, el segundo grande; Azarías Pallais, Alfonso Cortés y Salomón de la Selva, Mariana Sansón,  Pablo Antonio Cuadra, Luis Alberto Cabrales, Joaquín Pasos, Manolo Cuadra, Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal, Beltrán Morales, Guillermo Rothschuh Tablada, entre otros.

“A Fernando Silva lo escogí porque es el poeta representativo del habla de la lengua nacional, así como el padre Azarías H. Pallais es representativo de la poesía simbolista francesa aclimatada en Nicaragua, igual que Alfonso Cortés, el poeta metafísico, un hombre en estado alterado de conciencia, loco, que intuyó y produjo textos geniales. Cada quien está caracterizado, cada uno tiene un individualidad. Salomón de la Selva es el poeta de la primera guerra mundial, el soldado desconocido, un hombre que se formó en los Estados Unidos becado por Zelaya”, dijo Valle.

Además de belleza literaria, se funde la cultura con la historia social para construir un país con palabras como insiste el autor. Para lograrlo divide el siglo de poesía en tres tomos para goce del lector: I) Modernismo y Vanguardia (1880-1940), II) Posvanguardia (1940-1960) y III) Neovanguardia (1960-1980).

“La poesía es la identidad nacional en Nicaragua, ¿qué es lo que ha durado aquí, cuál ha sido el proyecto social-histórico-cultural que ha durado en este país? Todo se ha acabado. Los poetas de la revolución liberal de José Santos Zelaya eran nacionalistas, anti imperio, hispanistas por antinorteamericanos, ¡eh!, tienen una idea de nación, es la expresión de la clase media, se funda y frustra la clase media, quieren hacer una Nicaragua centroamericana”, dijo Valle en el programa televisivo Esta Noche.

La Vanguardia y la revolución

Para Valle, el movimiento de Vanguardia “involuciona” a la derecha, al conservatismo, al catolicismo, al hispanismo.  “Los poetas de los 60, ¡¿qué quieren?! ¡La Nicaragua revolucionaria, la Nicaragua Sandinista! Los ignorados, descalificados, los bandoleros los transformamos con buena fe en próceres. ¿Y Sandino no era bandolero? Sandino hoy en día es el padre de la patria. A Sandino lo promovieron desde Gabriela Mistral hasta Salomón de la Selva,  desde Ernesto Cardenal hasta Ernesto Mejía Sánchez”, agregó.

El autor de la antología explica que cada etapa es un tomo, está precedido por un estudio y hay una selección de poetas y poemas. El principal criterio para la selección de los versos es su excelencia estética: intensidad, creatividad, plenitud formal, originalidad.

“La poesía nicaragüense constituye un fenómeno, tan individual como colectivo, excepcional en la lengua común de España y América; acaso solo equiparable con las poesía de México, Cuba, Colombia, Perú, Chile y Argentina, cuyos orígenes al menos en cuatro casos, se remontan al siglo XVI y XVII, el período colonial. Nuestra poesía es más reciente es más reciente; arranca en las postrimerías del autonomista siglo XIX, como expresión y complemento de la independencia. No en vano, Rubén Darío fue llamado por Jorge Luis Borges el Libertador”, señala como esquema y criterio de la antología.

El siglo de la poesía en Nicaragua será relanzado este jueves a las 6:30 pm en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra de la Librería Hispamer en Managua. Valle sostiene que es un homenaje a los poetas nacionales.

Confidencial 

También podría gustarte