El Consejo Nacional de Cinematografía de Ecuador busca difundir el cine local en todo el país

976

Películas ecuatorianas se exhibirán en salas y nuevos espacios en todo el país, gracias a un nuevo Sistema Nacional de Difusión Cinematográfica, un proyecto del Consejo Nacional de Cinematografía (CNCine) con el que se busca ampliar el acceso a la producción nacional.

“Lo único que ven nuestros hijos es Hollywood”, dijo en una entrevista con Andes Juan Martín Cueva, director del CNCine, en referencia a la escasa variedad de propuestas cinematográficas que se exhiben en las salas del país, frente a lo cual se propone un sistema que actualmente funciona como proyecto piloto, pero que será oficializado a fines de agosto.

“Es necesario redireccionar la política pública, para que no se focalice solamente en el fomento a la producción y para que empiece a incidir, abrir espacios en ese mercado controlado hegemónicamente por una sola producción”, acotó.

Desde su perspectiva, las grandes industrias copan la totalidad de la oferta cinematográfica en el país y el público desconoce la oferta nacional pese a que ha crecido el número y la calidad de las producciones nacionales desde 2008.

En Ecuador, en 2014 se estrenaron 16 cintas nacionales en salas comerciales, frente a las dos estrenadas en 2007, de acuerdo a estadísticas publicadas por el CNCine.

Ecuador cuenta con 302 salas de cine distribuidas en 21 cantones, de las cuales 203 están ubicadas en ciudades con mayor población: 108 en Guayaquil, 95 en Quito y 99 en el resto de ciudades.

De ese total, 264 salas, es decir el 87 %, pertenece a tres grandes cadenas: Supercines, Cinemark y Multicines.

Para Cueva “lo ideal al momento sería que las películas ecuatorianas entren y permanezcan en mejores condiciones en el mercado comercial, pero también nos interesa activar un mercado potencial que existe, activar una red de espacios donde se puede escribir cine, que está en las ciudades pequeñas, en los barrios donde no hay multisalas, donde no hay acceso real de la población a ese circuito comercial”.

El Sistema Nacional de Difusión servirá para que el Consejo Nacional de Cinematografía actúe como intermediario entre los productores y esas salas de exhibición alternativas donde se proyectarán las filmaciones.

“Es muy difícil que la sala de un núcleo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana de Zamora tenga el acceso y la posibilidad de negociar con unos 50 productores distintos en el año para tener una programación semanal, es muy difícil”, señaló Cueva a modo de ejemplo,

«Los productores tampoco tienen esa capacidad de gestión para ir a vender sus películas en todos esos espacios”, indicó.

El Sistema facilitará la gestión de una programación regular y legalmente negociada entre productores y gestores locales, para descongestionar los procesos de compra, programación y difusión de los filmes.

“Nosotros sabemos lo que cuesta hacer una película en el Ecuador, es muy complicado para un productor local, no tiene más que fondos públicos y esfuerzo de sus amigos, acolite (apoyo) y participación de los profesionales, pero inversión privada prácticamente no hay”, explicó Cueva.

“Entonces, nosotros decimos ‘adquiramos un banco de contenidos de producción nacional bastante amplia y diversa y pongámoslo al servicio de todos esos espacios, para que ellos no tengan que negociar uno por uno, sino que negocien con un solo interlocutor’”, señaló.

El funcionario además aclaró que el Sistema no busca interferir con los productores, quienes tendrán completa libertad de exhibir sus proyectos en los circuitos comerciales o festivales de cine que escojan, luego de lo cual el CNCine comprará esos contenidos para la difusión oficial en los territorios.

Las exhibiciones se harán en instituciones públicas, universidades, salas de cine independientes y los filmes estarán a disposición de los gestores culturales públicos, privados o comunitarios.

Agencia Andes

También podría gustarte