Llega a Uruguay el Ballet de San Pablo

Por primera vez llegará el Balé da Cidade de São Paulo

Las compañías de danza brasileñas que, por suerte, cada tanto llegan a Montevideo, suelen ser una apuesta sobre seguro para el espectador que sigue este género.

Desde el Grupo Corpo hasta la compañía de danza de Deborah Colker, los vecinos del norte vienen sorprendiendo al público local con una apuesta que por lo general brinda mucha técnica y energía. Sin ir muy lejos, en 2013 se pudo disfrutar en el Auditorio Nacional Adela Reta de la São Paulo Companhia de Dança (SPCD), que presentó tres trabajos impecables, entre ellos Por vos muero, con coreografía de Nacho Duato, un verdadero manjar escénico.

Ahora, en septiembre, otra compañía con la energía de Brasil llega al Auditorio. Se trata del Balé da Cidade de São Paulo, instituto que bajo dirección artística de Iracity Cardoso, se presentará por primera vez ante el público uruguayo. Lo hará el lunes 14 y martes 15 de septiembre a las 20.30 horas: las entradas ya están a la venta en Tickantel y en la boletería del teatro (Andes y Mercedes), y valen $ 1000, $ 900, $ 800, $ 600, $ 400, $ 300 y $ 150.

Para su debut en Montevideo, la compañía paulista preparó un programa en tres partes, que se presentará con dos intervalos. El espectáculo abrirá con Uneven (vale decir, Desigual), que fue estrenado por la compañía en 2013, y que cuenta con coreografía del español Cayetano Soto, y ocho bailarines en escena. Con música del compositor americano David Lang, este trabajo de 17 minutos de extensión explora el sentimiento de estar fuera de eje, a partir de una sensación que el artista experimentó en carne propia. El desequilibro se expresará incluso en una puesta en escena que levanta uno de los lados del escenario, para remarcar esa sensación de desequilibrio físico.

Nacido en España en 1975, Soto empezó sus estudios de danza en su Barcelona natal, y los continuó luego en Holanda. Diplomado en danza clásica, trabajó en Alemania, donde a fines de los 90 montó su primera coreografía, Fugaz. Su ascendente carrera lo llevó a empezar a trabajar de modo independiente a partir de 2005, aportando su talento para las mayores compañías internacionales, como la Royal Ballet of Flanders. Ahora su trabajo llega a Montevideo, que muchas veces se pone al día con las creaciones de los coreógrafos europeos a través de las compañías nacidas en Brasil.

Luego de un intervalo de cinco minutos, el espectáculo continuará con Abrupto, también de 2013, con coreografía creada por Alex Soares en colaboración con los propios bailarines. Como su nombre adelanta, el trabajo hurga en el impulso irracional, y a través de él en la catarsis y la liberación y la ampliación de la consciencia sobre lo que nos sucede a diario. La coreografía, llevada adelante por una decena de intérpretes, busca ser también un reflejo de los modos de relacionarse en sociedad, y sus lazos imprevisibles. Su coreógrafo, paulista, desarrolla este trabajo a lo largo de 22 minutos, apoyado por la música del compositor estonio Arvo Pärt.

Cerrará la terna Cantata, que la compañía estrenó en 2014, con coreografía de Mauro Bigonzetti, a partir de canciones tradicionales napolitanas y del sur de Italia. De un elenco numeroso y de 38 minutos dispuso este coreógrafo romano para expresar la gestualidad visceral de sus compatriotas, para buscar rescatar un tipo de belleza salvaje propia del Mediterráneo. El objetivo es concretar en escena una danza instintiva y vital, que además exponga aspectos de los vínculos entre el hombre y la mujer, la seducción, la pasión, y por supuesto, los celos. En total, el conjunto del espectáculo durará una hora y 40 minutos aproximadamente.

La compañía visitante fue creada en 1968, y en su largo andar ha acumulado la friolera de más de 200 obras en su repertorio, con 167 creaciones originales hechas expresamente para ese grupo. En su itinerar por el mundo visitó 15 países, habiéndose presentado en 77 ciudades de Europa, Asia, Oriente Medio y América del Norte. Por suerte, ahora le tocó a Uruguay.

El Pais

También podría gustarte