Carteles por Ayotzinapa

1.873
En Contexto
Ese 26 de septiembre de 2014 por la noche, estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos del pueblo de Ayotzinapa viajaron a la ciudad de Iguala. La policía reprimió a los estudiantes. Hubo bala, muertos, heridos y desaparecidos. Los policías municipales detenidos dijeron que los más de 40 estudiantes desaparecidos habían sido entregados por ellos a sicarios del cártel Guerreros Unidos. Dijeron también los Guerreros Unidos habían prendido fuego a los estudiantes y los habían enterrado en varias fosas. Hubo investigaciones oficiales y extra oficiales. Hubo especialistas nacionales y extranjeros. Hubo reclamos, denuncias, renuncias y amenazas. Un año después #Los43 siguen desaparecidos y sus familiares reclaman por verdad y justicia. Todo es duda, desconfianza, desesperanza, olvido de parte de un gobierno impune y una sociedad anestesiada. #VivosLosLlevaron #VivosLosQueremos

“Se ha alargado la noche y se ha alargado la agonía y seguimos en lo mismo, no encuentra nada el gobierno mexicano”. Felipe de la Cruz Sandoval, padre de estudiante desaparecido.

A casi un año del suceso y con la reciente declaración del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que revisó el caso Ayotzinapa y que pone en duda varias de las conclusiones dadas por la PGR, el paradero los 43 estudiantes desaparecidos continua siendo el estandarte de la inconformidad.

La conciencia social que ha despertado este caso al rededor del mundo, ha tomado forma en un proyecto que exige encontrar la verdad. La exposición Carteles por Ayotzinapa se presenta hasta el 25 de septiembre en la Sala Vestibular de la Galería Universitaria de la Universidad Iberoamericana.

La muestra reúne los mejores trabajos (de más de 700 que respondieron a la convocatoria) del proyecto original convocado por Francisco Toledo, para la primera Bienal Internacional del Cartel 2014 en Oaxaca. Toledo cree que es válido expresarse a partir de la indignación, y ve en el cartel un medio de denuncia, invitación a la acción y sobre todo que evita que los hechos sean olvidados.La exposición se  complementa con 43 papalotes de las caras de los desaparecidos, hechos por Toledo.

El primer lugar fue del diseñador oaxaqueño Irwin Romero Carreño, con la geografía de México formada por un esqueleto que se rompe en el lugar que correspondería a Guerrero.El segundo lugar fue para la artista polaca Damian Klaczkiewicz, quien hizo un trabajo muy diferente a las figuras femeninas que suele pintar; el tercer lugar se lo llevó Daniela Díaz, estudiante de diseño gráfico cuyo cartel es usado en la publicidad de la muestra.

El proyecto tiene por objetivo concientizar a la población mexicana sobre la urgencia por hacer valer los derechos humanos,y crear una memoria colectiva de los hechos que conlleve a la acción. Mostrar múltiples perspectivas a partir de la colaboración de artistas internacionales, ademas del impacto que el caso Ayotzinapa ha tenido a nivel global.

Publicado en Cultura Colectiva

 

También podría gustarte