Arte y memoria por la invasión de EEUU

644

La fotografía, la literatura, los montajes artísticos y la poesía han sido el puño que golpea la desidia sobre los temas que se relacionan con los hechos del 20 de diciembre de 1989 y los años posteriores.

Aquella fecha, los estadounidenses violaron la soberanía nacional. Con ello, invadió también el dolor, la muerte y el abandono.

Dolor por ver un país mutilado, con sus edificios destruidos, una Navidad transformada en tragedia y el abandono del mundo entero. La muerte porque en combate murieron miles, y civiles miles más. Desidia, porque entre las culpas, se prefirió el silencio de algunos.

Entre los que no quisieron mirar hacia otro lado están los integrantes del Comité por la Soberanía Nacional que entre marchas y reuniones con periodistas combatían el concepto de ‘Operación Causa Justa’ y que lograron instalar lo que fue y hoy reconoce la mayoría de los panameños: una invasión.

De aquellas marchas de 1990 hasta el momento también muchos escritores plasmaron sus vivencias de esas fechas y los análisis sobre lo sucedido. Libros como los del profesor Olmedo Beluche, Juan David Gómez, José Franco y otros que han registrado los hechos.

‘El 21 o 22 de diciembre yo entré al Chorrillo y se sentía un fuerte olor a carne quemada, aquellos años vi de todo y escuché de todo. Hay una evolución positiva del asunto. Somos un país tan frágil ante las agresiones de los medios de comunicación, pero mientras la prensa escrita y los escritores se mantengan cumpliendo con sus funciones de investigar sobre el tema, se mantendrá la idea de no olvidar lo sucedido en la invasión y de reafirmar la idea de que todo panameño tiene derecho a defender su país porque este es un territorio soberano’, explicó David Robinson, escritor y poeta.

‘Del humo y la ceniza’, testimonio de Robinson, y que forma parte de una colectiva instalada en el vestíbulo del Instituto Nacional de Cultura, expresa, ‘ya se escucha menos que es una liberación, no se puede negar que Panamá fue parte del juego de la geopolítica a favor de Estados Unidos para practicar sus guerras siguientes’.

El performance comenzó en el Mirador del Pacífico de la Cinta Costera, el artista Demetrio Bratwait nacía a modo de mariposa entre las telas que lo colgaban. La noche del pasado sábado 19 de diciembre, un montaje artístico dirigido por Carlos Montúfar formó parte de las presentaciones de artistas para recordar y concientizar sobre la Invasión. ‘Representamos al país en un personaje mariposa, tal como fue el nacimiento de la república, marcando las injerencias, las luchas, los traumas nacionales y cicatrices. Este personaje representa la lucha por despojarse de esas taras y que permanece con una banda negra en alusión a ese luto y esa necesidad de que el 20 de diciembre sea día de duelo nacional’.

EL RESCATE DE REGISTROS VISUALES

‘En la asociación hemos trabajado desde la parte audiovisual investigativa, rescatando el material fílmico, escrito y de prensa; grabando testimonios logramos realizar actividades en los sectores populares e internacionales, como lo que se realizó en la Cumbre de los Pueblos’, detalló Pedro Silva, comunicador e integrante de la Asociación de los Familiares y Amigos de los Caídos del 20 de Diciembre de 1989.

Silva se siente orgulloso del trabajo realizado junto a otros panameños, pero asegura que ‘falta mucho trabajo por hacer, ya que la tecnología puede ser un gran aliado para seguir trabajando en la memoria colectiva. Hay que entender el conocimiento e insistir en llevar este tema a las escuelas y espacios públicos. La verdadera batalla es contra la desmemoria’.

Por su parte, como todos los años, El Kolectivo dio su aporte haciendo un mural en Colón para recordar a las víctimas de aquella provincia. Dinámica que formó parte de una serie de actividades del Frente Amplio de Colón para recuperar la memoria histórica del país.

A los caídos del 20 de diciembre se les recordó más que nunca desde el arte, en los actos oficiales en la Fosa Común en el Jardín de Paz, la poesía ‘Crónica del Chorrillo’ de José Zamora, se escuchó en la voz de la profesora Anais Morán.

Solo falta la declaración del 20 de diciembre como día de duelo nacional; lo exigen los familiares de los caídos, los escritores y artistas comprometidos con la historia de su país.

==========

‘Hay que llevar este tema a escuelas y espacios públicos. La verdadera batalla es contra la desmemoria’,

PEDRO SILVA,

ASOCIACIÓN DE LOS FAMILIARES Y AMIGOS DE LOS CAÍDOS DEL 20 DE DICIEMBRE DE 1989

Publicado en La Estrella
También podría gustarte