La capital mexicana se suma al «apagón analógico» y recibe la llegada de la televisión digital

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
1.680

El gobierno mexicano inició en mayo de 2013 el proceso de “apagón analógico”. A través de este proceso, se reemplaza el sistema tradicional “analógico” de televisión por el digital, que permite tener dentro de cada frecuencia televisiva cuatro señales diferentes.  La instalación de este sistema incluye la repartición de dispositivos receptores en todo el territorio nacional.

De acuerdo a su sitio web, “La Televisión Digital Terrestre es el sistema de transmisión digital de señales abiertas (o gratuitas) de televisión que permitirá modernizar la forma como disfrutamos de este servicio. La TDT no es un servicio de televisión restringida o de paga, por lo que no hay que pagar para recibirlo. Al igual que con la televisión abierta actual, para gozar los beneficios de la TDT sólo necesitamos un equipo receptor adecuado.”

Desde el inicio del proyecto en Tijuana en 2013, se han instalado ya millones de televisores digitales y se han migrado estaciones televisivas al digital, llegando esta semana a la capital, México DF.

 


Sosa Plata: “Sin visión panorámica, el cambio a la era digital”

Es innegable que la transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT) es el proyecto de modernización más ambicioso que ha tenido la pantalla chica mexicana en los últimos 50 años, pero también, a decir del destacado académico e investigador Gabriel Sosa Plata, “fue una transición compleja, costosa y sin una visión integral de política pública en beneficio del país y sus audiencias”.

Aunque en México, según información del Instituto Federal de Telecomunicaciones, el apagón analógico se inició en mayo de 2013 en Tijuana, Baja California, y desde entonces se fue extendiendo a varias ciudades y regiones, el pasado día 17 se aplicó en la zona centro, y para Mónica Aspe, subsecretaria de Comunicaciones, ese cambio a la era digital televisiva “podría ser de los más grandes del mundo”, pero ha dejado mucho que desear.

Desde el 2004, cuando en el sexenio de Vicen­te Fox se publicó en el Diario Oficial el Acuerdo de Televisión Digital Terrestre, se establecía que el apagón analógico se daría en 2021, pero seis años después el entonces presidente Felipe Calderón adelantó la fecha para 2015. Y no hubo una explicación clara para el cambio de fecha.

Y en 2013, Enrique Peña Nieto dejó claro su interés por convertir al sector telecomunicaciones en “una verdadera palanca de desarrollo”.

Consultado para este espacio, Sosa Plata, especialista del departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana de Xochimilco, lo ocurrido este jueves “es histórico”, pues “la transición tecnológica es tan relevante como la llegada de la televisión a color, del video tape o el uso de los satélites para las transmisiones nacionales e internacionales de la televisión”.

Y a decir suyo, era necesario que México recorriera ese camino debido a los beneficios que genera:

“Uso más eficiente del espectro radioeléctrico, mejor calidad de imagen y sonido, más señales y en consecuencia más contenidos, un menor uso de energía eléctrica tanto en la transmisión como en la recepción. Además, puede darse cabida a nuevos operadores, como sucedió con la licitación de la cadena de televisión que ganó Cadena 3, y la próxima licitación de otros 123 canales en 2016. Si no se hubiese dado esta transición no habrían sido posibles estas licitaciones.”

No obstante, denuncia que el cambio resultó muy costoso para los mexicanos, dada la situación económica:

“Más de 26 mil millones de pesos destinados a la adquisición y distribución de televisores digitales es un insulto para un país con los altos niveles de pobreza existentes y otras prioridades de inversión, por ejemplo en centros de salud o en educación. Por si fuera poco, esta entrega se caracterizó por su uso político en las pasadas elecciones y sigue utilizándose para promover la imagen del presidente Peña Nieto. Y es justo por la pobreza que durante meses nos enteramos de muchos casos de familias que vendieron o empeñaron sus televisores.”

Su preocupación aumenta:

“La entrega de televisores fue además una política sin ningún sentido ecológico. La instalación de centros de acopio llegó tarde. En el Distrito Federal, que es donde más existen estos equipos, no se han instalado. Los televisores analógicos viejos están llegando a los chatarreros, a las calles y a los depósitos de basura, donde desafortunadamente no se le está dando el procesamiento adecuado para evitar que los componentes tóxicos de los televisores contaminen. De ahí que en otros países se haya optado por regalar decodificadores por su costo y porque lo más ecológico es conservar y darle más tiempo de vida a los televisores analógicos.”

Mientras las autoridades presumen que el 31 de diciembre –fecha en la que finalizará en su totalidad el apagón analógico– el país se colocará México en el primer país de Latinoamérica en iniciar el 2016 con señales totalmente digitales, Greenpeace México resalta que “el desecho de al menos 40 millones de televisores analógicos en la República Mexicana implica un gran riesgo para el medio ambiente y la salud de las personas por las sustancias toxicas que arrojan, como plomo, cadmio y arsénico, que contaminan el aire, los subsuelos y el agua”.

Por ello, la reconocida organización ambientalista trabaja más intensamente en la campaña “eZombies”, con la intención de recolectar peticiones firmadas para exigir al gobierno “un plan integral completo para la disposición final de residuos electrónicos” derivados del apagón analógico.

Además, Sosa Plata observa otro brete:

“En términos de pluralidad y diversidad de contenidos nos quedamos muy lejos. La digitalización de la televisión era una valiosa oportunidad para operar nuevos canales y producir nuevos contenidos plurales y diversos. A lo más que hemos llegado es a tener un nuevo jugador nacional, que ya estaba en el Distrito Federal y otras ciudades, Cadena 3, y vamos a esperar para saber si la próxima licitación podría aumentar la diversidad de contenidos, sobre todo a nivel local y regional, donde históricamente se ha vivido o más bien padecido el centralismo de la televisión.”

Redondea al recomendar con pesar:

“Bien le haría falta al país tener televisoras comunitarias, pero no existen los estímulos para ello, ni para la producción nacional e independiente, que mucho pudo haber enriquecido los contenidos y desarrollar un mercado de producción nacional, que también generara contenidos para la televisión de paga, internet y el video en demanda”.

 

Publicado en Proceso

¿Qué es la TDT?

La Televisión Digital Terrestre es el sistema de transmisión digital de señales abiertas (o gratuitas) de televisión que permitirá modernizar la forma como disfrutamos de este servicio.

La TDT no es un servicio de televisión restringida o de paga, por lo que no hay que pagar para recibirlo. Al igual que con la televisión abierta actual, para gozar los beneficios de la TDT sólo necesitamos un equipo receptor adecuado.

 

Apagón analógico

Más información en TDT


La TV digital puso fin a 65 años de TV analógica en el DF

El apagón analógico se hizo efectivo en el centro del país, con la migración de 28 estaciones y de 20 millones de mexicanos a la TV digital en una sola noche. La ciudad de México amanece al jueves con una veintena de canales digitales, frente a los 11 analógicos del miércoles. “Es el salto más importante desde la TV a color”, dijo el IFT.

La televisión digital puso fin a 65 años de historia de la televisión analógica en la ciudad de México con el correr del primer minuto de este jueves, luego que los canales de TV abierta de esta plaza, también los más viejos del país, comenzaron a transmitir en señal digital, inaugurando así una nueva era para este servicio que es el más utilizado por los mexicanos para informarse y entretenerse, pues hasta anoche la TV abierta lograba una penetración del 94 por ciento.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) había confirmado con un mes de anticipación que el día 17 de diciembre 28 estaciones de televisión de los estados de Hidalgo, México, Puebla y Tlaxcala, y también del Distrito Federal, donde además se originan algunas señales nacionales, comenzarían a transmitir en señal digital.

Con este “apagón”, alrededor de 20.1 millones de personas de prácticamente todo el centro del país se desconectaron de la televisión analógica para irse enganchando a la TV digital, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), mientras que los lugares a los que sólo comenzó a llegar la señal digital tras haberse despachado la analógica llegó con este hecho al 57% del país, de acuerdo con el IFT.

La acción del regulador de proceder a declarar el apagado de la televisión analógica en el Valle de México y zonas aledañas derivó de que la SCT informara semanas atrás al IFT sobre que en esta zona del país ya se había logrado equipar al 90% de la población más vulnerable y registrada en el padrón de la Sedesol con televisores digitales o decodificadores y/o antenas para recibir la señal, como mandata la política de la transición a la televisión digital terrestre (TDT) o apagón analógico.

De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el apagón de la ciudad de México supone un evento de trascendencia, porque es la primera capital importante de América Latina en migrar a la televisión digital, más allá de que Tijuana fuera la primera ciudad de la región en migrar en 2013; porque otras naciones tomarán nota de la experiencia mexicana para sus respectivos apagones, porque, por ejemplo, se podrán multiplexear más canales y porque no había ocurrido un evento de tal magnitud que captara la atención del público como desde que en México se inventara la televisión a color seis décadas atrás

También, porque en una noche once canales, entre públicos y comerciales, se convirtieron en digitales y de la noche a la mañana los que ya transmitían con esa tecnología, al menos cinco canales con cobertura en la ciudad de México, estarán disponibles a partir de este jueves en los televisores que capten señales digitales.

Y porque la SCT apuró la entrega de 1 millón 390,000 televisores digitales sólo en el Estado de México y otros 636,000 nada más en la ciudad de México.

“No es cualquier cosa, (el apagón de la ciudad de México)”, comentó María Lizárraga, titular de la Unidad de Medios y Contenidos Audiovisuales del IFT.

“La primera ciudad fue Tijuana y vino gente de Brasil para conocer la experiencia. Y vamos a ser el primer país de Latinoamérica (en migrar) y definitivamente, la ciudad de México, por su densidad y tamaño, la hace un reto importante para la SCT en la parte que le toca de la entrega de televisores y es importante para nosotros, por la competencia en la televisión”, añadió la funcionaria.

En lo que respecta a la competencia en televisión, haber prorrogado el arranque de la televisión digital, un año como se propuso en el Congreso hace unas semanas, hubiera afectado el inicio de operaciones de la nueva cadena de televisión, Cadenatres, pues esa televisora transmitirá plenamente en señales digitales a partir del 2016, además de que se hubiera dificultado la reutilización del espectro usado en la televisión analógica, pero en adelante para servicios móviles.

Una de las desventajas, pero que es aceptada por el IFT como parte de la experiencia internacional en los apagones, es el hecho de que un 10% de la población de esta zona podría quedarse desconectada del servicio de televisión por no haber migrado a tiempo con la compra de un televisor, un decodificador o con la contratación de un paquete de servicios de TV restringida que incluya las señales del abierto.

“La que tiene TV de paga no se verá afectada. Podemos pensar que la población que no ha logrado transitar no tiene que ser superior o tiene que oscilar en un 10%, sobre la base de la experiencia en otros apagones del país”, dijo María Lizárraga, del IFT.

Para el caso del centro del país, la entrevistada perfiló que temporadas de comercio como El Buen Fin; la entrega de televisores y la precaución que tomaron algunas familias de comprar un televisor o antena especial, fue lo que aumentó la penetración de la TV digital en el Valle de México. Sin embargo, la cifra concreta se conocerá “hasta enero o febrero” del 2016.

La experiencia del IFT también recuerda que “la gente transita en el último día; que se están esperando; que saben que ya no hay prórroga y es hasta entonces cuando la gente compra su televisor o toma la opción que más convenga a sus recursos económicos. Hasta el día de hoy en todos los apagones no ha habido ningún problema social”, remarcó.

La experiencia internacional también ha demostrado que migrar a la televisión digital es un asunto complejo y que sus efectos alcanzan a toda la cadena de la radiodifusión, de ahí que hubiera sido prudente aplazar un poco más la TDT, para que las familias tuvieran oportunidad de migrar, a la vez que las televisoras públicas pudieran hacerlo, estimó la firma Jurídica en Telecomunicaciones (Jentel).

Esta “situación debió ser considerada para determinar si los tiempos y las formas eran los adecuados para desarrollar con éxito el programa TDT adoptado por la actual administración. Como ejemplo se cita la reciente aprobación de la Cámara de Diputados para prorrogar hasta por un año la entrada de alrededor de 29 emisoras públicas estatales o complementarias y las sociales al apagón analógico, así como la acelerada entrega de los televisores digitales”, dijo la directora de Jentel, Sandra Rodríguez.

“Realizar la transición analógico-digital no era una medida apresurada y en el caso de la TV era ineludible. Sin embargo, las empresas de TV buscaron aplazarlo lo más posible con la intención de sacar el mayor jugo posible al esquema de TV abierta, por los ingresos publicitarios que éste había venido conllevando”, comentó a su vez Alma Rosa Alva de la Selva, profesora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

La migración a la TV digital, además de escollos para las familias y el gobierno, también traerá beneficios directos a los proveedores de TV de paga, pues quien opte por esta alternativa para no perderse de la televisión abierta mejorará los números de mercado de las compañías del sector, de ahí, que por ejemplo, PCW México anticipe que la TV restringida producirá ingresos por 6,830 millones de dólares y la televisión abierta, por su parte, 3,206 millones en ingresos publicitarios en el 2019.

“En la ciudad de México se debe aplicar aprendizaje obtenido en el resto de las ciudades. No hay que olvidar que se ha completado el apagón en una de las áreas metropolitanas más importantes del país: Monterrey”, comentó Jesús Romo, director de Telconomia.

“En la ciudad de México, por contar con mayor proporción de beneficiarios de Sedesol la comunicación es clave para dar seguimiento a familias que no obtuvieron un receptor al que tienen derecho y para guiar al resto de la población a tener alternativas de cómo hacer la transición. En este caso, veremos no solo campañas gubernamentales sino del sector privado, concretamente de concesionarios de TV paga que pueden anunciar sus paquetes como una manera de efectuar esta transición”, añadió el experto.

Once años después, en 2004, de que el gobierno mexicano mostrara sus intenciones de llevar a su población a la TV digital, las señales de los canales nacionales comenzaron a transmitir definitivamente en digital en la ciudad de México, por ejemplo, el Canal 2 de la cadena Televisa lo hizo a las 00:02 minutos de este día.

Así concluyeron 65 años de historia de la televisión analógica en la ciuda de México, que inició cuando el Canal 4, hoy ForoTV, comenzó transmisiones en 1950 siendo también a la fecha el canal más viejo del país.

“Este es un momento histórico”, enfatizó María Lizárraga y agregó: “desde la TV a color, este es el salto más importante que hemos dado en tantos años. Es muy importante”.

Publicado en El Economista
También podría gustarte