Perú: los mimos llenan las calles de Lima

1.238

El Festival de Mimo de Lima convoca a seis destacados exponentes que difunden esta disciplina milenaria como arte dramático. A lo largo de fechas sucesivas, participarán cuatro representantes locales, un invitado especial y una invitada internacional donde figuran: Blanco y Negro teatro, Techno Children, Jery Menéndez, La Familia Mimo, el mago Bruno Tarnecci y la argentina Nuria Schneller.

“El Festival de Mimo de Lima” se llevará a cabo los días 6, 7, 13, 14, 20 y 21 de enero a las 7:30 p.m. en el Auditorio ICPNA Lima Centro (Jr. Cuzco 446). Además, habrá talleres a las 10:00 a.m. (Inscripciones:[email protected]). La coordinación general está a cargo de Silvia Ternero y César Chirinos.

El Grupo Blanco y Negro Teatro será el encargado de abrir el telón del Festival con “Entre Dos”, obra apta para todos que combina las técnicas del mimo, el clown y la magia donde veremos a dos artistas itinerantes listos para compartir y mostrar su trabajo en equipo.

Al día siguiente, el invitado especial es el mago Bruno Tarnecci quien nos presenta “Ático”: un personaje en el escenario que juega con distintos elementos cotidianos, entre ellos libros y maletas, para hacerles cobrar vida en una divertida mezcla de magia y teatro sin palabras.

El miércoles 13 Techno Children, presentado por Gustavo Neyra y César Chirinos, traen al escenario un concierto teatralizado lleno de estímulos visuales y sonoros, donde la música y el mimo se fusionan para ofrecer, en vivo, 14 piezas musicales.

En cada edición, el festival tendrá un invitado internacional, es así que desde Argentina llega Nuria Schneller con su obra “La Loca de Amor” espectáculo de mimo y tango que nos empapan de la historia de una mujer, de los años 30, su música, sus historias, sus desamores.

“Bestiario” es la propuesta de Jery Menéndez una galería en la que se evidencian algunas situaciones, sensaciones, emociones que condimentan nuestra vida, pero vista desde un lado más escondido, el lado que las personas no pueden o no quieren ver.

Publicado en La Razón
También podría gustarte