Nuevos títulos en la Biblioteca del Bicentenario en Bolivia

571

A comienzos de este mes se presentó los dos primeros libros del proyecto editorial denominado Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB), que estipula publicar 198 más hasta 2025.

La BBB, que parte de un pedido de la Vicepresidencia del Gobierno de Bolivia, ya tiene en carpeta los siguientes nueve libros a publicarse en 2016, ellos son: Poesía reunida, de Roberto Echazú; Obra poética, de Franz Tamayo; Antología del cuento boliviano; la novela Cuando vibraba la entraña de plata, de José Enrique Viaña; Cartas para comprender la historia de Bolivia, de Mariano Baptista Gumucio; un tomo fusionado con las obras Siringa y Arreando desde Moxos, de Rodolfo Pinto Parada; el ensayo El katarismo, de Javier Hurtado; Estado boliviano y ayllu andino: tierra y tributo en el norte de Potosí, de Tristan Platt; y la Antología de la gastronomía boliviana.

Selección
El coordinador general de la BBB, Marco Montellano, explicó que estos nueve libros anunciados corresponden a las gestiones 2015-2016 y se espera publicarlos en el primer semestre del año que viene. “Los criterios para su selección combinan equilibrios (regionales, temáticos) con disponibilidad de las ediciones en el mercado y el grado de complejidad de conseguir los derechos de autor”, dijo Montellano.

Según la planificación, se espera publicar estos nueve libros en el primer semestre de 2016 -seguramente en dos bloques- y de ellos, El katarismo y Estado boliviano y ayllu andino están siendo trabajados por Plural Editores; Cartas para comprender la historia de Bolivia por la editorial 3600; la poesía de Echazú por la editorial Nuevo Milenio y los otros cuatro: Antología de gastronomía, la obra poética de Tamayo, el libro fusionado Siringa y Arreando desde Moxos y la Antología de cuento, desde la Coordinación General de la BBB.

Aspectos técnicos de la BBB
La línea gráfica/editorial del proyecto definió las consideraciones técnicas de la BBB, desde el tamaño de los libros hasta el estilo de sus portadillas y cornisas, pensado para combinar la identidad de cada volumen con su pertenencia a una colección boliviana.

“Respecto de las portadas, se definieron parámetros generales; elementos informativos que deben contener todas, la ubicación de cada uno de ellos, el contenido de la contratapa, solapas, etc. Sin embargo, no tenemos las 200 tapas listas, serán trabajadas libro a libro. Definir qué imagen ilustrará cada portada será importante”, apuntó Montellano.

Para los libros utilizan tipografías especiales: Swift, Myriad Pro, Filosofía y Fedra, en sus distintas variantes y tamaños. El papel definido para la colección es el Suzzano ahuesado de 70 gramos.

Publicado en El Deber
También podría gustarte