Santiago Hernández, niño héroe y caricaturista revolucionario en el México del siglo XIX

Con el fin de presentar la obra de un artista fundamental que ha sido olvidado por la historia, el Museo del Estanquillo inauguró este jueves la exposición: Santiago Hernández. Niño héroe. Artista romántico. Caricaturista fundamental, la cual reúne gran cantidad de obra de este magnífico dibujante del siglo XIX.

La muestra está integrada por casi 200 piezas del dibujante nacido en 1832, quien participó en la defensa del Castillo de Chapultepec ante las tropas estadounidenses y que publicó caricaturas en los principales diarios del siglo XIX, como Palo de ciego, La pluma roja, La orquesta y El hijo del Ahuizote.

También fue gran ilustrador de libros, como El libro rojo y autor de imágenes muy difundidas de personajes emblemáticos, como los Niños Héroes, Miguel Hidalgo y Josefa Ortiz de Domínguez.

La exposición, además, exhibe por primera ocasión una colección de trenecitos donados recientemente al Museo del Estanquillo por la familia del compositor mexicano José Pomar Arriaga y es que la muestra incluye dibujos de ferrocarriles y puentes ferroviarios, los cuales eran símbolo del progreso y modernidad en el México de fines del siglo XIX, hechos por diferentes dibujantes.

Rafael Barajas, curador de la exposición, durante el recorrido inaugural calificó a Santiago Hernández como un personaje extraordinario, uno de los primeros caricaturistas mexicanos en cuya obra se aprecian escenas de la intervención estadounidense, de la francesa y de la batalla del 5 de Mayo, además de un autorretrato.

Esta muestra, que estará abierta hasta el próximo 4 de julio, presenta una serie de litografías en las que Santiago Hernández lo mismo dibuja escenas históricas, caricaturas, paisajes y retratos.

Por su parte, Henoc de Santiago, director del Museo del Estanquillo, destacó que esta exposición “recupera el trabajo de este prolífico dibujante y caricaturista mexicano del siglo XIX cuya obra es poco conocida en la historia del arte nacional”.

Se trata, dijo, de la primera inauguración de este año en el recinto ubicado en el Centro Histórico para presentar a un personaje extraordinario, pues Santiago Hernández fue un artista cuyo conocimiento de la historia lo llevó a hacer profundas críticas a funcionarios de todos los bandos políticos, con una gran habilidad como dibujante.

Publicado en IZQ 


 

Abre al público la exposición Santiago Hernández: Niño héroe, artista romántico, caricaturista fundamental

  • La muestra fue inaugurada en el Museo del Estanquillo y exhibe el trabajo del dibujante mexicano que creó varios de los íconos nacionales
  • El montaje busca revalorar la obra de un creador poco conocido, pero considerado uno de los caricaturistas fundamentales del país
  • Algunas de sus obras, como los rostros de íconos patrios como Hidalgo y La Corregidora, se pueden admirar por primera vez en la época moderna

Lo que más asombra de la exposiciónSantiago Hernández: Niño héroe, artista romántico, caricaturista fundamental, que abrió al público la noche de este jueves en el Museo del Estanquillo, es, sin duda, la extraordinaria calidad de los dibujos e ilustraciones de este autor: son imágenes y retratos impecables en sus trazos casi fotográficos, rotundos en sus detalles plásticos.

Lo segundo que sorprende al visitante, es que muchos de los íconos patrios que habitan la memoria colectiva nacional son obra del talento de Hernández (paradójicamente un artista poco conocido): la Corregidora de perfil, Miguel Hidalgo, los Niños Héroes o Ignacio Allende que todos los mexicanos recordamos, salieron de sus manos prodigiosas.

Santiago Hernández: Niño héroe, artista romántico, caricaturista fundamental, muestra que es parte del acervo de las Colecciones Carlos Monsiváis, fue inaugurada por Olivia Norman Mora, subdirectora de Regulación y Mantenimiento de Inmuebles de la Secretaría de Cultura; por Beatriz Sánchez Monsiváis, secretaria de la Asociación Cultural El Estanquillo; por José Manuel Hernández, bisnieto de Santiago Hernández; por Henoc de Santiago, director del Museo del Estanquillo, y por Rafael Barajas El Fisgón, curador de la exposición.

En el acto inaugural, Henoc de Santiago destacó que ésta es la primera exposición en el año en este recinto y que Santiago Hernández fue un caricaturista de finales del siglo xix.“Un artista cuyo conocimiento de la historia lo hizo hacer críticas a personajes políticos y, sobre todo, un gran dibujante. Aquí tenemos alrededor de 200 piezas que muestran el sentido nacionalista de Santiago y su gran capacidad artística, su extraordinaria calidad como dibujante”.

“Su nacionalismo no le impidió desarrollar una visión crítica sobre el acontecer político, pues en sus cartones expresó duros cuestionamientos tanto a los conservadores como a los liberales por igual, sin olvidar a los invasores”, añadió.

En su faceta como ilustrador, apuntó también Henoc de Santiago, Hernández realizó numerosas  estampas políticas  e ilustró libros como “Martín Garatuza”, “Piratas del Golfo”, “Memorias de un impostor” y “Los ceros”.

“Hernández se adelanta, además, al surrealismo de Leonera Carrington y de Remedios Varo, por ejemplo; tenemos aquí la exposición de un artista fundamental en su época, pero quizá un poco olvidado”, concluyó.

Santiago Hernández: Niño héroe, artista romántico, caricaturista fundamental tiene como finalidad justamente revalorar la obra de un creador poco conocido en la historia del arte nacional, considerado uno de los caricaturistas fundamentales. Algunos de sus trabajos se pueden admirar por primera vez en la época moderna.

La muestrareúne el dibujo y la litografía que el caricaturista creó entre 1861 y 1904, abarcando la mayor parte de su obra publicada en diarios como El Palo de Ciego, La Pluma Roja, Don Quixote, El Rascatripas, La Orquesta y El Hijo del Ahuizote, por mencionar algunos.

Dividida en ocho núcleos temáticos, la exposición acerca al visitante al lápiz litográfico de Santiago Hernández, quien durante un tiempo firmó como “Gaytán” para publicar su obra antiporfirista y de quien el público puede admirar piezas como Cría cuervos y te sacarán los ojos, Las horas en Palacio, La ballena que se tragó a Jonás, El Purgatorio, Fauna diplomática o El Niágara reeleccionista, entre muchos títulos más.

Santiago Hernández (1832-1908), ilustrador y caricaturista mexicano, legó obra de carácter nacionalista fundamentada por sus convicciones políticas, que lo llevaron a formar parte del Ejército Nacional y a participar en batallas históricas como la defensa del Castillo de Chapultepec durante la invasión estadounidense.

El Museo del Estanquillo está ubicado en Isabel la Católica 26, esquina con Madero, en el Centro Histórico. Esta muestra permanecerá abierta al público hasta el próximo 4 de julio.

Para mayor información sobre la oferta cultural del Museo del Estanquillo visite la página web http://www.museodelestanquillo.com/. Siga  a la Secretaría de Cultura capitalina en#CulturaCDMX #SomosCultura

Publicado en Cultura DF

Rescatan del olvido a Santiago Hernández

Como un acto de justicia cultural, la exposición Santiago Hernández: niño héroe, artista romántico, caricaturista fundamental revela a un artista esencial del siglo XIX que había quedado sepultado en el olvido.

Un personaje absolutamente fascinante, dijo Rafael Barajas El Fisgón, curador de la muestra que se inauguró el pasado jueves en el Museo del Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis.

En un momento en el que el país parece estar desmoronándose, es importante recordar que hubo mexicanos que hicieron grandes esfuerzos por consolidarlo y construirlo. Uno de ellos fue Santiago Hernández, afirmó el caricaturista durante un recorrido por la muestra.

Estampas alucinantes

La primera retrospectiva dedicada al artista del siglo XIX reúne más de 180 caricaturas, ilustraciones y retratos, la mayoría de pequeño formato, realizadas a finales de esa centuria. Algunas de las piezas provienen de la colección personal de Carlos Monsiváis, quien era un verdadero devoto de la vida y la obra de Santiago Hernández, pues le fascinaban sus caricaturas fantásticas.

En Una patria enferma de viruela,todas las pústulas son los retratos de los políticos del momento. En otra imagen, la libertad de expresión es traspasada por la boca con cadenas. Una caricatura expone a Benito Juárez en un beso con Sebastián Lerdo de Tejada. En otra, la libertad de imprenta sale del vientre de una ballena, pero el cetáceo está formado por los rostros deformes de Juárez, Lerdo y todo el gabinete, un monstruo extraordinario; son algunas de las imágenes cuya exhibición concluirá el 4 de julio en el tercer piso del edificio en la esquina de Isabel La Católica y Madero (Centro Histórico). Estampas alucinantes que fascinan a los mexicanos.

Santiago Hernández tenía un estilo muy peculiar, describió Barajas, era un romántico insoluto y absoluto, hacía dibujos muy delicados, un trazo académico de alta calidad, tenía escuela. Pero además, una imaginación extraordinaria; se inspiraba en el ilustrador francés Grandville. También es de los que estrenan la gráfica de calaveras en el México del siglo XIX.

En palabras de El Fisgón,colaborador de La Jornada: El de Santiago Hernández es un caso curioso. Era un personaje importantísimo del siglo XIX y su muerte incluso fue motivo de las primeras planas de varios periódicos de la época. Fue además ilustrador de libros, promotor de historias del ferrocarril mexicano, fue un agente fundamental de la cultura liberal del siglo XIX.

Con el artista, dijo, como muchas personas importantes: su nombre poco a poco pasó al olvido, después se fue perdiendo y hasta finales del siglo XX se empieza a recuperar el trabajo de Santiago Hernández. Creo esta es la primera exposición que se le hace.

Nacido en 1833 en la capital del país, Hernández participó en la defensa del Castillo de Chapultepec durante la invasión estadunidense en 1847. Con una habilidad innata para dibujar, el director del Colegio Militar le pidió pintar a los jóvenes que murieron en esa batalla y los trazos surgieron desde la memoria. El retrato que tenemos de los Niños Héroes es producto de la memoria del caricaturista, al igual que una serie de personajes patrios;muchas de las imágenes que tenemos se las debemos a Hernández.

Defensor de la libertad

Activista político incansable, Santiago Hernández trabajó desde joven en periódicos de combate, ya fuera contra la invasión francesa, en defensa de las ideas liberales o contra el porfirismo. Su obra apareció en publicaciones como El Palo de Ciego, La Jácara, Don Quixote, La Cantárida y La Orquesta.

La figura de Benito Juárez es constante en su trabajo, a veces con una crítica aguda y audaz. Algunas de las caricaturas fundamentales de la época juarista se deben al lápiz litográfico de Santiago Hernández.

Después, se incorporó a El Hijo del Ahuizote y se convirtió en uno de los dibujantes esenciales. Fue uno de los pocos caricaturistas profesionales del siglo XIX y trabajó de editorialista gráfico prácticamente hasta su muerte, ocurrida en 1908. Todavía en 1905 alcanzó a publicar algunos trazos.

Publicado en La Jornada

 

También podría gustarte