Falleció el escritor Tomás de Mattos

1.063

El escritor uruguayo Tomás de Mattos falleció en la mañana de este lunes en Tacuarembó a los 68 años a causa de un infarto cuando caminaba por la calle, señalaron a la agencia Efe fuentes cercanas al literato.

El velatorio se realiza hasta las 18 horas en la Empresa Briz (Tacuarembó, Consejal Catalogne 180-86, sala 101) y luego se realizará el sepelio en el Cementerio local, informó el Ministerio de Educación y Cultura.

Fue, tal vez, el último gran novelista uruguayo. Y lo de «gran» no tiene solo que ver con su calidad como escritor. De eso no se duda. El adjetivo se aplica también por la ambición y el alcance de sus novelas.

En una tradición literaria como la uruguaya, donde el cuento tiene una preponderancia mayúscula, de Mattos no solo apostó gran parte de su pluma a la novela, sino que también apuntó a esos grandes relatos que caracterizaron a muchos escritores del siglo XIX y XX.

Lejos de la humildad y el bajo perfil de las historias mínimas o cotidianas, de Mattos escribía centenares de páginas sobre Jesús, nada menos. O sobre José Pedro Varela.

Su prosa tenía, como su ambición, un largo aliento y una mirada que podía abarcar siglos y más. Fue, tal vez, uno de los más circunspectos herederos uruguayos de escritores como Herman Melville o Fiodor Dostoievski.

Aunque nació en Montevideo, es considerado —como Washington Benavides, Mario Benedetti, Victor Cuhna, Carlos Benavides, Circe Maia y varios más— un escritor de Tacuarembó.

Como varios de sus colegas, empezó publicando en el semanario Marcha, a mediados de la década de 1960. Dos de esos textos fueron incluidos por Ángel Rama en Cien años de raros (1966).

Nueve años después publicó Libros y perros (1975), en el que puso de manifiesto sus excepcionales aptitudes como narrador. A principios de la década siguiente dio a conocer Trampas de barro (Premio Hermes de Correo de los Viernes, 1981), en el que reunió algunos de sus mejores cuentos como “La trampa de barro” y “Padres del pueblo”.

En su tercer título La gran sequía (1984) quedaron en evidencia –más que en los anteriores– sus inquietudes religiosas, ratificadas y desarrolladas más tarde en la novela A la puerta de la Misericordia(2002) con Jesucristo como protagonista.

Con la novela histórica ¡Bernabé! ¡Bernabé! (1988) alcanzó su consagración narrativa. En La fragata de las máscaras (1996) desarrolló una nueva perspectiva sobre la sublevación de esclavos en la que se basó Herman Melville para escribir Benito Cereno.

En el primer tomo de su más reciente incursión novelística, El hombre de marzo, titulado «La búsqueda» (2010) al que siguió un segundo bajo el título «El encuentro» (2013), el autor propone el ambicioso proyecto de una biografía novelada de José Pedro Varela.

Entre otros reconocimientos obtuvo premios del Ministerio de Educación y Cultura, la Intendencia Municipal de Montevideo, el Bartolomé Hidalgo, el Morosoli y el Fraternidad.

Fue colaborador de muchas publicaciones periódicas, como Cuadernos de Marcha, Brecha y el suplemento Cultural de El País, además de columnista de la revista Caras y Caretas. Fue miembro de número de la Academia Nacional de Letras y también Director de la Biblioteca Nacional entre 2005 y 2010.

Publicado en El País

Seis libros esenciales para entender la importancia de Tomás de Mattos

El reconocido escritor tacuaremboense Tomás de Mattos murió este lunes a los 68 años. Muchos colegas han recordado su obra y su calidad humana, pero quizá pocos puedan hacerlo como Washington Benavides, quien escribió hace pocas horas de él que «se fue gestando, paso a paso, como uno de los mayores creadores de relatos y novelas de este, nuestro país, tan pródigo en grande artistas y de grandes olvidos también».

Benavides recordó los orígenes del escritor y su labor «incesante», reconocida tempranamente por emblemas de la cultura uruguaya como Ángel Rama, que en su momento pidió «más trabajos de ese muchacho de Mattos».

Tras su publicación en la antología Cien años de raros (Arca), comenzó una carrera de la cual rescatamos algunos hitos indispensables para entender la producción y las obsesiones de uno de los nombres más importantes de la literatura nacional contemporánea:

¡Bernabé, Bernabé! (Ediciones de la Banda Oriental, 1988)

Ambientada entre los años 1831 y 1832, ¡Bernabé, Bernabé! utiliza a la narradora Josefina Péguy O’Dojherty para relatar parte de la historia de Bernabé Rivera y la campaña de exterminio contra los charrúas. La novela fue galardonada con el premio Bartolomé Hidalgo a la mejor novela publicada en el bienio 1987-1988 y el Premio de la Intendencia Municipal de Montevideo, a la mejor novela editada en 1988.

Don Candinho o Las Doce Orejas (Alfaguara, 2014)

La última novela publicada por de Mattos está situada en Tacuarembó, a finales del siglo XIX. Narra el brutal ataque que sufre la familia de Pepe Castro y sigue la caza y ajusticiamiento de cada uno de los responsables. La obra fue reseñada en El Observador como una novela «atrapante sobre la venganza y el destino» con «referencias claras al western y un leve eco borgiano sobre la indiferencia de la muerte y el arte de degollar al prójimo».

La puerta de la Misericordia (Alfaguara, 2002)

El momento más alto de de Mattos vinculado a la religión. Se dijo sobre ella en su momento en El País Cultural: «Escribir una novela de mil páginas sobre la vida de Jesús de Nazaret, en una época en que la moda y las formas de vida promueven lecturas rápidas y literatura más o menos light, puede resultar; por lo menos, arriesgado. Sin embargo, La Puerta de la Misericordia, la última novela de Tomás de Mattos, va ya por su segunda edición, en un momento en que la venta de libros se ha retraído de modo considerable. Parece haber conectado con una necesidad de los lectores, en un momento signado por el desconcierto y la desesperanza».

El hombre de marzo (Alfaguara, 2010)

Extensa novela biográfica, publicada inicialmente en dos tomos, en la que de Mattos narra la vida de José Pedro Varela. La primera parte de la obra La búsqueda obtuvo el Premio Bartolomé Hidalgo en 2010.

La fragata de las máscaras (Santillana, 1996)

La novela está basada en los mismos hechos históricos de Benito Cereno, escrita por Herman Melville. El libro se presenta como un manuscrito encontrado, en dos versiones: la del albacea literario del archivo acumulado por los Narbondo, un matrimonio de aristócratas uruguayos y la del documento enviado a Melville por la esposa del propio Narbondo. Fue editada en España a través de la editorial Alfaguara.

Trampas de barro (Ediciones de la Banda Oriental, 1983)

Su libro de cuentos obtuvo el premio Hermes concedido por el semanario nacional Correo de los Viernes a la Mejor obra narrativa de 1983. «La trampa se refiere a una realidad engañosa o a una situación de imposible o difícil salida, el barro la complementa aludiendo ya a la condición humana en su principio y fin naturales («de polvo eres…»), ya a la degradación moral. Pero así interpretado, el título no me convencía enteramente por parecerme exclusivamente sombrío. Vino, entonces, en su imprevisto rescate, una tercera lectura: después de todo en la trampa de barro únicamente muere aquel que cae en soledad, porque rehuyó o no se le concedió compañía…», escribió De Mattos en una carta a Ariel Villa que figura en el prólogo del compendio de cuentos.

Publicado en El Observador

Falleció Tomás de Mattos

Célebre por las novelas Bernabé, Barnabé, La puerta de la misericordia, La fragata de las máscaras y El hombre de marzo, el escritor había nacido en Montevideo en 1947 pero desarrolló su actividad como abogado y narrador en Tacuarembó.

De Mattos estaba escribiendo un libro que se iba a editar a mitad de año. Hace años que estaba con problemas de salud, pero se había estabilizado. Se presume que murió por un problema cardíaco, informaron desde la Editorial Penguin que publicaba sus trabajos. Todavía no hay datos de su velorio y sepelio.

Publicó los libros de cuentos Libros y perros (1975), La gran sequía (1988), Trampas de barro (1983 y 1998, Alfaguara), las novelas ¡Bernabé, Bernabé! (1988 y 2000, Alfaguara), A la sombra del paraíso (1988, Alfaguara), La Puerta de la Misericordia (2002, Alfaguara; 2005, Punto de lectura), La fragata de las máscaras (1996, Alfaguara; 2008, Punto de lectura) y El hombre de marzo. La búsqueda (2010, Alfaguara).

Entre las distinciones que recibió durante su vida están el Premio Morosoli de 1997 y los Bartolomé Hidalgo 2011 por su Trayectoria Literaria y Narrativa por la novela El hombre de marzo. La búsqueda, primera parte de la biografía novelada de José Pedro Varela.

Entre 2005 y 2010, en el primer gobierno nacional del Frente Amplio, fue director de la Biblioteca Nacional.

El editor general de Penguin en Uruguay, Julián Ubiría, dijo en un correo a la AFP que De Mattos era «un enorme escritor» y recordó el impacto que a fines de los ochenta causó su novela «¡Bernabé, Bernabé!».

«La verdadera entidad de estas obras la dará el tiempo, por su extraordinaria calidad artística y la profundidad de los conceptos que abarcan», resaltó Ubiría.

Su última novela fue «Don Candiño o las doce orejas», en 2014.

Publicado en 180
También podría gustarte