Las brujas del teatro feminista

1.045

Como si se tratara de un barrunto, el dramaturgo puertorriqueño Abniel Marat anticipó a finales de la década de 1990, la crisis en que caería el teatro local, con el cierre de salas y la escasez de taller para quienes se dedican a ese arte.

Fue su pieza titulada “Las brujas del teatro feminista” el manuscrito en que perpetuó la profecía, que desde el próximo 7 al 10 de abril, se materializará en el Teatro Victoria Espinosa, en Santurce, con un elenco, que al igual que su director, ve paralelismos entre la historia que cuenta la obra y la realidad que viven los teatreros con la clausura del Corralón de San José y otros espacios.

 “La obra se desarrolla en un teatro que ha sido cerrado por el gobierno, y le ha arrebatado este teatro a esta compañía de teatro feminista. Les quitó el teatro y lo dejó abandonado, cerrado, como suele pasar. Abniel Marat la escribió en el 1997-1998, y lo menos que pensamos nosotros es que cuando la estrenáramos, iba a estar tan actual porque es lo que prácticamente nos ha pasado a nosotros con el Corralón de San José”, explicó el director Josean Ortiz.

La propuesta para la puesta en escena de “Las brujas del teatro feminista” fue pensada originalmente para hacerse en ese lugar, indicó Ortiz.

“No pensábamos que el Instituto (de Cultura Puertorriqueña) lo iba a terminar cerrando. Ahora, aunque la obra la estamos haciendo en el Victoria Espinosa, vamos a recrear el Corralón de San José como parte de nuestro montaje. Esa es una manera también de nosotros llevar la crítica y hacerlo actual, de lo que nos está pasando a los teatreros”, agregó.

La trama se desarrolla cuando tras la clausura de su teatro, las actrices que integraban la compañía deciden entrar una noche y hacer una obra en la que juzgarán a Dios. El elenco compuesto por 11 actrices y un actor, de este modo, interpretarán histriones, que a su vez interpretarán a un personaje, y en algunos casos hasta dos.

“Esto es teatro dentro del teatro. En un momento dado tú ves que son las actrices, en otro momento dado ves que son los personajes. La obra pasa por muchos planos. De momento rompen y es la dinámica de ellas como actrices, pero de momento es la obra que están ensayando o presentando”, precisó Ortiz.

Comentó que de las cerca de 18 obras que ha dirigido de Marat, considera que esta es la más difícil por “los muchos planos que tiene”. Asimismo, adelantó que el montaje tiene un aire surrealista y un tanto posmoderno.

De Gandhi, Krishna y hasta Albizu

Grandes figuras de la historia local, universal y bíblica, así como deidades e íconos de diferentes creencias religiosas se funden en esta compleja propuesta, donde además de la fe se repasan temas como la homosexualidad, el Alzheimer, el desempleo y la decadencia del arte. Para sumarle confusión al libreto, se trata de actrices, que en su mayoría están interpretando personajes masculinos como en un desafío a las perspectivas machistas tan arraigadas a la sociedad puertorriqueña.

“Yo estoy interpretando a Jesucristo, y a la vez estoy interpretando a la actriz que hace de Jesucristo, que es una lesbiana de 33 años. Es bien interesante interpretar dos personajes al mismo tiempo y a veces, hasta tres. Se hace un trabajo bien complejo buscar la verdad de todos esos planos. A la vez, al estar interpretando un personaje como Jesucristo, hacerlo de una forma bien respetuosa. Ha sido un reto para todos”, manifestó Carmen Sánchez.

Por su parte, la primera actriz Luz María Rondón, personificará a Mahatma Gandhi, a la actriz que lo caracteriza, que a su vez es una madre que sufre de Alzheimer.

“Asusta un poquito cuando estás en uno, en otro y en otro, porque es un entra y sale de cada representación, pero eso lo hace fascinante. Como está bien traída, el público lo va a discernir bien y lo va a agradecer porque cuando uno va al teatro uno quiere ver cosas novedosas”, expresó la artista.

“Siempre los retos grandes son buenos porque son los que te mueven la adrenalina”, añadió.

De otro modo, Mariana Quiles interpretará a la deidad Krishna y a una actriz mimo. Para desarrollar el primero de estos dos papeles, no solo tuvo que estudiar sobre la civilización hindú, sino además tomar clases de baile para replicar una danza de dicha cultura.

Frances Cardona, por otro lado, dará vida al controversial pianista estadounidense Wladziu Valentino Liberace; Anamín Santiago, a Pedro Albizu Campos; Glorimar Seijo, al dictador Adolfo Hitler; Esthela Rivers, a Eva; Ricardo André Lugo, a Adán; Lourdes Morán, a Dante Alighieri y Provi Sein a Mefistófeles. En la pieza que combina todos los estilos teatrales también actúan Janibeth Santiago y Karla Michelle Sánchez.

Aunque realmente no caracterizan a brujas desde el punto de vista esotérico, este concepto se hace presente a través del planteamiento que hace en la historia “sobre el exorcismo teatral donde vamos a purgar lo que somos y a reconocer ese secreto que tenemos ante el periodo de tiempo en que no pudimos trabajar y hacer el teatro que queríamos en el sitio que queríamos”, argumentó Anamín Santiago.

Mientras, Carmen Sánchez indicó que la integración y experiencia de tantas actrices y mujeres “hace bonito el hecho de que se llame ‘Las brujas del teatro feminista’ porque cada una trae su magia”.Para boletos, puede comunicarse al 787-529-3668.

Publicado en El Nuevo Día
También podría gustarte