El mundo visual de Virginia Paguaga López

1.048

Nació el 4 de mayo de 1987 en Miami, Florida, pero ha vivido desde siempre en Nicaragua. Estudió cine en Guatemala y televisión, y está convencida que el documental es la única vía por donde puede viajar a esos grandes personajes de la vida, “esos que están todos los días en la calle, que vemos y que los pasamos desapercibidos”, agrega.Virginia Guadalupe Paguaga López habla esta vez de los audiovisuales, pero con una mirada de mujer.

¿Cómo vive el proceso de la creación audiovisual?La cámara es mi libreta, es mi lápiz, por ende todas las anotaciones de la vida las hago a través de una cámara. Por eso las cosas que hago son muy diversas, a como me sienta según las emociones, puede ser un videoarte, videodanza, un documental, una videoprotesta en la calle, es diverso porque así me siento internamente, cambiante.

Mis emociones varían todo el tiempo y así mi trabajo. A través de la práctica cualquier cosa la grabo y la edito.

¿Esas emociones cómo las  manifiesta?

Por ejemplo, cuando vivía en Guatemala llegaba el agua una vez a la semana, esa emoción de tener agua una vez a la semana la retraté. De esos momentos que me mueven, así actúo.

¿Qué le permite el corto de  ficción y otros no?

La ficción permite realidades inexistentes, apoyada en la misma realidad, no existe una sin la otra, no se pueden separar.

LAS OBSESIONES

¿Qué prefiere actualmente?

Ahora prefiero la realidad, el documental, historias que voy encontrando que están ahí y que creo que son importantes de contar.

¿Tiene obsesiones que  marquen sus obras visuales?

La mujer, me interesa contar las historias de las mujeres y estoy cansada de que nuestras historias sean contadas por hombres.Es importante para mí crear desde mi condición de mujer, el reflejar qué hacen las mujeres, cómo piensan, qué dicen. Me llama la atención los procesos que viven las mujeres.

¿Está muy ligada su visión a su condición de feminista?

Sí, es la condición con que yo vivo. Por ende mi creación va ir con ese ojo y ese corazón feminista.Para mí como artista es muy importante y no es algo que quiera esconder, al contrario, pues se ve como una postura política con la que estoy de acuerdo y soy política.

¿Su postura feminista y retadora con algunos enfoques de los cortos ha sido cuestionada?

Sí. Sobre todo porque siento que a la gente le cansa el hecho de que nosotras las mujeres tengamos que decir. Por ejemplo hay gente que tuvo conflictos con un video que hice sobre la masturbación de una mujer.Lo que sentí es que me vieron como una enferma sexual, me miraban de forma negativa por querer hablar de cosas que a las mujeres les suceden. Había mucho radicalismo.Cuando se expresaban sobre el corto lo hacían de forma negativa por hablar de cosas que a nosotras nos suceden. Todo se lleva al radicalismo.

¿Hay ambiente de libertad en la creación audiovisual o es condicionada?

Hay una autocensura de nosotras porque tenemos ese silencio interior por siempre y que nos han callado. Se combinan muchos factores, primero en la creación tengo que pasar mi autocensura y segundo que luego cuando nos quitamos el miedo a expresarnos la gente que tiene el poder para crear o apoyar te dicen, ¡no!, y argumentan que es muy político y te dicen “me vas a meter en problemas si querés contar está historia”.Hay un silencio interior para crear.

LA CENSURA

¿Espacios donde el videoarte se haya censurado o no sea bien visto en Nicaragua?

Hay muchos espacios para exponer, sin embargo es muy poca la gente con una crítica sobre lo que mira. A veces se torna muy complicado. Estuve en la exposición internacional LadyFest Managua 2016 donde artistas hicieron su exposición, ahí estaba mi videoarte y yo lo que observé es que no hubo crítica ni un acercamiento para hablar de la obra como tal, no hay diálogo.Como artista necesito la retroalimentación y escuchar algo. Muy diferente a lo que sucede en Guatemala.

¿Una corriente estética, visual, que se alimente para sus cortos?

Vengo de la generación en TV, nací y crecí con ese formato de video musical porque era lo más fácil, nunca vi las películas cercanas a mi realidad, pero desde la secundaria andaba como mi cámara grabándolo todo.Ahora que tengo noción de las cosas me veo como una documentalista, por ejemplo cuando nació mi sobrina filmé todos sus procesos, estudié Comunicación, pasé por Periodismo, me cansé de la realidad y quise conocer el cine, fui a la ficción y luego veo que en el documental me identifico más y con el videoarte que es una voz muy personal.

¿Cómo se enfrenta al proceso de hacer de su realidad sus propios cortos? ¿Es un reto o le divierte?

Con la cámara juego, no me intimida ni adelante ni atrás, cuando tengo una idea la escribo y luego juego. Cuando me canso de jugar con la cámara solo quiero editarlo.

RETOS Y PROYECTOS

¿Cuál cree que es su gran reto en el audiovisual?

Poder llegar a tener una excelente calidad técnica, por ahora la narrativa y las sensaciones y emociones las entiendo más pero no se pueden transmitir bien si no tenés el equipo correcto, mi reto es dar ese paso, he crecido internamente pero no tengo los equipos.

¿Un proyecto pendiente?, ¿qué trae entre manos?

En noviembre del año pasado terminamos de filmar un documental sobre el pintor Raúl Marín, hice la dirección de cámara y en estos meses comenzamos la edición. Es su historia, sus momentos más íntimos. Siempre estoy editando mis cosas, no paro de hacer, siempre estoy en la movida.

GUSTOS, EL CINE, LOS CREADORES

Película preferida.

Es de Wes Anderson (soy mala con los títulos). Es sobre una chica que se va de su casa y tiene un compañero de viajes.

Director.

Xavier Dolan, es cineasta joven que pone en la mesa las cosas que pasan en la casa, que nos duelen y nos mueven toda la vida.

Actriz que admira. No, no, no. Yo admiro a la gente de la calle.
Un gran tema para película.

El documental de una mujer interesante.

Maestros en la fotografía.

Me cuesta admirar a la gente que no está cerca, no sé, admiro mucho a Mayerling García, su trabajo fotográfico, me gusta como ella domina el lenguaje de la luz y su estética.

En la literatura mujeres.

Nora Méndez, de El Salvador.

Una película que la cambió.

El globo rojo, una película de los años cincuenta, después de la guerra, la historia trata de un niño que su único compañero era un globo rojo dentro de ese mundo gris.

Me gusta porque me llama a no matar a ese niño dentro de todo este mundo basura.

Publicado en La Prensa

 

También podría gustarte