Perú: Alborada y su música andina

3.844

Sixto Ayvar recuerda con entrañable claridad cuándo empezó su interés por la música étnica. Mira al vacío, en una pequeña sala del diario La República, mientras evoca el instante que encendió en un interior una llama musical que arde imperturbable. “Hace 33 años nació Alborada”, me cuenta. “Es el cambio, el toque exacto de la oscuridad al amanecer, en nuestra vida pasaba eso”, agrega con una sonrisa cómplice que su hermano, Wilber Ayvar, imita.

“La influencia de maestros en este arte nos abrieron los ojos. Nosotros estábamos cerrados con nuestro carnaval, con nuestro huayno. Todos los trabajos en mi pueblo están musicalizados. Cuando tenía 13 años escuché una radio, era una emisora de La Paz, en Bolivia. Ahí empecé a escuchar la zampoña, por primera vez sentí que se había poseído en nosotros”, nos cuenta el fundador de Alborada.

Desde que la agrupación se formó en 1984 han logrado tener éxito en los 19 discos grabados. Encuentros en 1992, Meditación en el 2002, Anquayllu en el 2006, son una muestra del repertorio que los ha llevado a la fama, siempre transmitiendo una identidad cultural que nace del quechua.
“(En las canciones) hablamos del amor, la marginación, la importancia de la tierra con el espacio, de la humanidad, y otra cosa importante como ‘yawarmayo’, más revolucionario” agrega Sixto.
Los años en Alborada no pasan por gusto. Durante este periodo, la agrupación ha recibido inspiración de grupos que fueron un éxito durante la década de los 90’. Los juanecos, Los Mirlos, transmitirán en su repertorio un sentimiento de protesta. Posteriormente, el gran Manuelcha Prado se convirtió para Sixto en un maestro.

El quechua marginado

“El quechua es nuestra bandera. En Alborada decidimos hacer todas nuestras canciones en quechua”, comenta Ayvar cuando interpreta una reflexión que nos permita entender porqué el idioma originario del Perú es marginado.
“Acá éramos muy marginados los quechuahablantes. Ahora en Lima escucho mucha gente habla quechua. Todavía hay 30% de personas que hablan así y estos últimos años se manifiestan más”, agrega.
El repertorio que propone Alborada surge como identificación al pasado que practicaban nuestros ancestros, antes de la llegada de los españoles. En esta línea, Sixto es tajante en declarar que “estamos perdiendo lo nuestro por algo que no es nuestro, el quechua el nuestro, el castellano nos lo han impuesto”.

El plagio de Ananau

Alborada, hoy integrado por Sixto Ayvar Alfaro,Lenin De La Torre, Víctor «Toto» Valle y, Wilber Ayvar Alfaro ha logrado transmitir, también en sus interpretaciones, canciones que han llegado a ser un éxito mundial, como ‘Ananau’. Precisamente esta canción ganó dos discos platinum, pero por la interpretación de la artista europea Oonagh, quien prácticamente tomó el material de Alborada como suyo.
Esta situación fue judicializada por violar los derechos de autor y el proceso llevó a la producción de la artista extranjera a reconocer su error. “Prácticamente ya se declararon perdedores porque ese tema está inscrito acá en APDAYC, y los derechos los tengo comprado yo”, agrega Sixto Ayvar.
“Nosotros tampoco queremos perjudicar, simplemente queremos lo justo. Este es un tema clásico del repertorio de Alborada, infaltable en nuestras presentaciones por la belleza del idioma, fusión de ritmos y la puesta en escena que transporta mágicamente y que ellos también han copiado”, aclaró el fundador de Alborada.

Concierto de lujo

Este 29 de mayo la agrupación celebrará, en un concierto inolvidable, los 33 años de Alborada junto a un elenco de artistas en el Parque de la Exposición.
“Por primera vez lo vamos hacer con Antología y las hermanas de Las Hijas del Sol. Estamos 120 personas en escena, van hacer un despliegue de danza, música, acrobacias, estamos trayendo a ‘los negritos’, ‘danzantes de tijera’, y mucha danza”, finaliza Sixto Ayvar.
Las entradas para este evento están a la venta en “Tu entrada” de Plaza Vea y Vivanda.
Publicado en La República

 

También podría gustarte