Cuba: Entregan Premio Miguel Matamoros al cantante puertorriqueño Andy Montañez

765

El cantante puertorriqueño Andy Mon­tañez expresó sentirse honrado por el cariño que le prodiga el pueblo cubano y sus colegas de la Isla al recibir este martes el Premio Internacional Mi­guel Matamoros, conferido por la Uneac.

En acto al que asistió Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Mi­nis­tros, el presidente de la Uneac, Miguel Barnet puso en manos del notable artista la distinción —cuya imagen para esta ocasión fue especialmente concebida por Eduardo Abela Torrás— que reconoce los aportes a la cultura popular de su país y a la identidad musical antillana, valores esenciales en la resistencia espiritual de muchos de sus compatriotas a la hegemonía colonial.

“Nunca podremos olvidar, además, la solidaridad  de Andy con nuestro pueblo, como cuando luego de los huracanes que nos azotaron en el 2008 cantó para los habitantes de las zonas más afectadas”, resaltó el poeta.

Al pronunciar las palabras de elogio del artista laureado, el maestro Guido López Gavilán, presidente de la Asociación de Músicos, subrayó la participación de Montañez en los festivales Boleros de Oro y significó su impronta en la promoción e interpretación del bolero, la salsa y el son.

La velada se prolongó con otras vivas muestras de cariño hacia Andy: el dibujante Cecilio Avilés le obsequió grabados de su autoría, y Raquel Her­nández y Mundito González lo arroparon con can­ciones de las dos islas.

Andy, tras recordar cómo la música de Ma­ta­moros hizo las delicias de su padre, no pudo resistir a la tentación, le dio el tono al guitarrista Rey Montesinos y le puso voz a un éxito que en 1949 dedicó Daniel Santos a Sindo Garay, El que canta, y retomó un bolero de Carlos Puebla, Quiero ha­blar contigo.

Acompañaron al cantante en el acto Edwin Gon­zález, jefe de la Misión Independentista de Puerto Rico en La Habana y decenas de boricuas que viajaron para participar en Boleros de Oro 2016.

Publicado en Granma

Otorgan premio Miguel Matamoros a Andy Montañez

El amor de Andy Montañez por Cuba y el de los cubanos por el cantante puertorriqueño es tanto, que “el niño mimado de Trastalleres” ya es tratado como si hubiera nacido en este país.

Por eso, no es de extrañar que a la hora de otorgar el premio Miguel Matamoros, una importante distinción que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), pensaran en el que muchos llaman “el compresor que canta”.

“Decidimos otorgar este premio a Andy Montañez por la calidad de su interpretación, por su fidelidad a la canción cubana, puertorriqueña, caribeña y latinoamericana. Andy es un gran artista y este premio así lo reconoce, porque este es un premio de arte a un artista que se lo merece, que ha sido amigo nuestro y fiel a nuestra música”, dijo a El Nuevo Día el escritor Miguel Barnet, presidente de la Uneac.

Montañez es el tercer cantante caribeño en ser objeto de la distinción. Antes la consiguieron el boricua Danny Rivera y el dominicano Johnny Ventura. El premio Miguel Matamoros se da en homenaje a quien fuera uno de lo grandes trovadores cubanos, quien fue autor del clásico “Lágrimas negras” y director del legendario Trío Matamoros.

“Es una justicia que se le hace Andy Montañez, quien lleva muchos años compartiendo con Cuba su arte, su voz y su belleza como persona. Es un ser humano fabuloso que, si en Puerto Rico lo quieren mucho, en Cuba lo queremos más”, expresó la cantante cubana Raquel Hernández Santana, quien por más de 40 años ha dedicado su vida al género del bolero.

Montañez recibió el premio en la sede la Uneac, en el barrio habanero de Vedado, rodeado de decenas de compatriotas que se encuentran en el país para participar de los actos de celebración del 50 aniversario de la Misión de Puerto Rico en Cuba.

“Me siento más cubano. Siempre me he sentido aquí como en casa, gracias a este pueblo, al cual me ha unido un amor por años. Estar junto a dos hermanos como Johnny y Danny es grandioso, bien chévere. A Cuba sólo me queda venir a disfrutar de esta isla, no a trabajar, a ver el país y visitar a mi gente”, expresó Montañez con su sonrisa eterna, esa que, como dijo la bolerista Raquel Hernández Santana “hace, a veces, olvidar la grandeza de este hombre”.

 

Publicado en El Nuevo Día

 

También podría gustarte