El gobierno argentino presentó un plan de fomento a la industria audiovisual

1.134

El presidente Mauricio Macri anunció ayer el primer plan de fomento de la industria audiovisual de su gestión: unos $ 400 millones de pesos para el desarrollo y la producción de series de ficción, docu-ficción, animación y webseries durante un año. De esos recursos, el Estado aportará unos $ 200 millones y las empresas privadas otros $ 180 millones en un esquema de cooperación en el que ambos sectores pondrán pantallas para la difusión.

Macri hizo este anuncio en el Salón de los Científicos de la Casa Rosada ante unos 80 productores, directores y actores del sector y junto con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y los ministros de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y de Cultura, Pablo Avelluto. «No serán subsidios sino fomento, y no habrá condicionamientos ideológicos. Queremos darles la oportunidad a nuestros jóvenes en el desarrollo del sistema audiovisual de forma federal», dijo Macri en el encuentro, del que participaron los actores Luis Brandoni, Oscar Martínez, Esmeralda Mitre y Martín Seefeld.

Según explicaron los ministros, que estuvieron acompañados por la secretaria de Contenidos Públicos, Gabriela Ricardes, y por el presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Alejandro Cacetta, el proyecto prevé producir 125 contenidos audiovisuales, que generarán entre 1800 y 2000 empleos directos en todo el país. Esos 125 contenidos serán 63 producciones y 62 proyectos de desarrollo y tendrán diferentes formas de financiamiento público, que irá del 30% al 100% de los presupuestos. Parte del aporte estatal consistirá en la compra de contenidos para las señales oficiales TV Pública Argentina, Encuentro, Paka Paka, DeportTV, Acua Mayor y Acua Federal.

La iniciativa retoma y coordina la inversión oficial en producción audiovisual que durante el kirchnerismo estuvo dispersa en distintos ámbitos, pero principalmente en el ex Ministerio de Planificación Federal, a cargo del ahora diputado nacional Julio De Vido. «De los planes de fomento del año pasado nos dejaron una deuda de $ 495 millones, de la que ya pagamos con el actual presupuesto $ 267 millones», recordó Lombardi. «El Estado apoyará la experimentación, aportará pantallas y promoverá el acceso a los mercados internacionales», aseguró Avelluto. Ricardes agregó que se flexibilizará el plazo que las productoras tenían para comercializar sus obras en el exterior antes de pasar al Banco de Contenidos Audiovisuales Universales Argentino (Bacua) para que puedan tener una mejor internacionalización.

El proyecto se concretará a través del Concurso Federal de Fomento a la Producción Audiovisual de TV y Otros Medios, que estará a cargo del Incaa, y del Concurso Federal Audiovisual de Formatos Preestablecidos para casas productoras de todo el país: siete contenidos, siete productoras y siete regiones», que estará a cargo del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos. Las bases y condiciones de ambos concursos se publicarán el lunes en las páginas web de ambos organismos.

Publicado en La Nación

Con la idea de barajar y dar de nuevo

El presidente Mauricio Macri presentó ayer el Plan de Fomento al Sector Audiovisual de Televisión y Otros Medios (que no incluye al cine). El acto se llevó a cabo a las 15 en el Salón de los Científicos de Casa de Gobierno y asistieron el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi; el ministro de Cultura, Pablo Avelluto; el presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Alejandro Cacetta, además de unos pocos invitados y algunos periodistas, entre los cuales no estuvo Página/12, que no fue autorizado a ingresar al salón. Posteriormente, este diario pudo participar de la conferencia de prensa que brindaron Lombardi, Avelluto, Cacetta y Gabriela Ricardes, secretaria de Contenidos Públicos de la Nación. En la conferencia sólo se permitió una pregunta por cada periodista.

El nuevo plan del macrismo viene a reemplazar al Plan Federal de Fomento a la Producción de Contenidos para la TV Digital, de la gestión kirchnerista que había sido elaborado en conjunto por el Incaa, el Ministerio de Planificación Federal y la Universidad de San Martín. La articulación del plan presentado ayer se desarrollará en dos modalidades: por un lado, el Concurso Federal de Fomento a la Producción de TV y Otros Medios, a cargo del Incaa, y por otro lado, el Concurso Federal Audiovisual-Formatos Preestablecidos para casas productoras de todo el país denominado “7 contenidos–7 casas productoras–7 regiones”, que estará bajo la órbita de la dependencia de Lombardi. La inversión inicial será de 480 millones de pesos que, según se calcula, permitirá generar 116 contenidos audiovisuales. Las cifras que maneja el gobierno nacional rondan los dos mil puestos de trabajo. Esos 116 contenidos compuestos por 54 producciones y 62 proyectos de desarrollo tendrán diferentes formas de financiamiento público. De los 480 millones de pesos, el Estado invertirá 200, mientras que se buscará que el sector privado aporte los restantes 280 millones.

La idea es financiar series de ficción, docu-ficción, animación y webseries y se comprarán contenidos para los canales de TV estatales. También se venderá material a la televisión privada. Llama la atención la información de prensa entregada a los medios que señala: “Hasta acá el subsidio era muy poco federal”, cuando en realidad, el plan del gobierno anterior se caracterizó por la amplia convocatoria a productoras de todo el país. De hecho, en el plan anterior participó en el diseño y la ejecución la Gerencia de Acción Federal del Incaa que, desde su implementación en 2010, a cargo de Lucrecia Cardoso (luego fue la titular del Instituto) generó 100 mil puestos de trabajo y 6 mil horas de contenidos audiovisuales es en cinco años.

“Este plan tiene varios objetivos”, comenzó diciendo Avelluto. “El primero es generar fuentes de trabajo, sabemos del enorme talento que tienen todos los eslabones de la industria audiovisual argentina. Necesitamos también expandir y hacer crecer el mercado de nuestra industria, más allá de nuestro país, a todo el mundo”, agregó el ministro que dejó en la calle a una gran cantidad de trabajadores de diversas dependencias de su cartera y que le confió a su novia un puesto en el ministerio que comanda. “Sabemos que estas fuentes de empleo tienen un altísimo valor agregado para nuestra gente y lo que tanto desde el Incaa como desde el Sistema de Medios Públicos se ha estado trabajando en estos meses es en un modelo sustentable”, agregó.

Como si hubieran tenido sabor a poco los comentarios de Avelluto sobre las fuentes de trabajo -quien luego fue consultado sobre medidas concretas frente a los tarifazos que asfixian a diversos espacios culturales-, en la conferencia continuó Lombardi afirmando algo que tampoco se condice con la realidad de los miles de despidos generados por la gestión Macri desde el 10 de diciembre de 2015 en el sector público y que está provocando su efecto contagio en el privado. Se ufanó Lombardi: “Está la clara idea de lo que decía recién el presidente de la Nación, que nosotros tenemos la obsesión de crear empleo”. No tuvo la misma cara de satisfacción cuando un periodista de la agencia Télam le recordó la movilización de anteayer de los trabajadores de prensa al Ministerio de Trabajo en reclamo de los despidos y el cierre de las fuentes laborales en el sector.

Cacetta fue más técnico e informó que los montos variarán de acuerdo a la categoría de cada proyecto. “Es un sistema piramidal: en la base va a haber más cantidades de proyectos que, a lo mejor, van a ser más de desarrollo o menos costosos, con lo cual se va a financiar una cantidad superior. En la cúspide de la pirámide va a haber menos proyectos con más dinero”. También dijo que lo que cambia es que “el subsidio del Estado va ser porcentualmente superior en la base e inferior en la cúspide”.

Página/12 le preguntó al presidente del Incaa si las productoras con posibilidades de participar tienen que tener experiencia o si se les va a dar lugar también a productoras que no tienen antecedentes y que son independientes y más chicas. “Respecto a los antecedentes tiene que ver con la categoría en la que se va a aplicar. Las categorías de concursos que estamos lanzando son diez: cuatro son de desarrollo y seis son de producción. El tema de la federalización es sumamente importante en este plan y si se toman los 116 proyectos, de los cuales 62 son de desarrollo y 54 en producción, 80 de esos totales son concursos federales. En esos concursos federales, para los de desarrollo no van a tener que tener antecedentes importantes o muy básicos. Estuvimos viendo en las provincias cuáles eran las necesidades y las posibilidades de desarrollar esos polos incipientes de producción. La idea fue hacer un plan que se adecúe a las necesidades de esos lugares y no desde aquí con desconocimiento del interior”, concluyó Cacetta.

Publicado en Página 12
También podría gustarte