«Brasil, una biografía» de Lilia M. Schwarcz y Heloisa M. Starling

3.098

brasil-una-biografiaEl primer verso de la emblemática canción Aquarela do Brasil, escrita en 1939 por el compositor Ary Barroso (Minas Gerais, Brasil, 1903), le canta al país amazónico como si éste fuera un personaje, el cual goza de un pasado que quedó plasmado en las páginas de un colorido libro que encierra la historia en diversas tonalidades del gigante sudamericano.

Brasil. Una biografía, es un completo trabajo de la antropóloga Lilia M. Schwarcz y la historiadora Heloisa M. Starling que presenta los pasajes por los cuales pasó este territorio para situarse como una nación en auge.

Desde tierras brasileñas, Heloisa M. Starling platicó con Excélsior sobre esta obra, editada en México por Debate, y los panoramas sociales de este país, centrado por los reflectores internacionales debido a la realización de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

 

***

La razón de ser de este trabajo, vastamente documentado y elaborado con un lenguaje atractivo y digerible, nació “porque Brasil es un personaje difícil de capturar, es un personaje complejo y nosotros queríamos hablar de Brasil en diferentes ámbitos. Queríamos hablar de los grandes personajes de la historia y encontrar a aquellos anónimos que de repente entran a escena y marcan la diferencia”, refirió la autora.

Esclavos en una plantación de café en 1882.

Brasil tiene muchas historias y queríamos pensar en ese personaje antiguo que haya vivido momentos de generosidad y momentos de crueldad y violencia. Por eso hicimos esta biografía no autorizada”.

El proceso de investigación para realizar el texto, Murdel Starling lo definió como “bueno, porque nos encontramos con personajes increíbles que no conocíamos”, y consideró importante descubrir los anales de esta república, no sólo para los brasileños.

“Brasil está viviendo momentos de una crisis política muy profunda. Los brasileños que conozcan su historia pueden hacerla distinta el día hoy. Podría ser un buen estímulo […] comprender la historia para otras culturas, sirve para que la gente conozca de nuestro pasado y pueda construir su presente con otras alternativas, con más recursos, para comprender y enfrentar las crisis”.

 

***

“Abre el telón del pasado,
saca a la nana de su encierro,
pon al rey Congo en el congado,
Brasil, Brasil”.

El libro, reflejo de las grandes dimensiones y riqueza de ese territorio tropical, toca sensibles fibras de un tejido social que tiene, como uno de sus orígenes, la esclavitud y diferencia de razas, factor que también dio lugar a la amplia gama cultural con la que cuenta Brasil hoy en día.

Heloisa M. Starling consideró que el pueblo brasileño no ha logrado aprender la lección que dejaron consecuencias a lo largo de su historia en este rubro.

Cuando Lilia (Moritz Schwarcz) y yo pensamos en abordar el pasado, encontramos temas permanentes que impactan muy fuerte a la sociedad brasileña hoy: una, las consecuencias de esclavitud y el racismo […] hay mucho racismo disimulado y una intolerancia racial muy grande, una profunda desigualdad. Otra, es la violencia de la sociedad brasileña, que tal vez proyecta una imagen amable, pacífica, simpática; más o menos porque es una sociedad muy violenta”, comentó. “Brasil es un país de racismo disimulado, no es como en Estados Unidos, las prácticas racistas de Brasil son escondidas, por eso mismo es más difícil combatirlo”, reveló en ese mismo tenor.

Pese a este particular rasgo que aún no puede ser superado, la autora destacó un lado positivo que se ha conseguido: “El enorme esfuerzo del pueblo brasileño a lo largo de la historia para construir su libertad. Un esfuerzo del pueblo brasileño para construir su verdad, con la construcción de asociaciones, de movimientos, enfrentamientos con el estado autoritario que tiene consecuencias en la creación de la democracia brasileña […] Brasil es capaz de enfrentar con coraje el racismo y la profunda desigualdad social”.

Luiz Inácio Lula da Silva dando un discurso en 1979.

Previo a comenzar a explorar por las páginas de este volumen, se puede leer, más que una advertencia, la aclaración que nos introduce a un texto alejado del futbol y la samba, ingredientes característicos de ese país. Sin embargo, en cuestiones de identidad, la también profesora titular de la Universidad Federal de Minas Gerais destacó el factor cultural en general.

Es un país con una riqueza cultural extraordinaria. Es una forma de responsabilidad que tiene por la capacidad de transformar y producir una cultura riquísima y muy propia. Brasil se presenta al mundo como un país capaz de mantener su imagen democrática construida con mucho esfuerzo por la sociedad brasileña y más en estos momentos de crisis política”.

 

***

«Brasil.
Tierra buena y sabrosa, morena coqueta, de mirar indiferente,
Brasil, que da verde, para que el mundo admire,
Brasil, mi amor, tierra de Nuestro Señor,
Brasil, Brasil,
para mí, para mí».

Brasil, el personaje, es un orgulloso mestizo que presume su mezcla cultural, criado en cuatro cunas que le dan las credenciales necesarias para diferenciarse de los demás países de América Latina.

Él es tres o cuatro cosas tal vez: él es americano, naturalmente; es africano, europeo y es también indígena. Esa es la manera como el brasileño se presenta, con ese mestizaje que le dio origen por medio de mucha violencia”.

“Brasil fue constituido, junto a su cultura, a partir de un proceso de conquista de los portugueses y sus características, que produjo consecuencias que los demás países de América Latina no tienen […] las formas de expresión de Brasil y las cualidades de los africanos que fueron esclavizados, formaron aquí una cultura negra con características muy fuertes, con una cultura afro-brasileña que nos impacta diferente al resto de América Latina”, realza la historiadora sobre la esencia de los brasileños que sobresale del resto de los territorios conquistados por los españoles.

Brasil. Una biografía, retrata, da vida a los actores que formaron esa república, los rasgos de sus habitantes y la idiosincrasia que los domina, sus avances, sus retrocesos, los brillantes y los opacos episodios que permiten entender a este país que seguirá siendo protagonista del Siglo XXI.

Creo que la historia de Brasil afecta simultáneamente a otros. Es una historia con profundo significado de la construcción de la libertad”.

Datos que las autoras revelan en el grueso libro, de portada llamativa con los colores de su bandera, refieren que Brasil recibió el 40 por ciento de los africanos que abandonaron su continente para trabajar como esclavos en la América portuguesa, sumando alrededor de 3,8 millones de inmigrantes. Hoy en día, con el 60 por ciento de su población compuesta por pardos y negros, puede considerarse el segundo país africano más poblado después de Nigeria.

Siento mucho placer de ser leída por los mexicanos. Yo confío que la historia de México, con todas sus características, no es tan diferente (a la de Brasil) y espero que los lectores de México y Brasil tengan presente la información sobre sus historias”, finalizó Heloisa M. Starling.

Publicado por Excelsior
También podría gustarte