IV Festival Audiovisual Bariloche

Siete días, más de 100 proyecciones, 10 secciones en competencia con 83 producciones nacionales y regionales patagónicas, 3 festivales internacionales, personalidades invitadas, charlas, talleres, shows en vivo, todo gratis. Hasta el 25 de septiembre, Bariloche se viste de cine con el Festival Audiovisual Bariloche. Conocé el cronograma para este lunes 19.

Por la mañana, a las 10 horas comenzarán las proyecciones de Ojo De Pescado, Festival Internacional de cine para niños, niñas y adolescentes en el Teatro La Baita. Casi en simultáneo, a las 10.30 horas también se presentará una serie de cortos del mismo festival pero en el  SUM Roberto Navarro de Dina Huapi.

A las 14.30 horas, será el turno de la Semana del Corto (INCAA), en el Teatro La Baita, con Ronko de Carlos Montoya; La ventana abierta, de Lucila Las Heras; Arroz y fósforos, de Javier Beltramino; Dentro, de Federico Jacobo; El insomnio del artista, de Mauricio Vides Almonacid.

A las 16.30 horas comienzan las categorías en competencia con Series Patagónicas con Leñadores de Tomás Coudures en la Biblioteca Sarmiento.

A las 18. 30 horas, el Festival Internacional de Cine Ambiental (FINCA) se hará presente en el Teatro La Baita con un programa de cortos: ¡Juntos podemos enfriar el planeta! de Eugenia Izquierdo (Argentina), Cuatro cortos de Alerta que Alimenta: Las Fuerzas, Las Semillas, Las Redes, Los Desafíos, de la Tribu Audiovisual (Argentina), El costo humano de los agrotóxicos, de Pablo Piovano (Argentina), Antolina, de Miguel Ángel Agüero (Paraguay), Castillo y el armado, de Pedro Harres (Brasil), Chatarra, de Walter Tournier (Uruguay), Ecosistema de Iara Udijara y Tomás Raimondo (Argentina), Semillas, de Marcelo Engster (Brasil).

A las 18. 30 horas se proyectará el Exilio de Malvinas, de Federico Palma dentro del rubro en competencia de Largometrajes Patagónicos en la Biblioteca Sarmiento.

A las 19.00 horas otra de las producciones en competencia Patagónica de Series con Las Opciones, de Luis Correa + Territorio Crudo, de Vacabonsai en la Biblioteca Aimé Painé, Aimé Painé 211, Km. 7 de Avda. Pioneros.

A las 21.00 horas la sección no competitiva Enfoque Latinoamericano comenzará con la presentación de Los Hongos, de Oscar Ruiz Navia en el Teatro La Baita.

Cerrando la primera jornada, a las 22. 00 horas, se realizará la primera presentación de la Retrospectiva de Ciro Cappellari con Francesco e il Papa en la Biblioteca Sarmiento.

Las entradas son gratuitas y se pueden conseguir siempre el mismo día de la proyección elegida. En forma anticipada, únicamente para las funciones en el Teatro La Baita y la Biblioteca Sarmiento, en el SCUM (Moreno y Villegas) desde las 10.30 horas; o también estará la opción de retirar una hora antes de cada función. Solo se entregarán dos (2) entradas por persona. Se tendrá en cuenta el límite de lugares de cada una de las salas.

En el resto de los espacios (Concejo Municipal, Sala de Prensa, Biblioteca Aimé Painé, Biblioteca Carilafquen, Sala de Ensayo Comunitaria Dengün Piuké, CRUB, SUM Dina Huapi, ) será por orden de llegada y hasta la capacidad del lugar.

Otras actividades que se realizarán en el marco de este Festival será el taller de sombras para niños y niñas en la Biblioteca Aimé Painé, Aimé Painé 211, Km. 7 Pioneros, a partir de las 15 horas.

Y la Asociación de Artistas de Bariloche acompañará toda la semana con la muestra Fuera de Campo con obras que se expondrán en la Sala Hotel Inacayal, el Teatro La Baita y el SCUM.

El Festival Audiovisual Bariloche es un evento organizado por la Secretaría de Cultura, dependiente del Ministerio de Turismo, Cultura y Deportes de la provincia de Río Negro, con el apoyo del INCAA y la Unidad de Enlace provincial del Consejo Federal de Inversiones, y el auspicio de la Municipalidad de San Carlos de Bariloche.

Publicado en Bariloche opina

Lugar de encuentro en la Patagonia

Por Ezequiel Boetti

Montañas de cumbres blancas, un lago límpido y majestuoso de fondo, árboles tupidos luciendo sus flamantes follajes, excelentes chocolates y aún mejores cervezas artesanales: si la propuesta primaveral de la ciudad de Bariloche es de por sí tentadora, qué decir si se sumara la posibilidad de encontrarse con una voluminosa oferta audiovisual a exhibirse, para colmo de bienes, en funciones libres y gratuitas. La búsqueda de una respuesta no requiere usar la imaginación. En todo caso, peregrinar hasta el Vaticano de la grey estudiantil desde hoy y hasta el próximo domingo, cuando distintas salas y espacios culturales alberguen las proyecciones, talleres, charlas y seminarios que conforman la programación del cuarto Festival Audiovisual Bariloche (FAB).

Compuesto por más de ochenta producciones, entre películas, series e instalaciones de videoarte, el Festival tendrá sus mayores focos de atención en las competencias en general, y en las regionales en particular. Esto porque de ocho de los diez apartados oficiales están dedicados a trabajos realizados en las zonas más australes del país. “El primer objetivo fue crear un espacio anual de encuentro entre realizadores y otros trabajadores de la industria audiovisual con el público en la Patagonia. Un lugar donde compartir vivencias, modos de producir, miradas y la obra de cada uno. Si bien hay muchos directores y mucha obra realizada, en esta región no existía el lugar ni el momento de encuentro. Hubo experiencias de festivales anteriores, pero replicaban un modelo exitoso de centros urbanos, no involucraban a los realizadores de acá y perdían toda idea de la identidad, más allá del paisaje o el hecho anecdótico”, afirma el director artístico del FAB, Diego Carriqueo.

Entre las competencias cuyas contendientes tendrán hinchada propia se destaca la de Largos Patagónicos. Aspiran al triunfo los documentales La histórica, de Mariano Ananía, que recorre el derrotero de la fábrica de bulones de la localidad pampeana de General Pico que supo ser una de las primeras empresas recuperadas por sus trabajadores de la Argentina; Exilio de Malvinas, en la que el realizador Federico Palma aborda las vidas de tres isleños que por diversos motivos fueron forzados a mudarse al continente; y Vallenato, de Javier Temoli, presentada por el catálogo del FAB como un “retrato sobre hombres y mujeres que trabajan las tierras” del Alto Valle de Neuquén y Río Negro, y “ven diluirse sus esfuerzos y sus logros en manos de la distribución monopolizada”. El apartado se completa con una ficción proveniente de San Martín de los Andes llamada Silenciosa. Este film de Sofía Moderano narra el regreso de una mujer al lugar donde dos años atrás su novio desapareció misteriosamente.

La importancia de la pata regional se traduce también en varias actividades paralelas centradas en el quehacer cinematográfico, desde talleres introductorios a la narración destinados a los más chicos, hasta algunos más puntuales sobre fotografía, música y sonido. Habla Carriqueo: “Todos los que vienen al FAB traen algo para compartir, y acá en Río Negro hay sólo dos universidades públicas con carreras audiovisuales. Esa sinergia, junto al aporte de entidades como el SICA en años anteriores, la Enerc o el mismo Incaa, más las ganas de compartir conocimientos de quienes llegan hasta aquí, generó todo ese otro aspecto”. Claro que, tratándose de una ciudad a la que “llegan muy pocas películas por año”, tal como afirma el director, “es muy importante poder ofrecer la mayor diversidad”. Así, en la Competencia Nacional de Largos se verán diez films, algunos de ellos viejos conocidos para el público porteño pero no para el patagónico. Se trata de Los cuerpos dóciles, de Diego Gachassin y Matías Scarvaci; Arreo, de Néstor “Tato” Moreno; Damiana Kryygi, de Alejandro Fernández Mouján, y Cómo funcionan casi todas las cosas, de Fernando Salem, todas con lanzamiento comercial dentro de los límites demarcados por la General Paz.

También estarán la esperada Daemonium: soldado del inframundo, dirigida por un habitué de universos fantásticos como el realizador Pablo Pares (director de Plaga Zombie y uno de los emblemas de Farsa Producciones), y Escuela trashumante, de Alejandro Vagnenkos, documental que acompaña a una comunidad patagónica en el desplazamiento que todos los años realiza en busca de pasturas para sus animales. Esta competencia se completa con La tierra roja, ficción de Diego Martínez acerca de un hombre que trabaja para una multinacional en Misiones quemando y expandiendo agrotóxicos, hasta que una revuelta local lo obliga a tomar posición sobre el conflicto; Miss, de Robert Bonomo, sobre un treintañero que convive con la particular obsesión de batir algún record mundial y conoce a una chica con la que entabla una extraña amistad; y la historia de un triángulo amoroso entre una chica y dos amigos que narran los realizadores Sebastián D’Angelo y Santiago Fernández Calvete en Triada.

Publicado en Página 12
También podría gustarte