Pacharte: chatarra por arte en Bolivia

Fierros retorcidos, verjas, restos de avisos publicitarios,   planchas, alambres, ollas y otros materiales recogidos de rellenos sanitarios fueron convertidos en nueve esculturas de gran formato. Las piezas  serán instaladas en espacios públicos de los macrodistritos paceños.
Estas obras son  resultado  del  quinto  Encuentro de Escultura en Chatarra Pacharte, que concluyó hace diez días. Las piezas fueron creadas por un  colectivo de 40 artistas de diferentes procedencias.
«La mayoría (de las obras) se quedarán en la plaza de las Culturas, como parte de la decoración y con la idea de recuperar este lugar en el sentido de darle un mayor dinamismo y que sea un espacio del cual se vayan apropiando los artistas”, explicó  el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti.
El proceso de creación colectiva comenzó el pasado 15 de agosto. Los participantes –afiliados a la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos, filial La Paz– definieron los proyectos a partir de  la temática de esta versión del Pacharte: «Nuestra riqueza cultural”. El trabajo  contó con el apoyo de la Secretaría Municipal de Culturas de La Paz,  las empresas  Hansa (que dotó de herramientas),  Coral Ribepar y la telefónica Viva.
Las esculturales finales son resultado de varios detonantes como arte barroco mestizo y la escultura religiosa, cuya presencia ha sobrevivido en las urbes bolivianas desde la Colonia.
Una de las obras es un portón, de aproximadamente  tres metros de alto, que fue  inspirado en el patrimonio histórico y arquitectónico de La Paz. Para el trabajo se utilizó barandas, planchas de anaqueles y la estructura  de una puerta.
La escultura  El Quijote y las letras se  inspira en la famosa novela de Miguel de Cervantes. El interés de sus creadores fue representar al personaje emblemáticos de la literatura universal. Otra de las piezas  es La  Paz y su cultura, compuesta por cuatro  paneles que representan la historia de la ciudad, sus personajes, su paisaje y las culturas  ancestrales que alberga.
Publicado en Página Siete
También podría gustarte