El gobierno de cultura de Colombia instalará bibliotecas en zonas de desminado

973

Es la primera de 200 bibliotecas que se planean construir yu dotar en todo el país.La Embajada de Japón, gobernaciones y municipios aportan con recursos para la construcción de estas bibliotecas.

Es la primera biblioteca que se construye en una zona sembrada por minas antipersonales.

Hoy el Ministerio de Cultura, inaugurará la biblioteca pública de la vereda de Santa Helena, del municipio de Mesetas, Meta, zona de desminado humanitario.

El objetivo es construir y dotar  200 bibliotecas públicas en todo el país, para el año 2018, especialmente en las zonas afectadas por el conflicto armado o por la pobre
Más de mil habitantes de la vereda Santa Helena, ubicada en el municipio de  Mesetas en el Meta, se beneficiarán con la biblioteca pública diseñada y construida por el Ministerio de Cultura especialmente para las zonas donde se realizaron las labores de desminado humanitario.

El novedoso modelo de estas bibliotecas está basado en contenedores, los cuales se pueden adecuar internamente para generar espacios para sala de lectura, ludoteca, sala de informática e investigación y otros correspondientes a las funciones de la biblioteca. La inversión para la construcción y dotación de esta biblioteca fue superior a $368 millones.

La Biblioteca cuenta con una estructura impermeable, aislamiento termo-acústico, iluminación interna, conectividad de equipos y baterías sanitarías. Además, ofrece la facilidad de generar diferentes espacios con divisiones internas.

Otras iniciativas
La iniciativa de este modelo de bibliotecas hechas a partir de contenedores, surge como respuesta a la necesidad que se presenta actualmente en algunos municipios que no cuentan con predios disponibles para la construcción de la biblioteca municipal o son de difícil acceso.

También, en el corregimiento de Pueblo Nuevo y en el municipio de Briceño, Antioquia, se adelantan trabajos de construcción de bibliotecas con las cuales se espera beneficiar a los habitantes de las veredas: El Orejón y La Calera, que son zonas de desminado humanitario.

El Ministerio de Cultura está convencido de que la cultura y la educación son herramientas transformadoras de la sociedad que permitirán construir la Colombia en paz que todos queremos. Estos espacios contarán con una adecuada conexión a internet, junto a una constante labor de capacitación y formación de sus bibliotecarios.

Las bibliotecas se crean en el marco del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’ que tiene como meta aumentar el índice de lectura del país.

Colombia es pionero en Latinoamérica en aplicar este modelo. El diseño se originó en Francia con la ONG ‘Bibliotecas Sin Fronteras».

Publicado en El Universal

Así serán las bibliotecas en las zonas veredales

Los 180 días que pasarán los integrantes de las Farc en las zonas de agrupamiento serán difíciles; no solo porque representan el paso del combate a la vida civil, sino porque de manera paralela habrá trámites, censos, registros, brigadas de salud, llamadas, proyectos, actividades.

Desde el primero de marzo, por ejemplo, se instalarán bibliotecas móviles en las 20 zonas veredales. La idea es que las personas desmovilizadas puedan detenerse en un momento del día para leer, escribir en un computador, aprender sobre agricultura, mecánica y descubrir temas que por el conflicto permanecieron desconocidos.

Detrás de este proyecto están la Biblioteca Nacional de Colombia y el Ministerio de Cultura. Con una inversión cercana a los 6 mil millones de pesos, las entidades construyeron las bibliotecas móviles. Lo hicieron en asociación con la ONG francesa ‘Bibliotecas Sin Fronteras’, que ha implementado este modelo en Grecia, Alemania, Francia, Marruecos, Etiopía y Ghana.

Los integrantes del frente 33 de las Farc que ayer se movilizaron hasta Caño Indio, en Norte de Santander, podrán hacer uso de estas bibliotecas de una manera sencilla. Se instalan en 20 minutos y tienen la capacidad para atender entre 50 a 60 personas. En un espacio de 100 metros cuadrados queda instalada una zona de lectura, otra audiovisual, una administrativa y otra informática.

Por estos días, 20 bibliotecarios están capacitándose en Bogotá para atender a los integrantes de la guerrilla. Por el momento se sabe que habrá una oferta de 380 libros físicos, 200 libros digitales, 17 tabletas, 5 computadores, 3 cámaras de video, un sistema de cine, 30 películas, juegos de mesa y, para que la biblioteca funcione, una planta eléctrica.

Es solo el primer paso

Lo más probable es que en las 20 zonas veredales a las que llegarán las bibliotecas móviles la población local no vea libros nuevos de manera frecuente y mucho menos computadores de alta tecnología. De acuerdo con cifras del mismo Gobierno Nacional, de 1.444 bibliotecas que hay en el país, 116 son rurales, lo que no representa si quiera el 10 %.

Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, le dijo a EL COLOMBIANO que el proyecto busca justamente una integración “con las comunidades locales. Hay espacio para películas, cine foros, juegos de mesa. La biblioteca busca convertirse en un nuevo medio para instaurar relaciones”.

Sobre la oferta de las bibliotecas, Gaitán explicó que habrá “desde libros de poesía hasta de carpintería, geografía, literatura, mecánica y Derecho. Tendremos una oferta bastante amplia. La idea es poder dar respuesta a todas las inquietudes que puedan tener como ciudadanos”.

Para Francisco Cajiao, especialista en educación y exconsultor de la Unesco, el programa del Gobierno Nacional debe tener en cuenta el proceso educativo de los integrantes de las Farc como prioritario: “Primero hay que establecer el grado de escolaridad de estas personas, luego establecer en qué lugar pueden avanzar en su proceso de primaria o secundaria. En este proceso de concentración es necesario saber qué procesos de instrucción tomaron y si podrían ser nivelados. Seguramente muchos llegan con conocimientos importantes”.

Publicado en El Colombiano

 

También podría gustarte