El ministerio de cultura hace aclaraciones sobre el reglamento para elección de autoridades de la Casa de la Cultura Ecuatoriana

1.228

Ante los últimos pronunciamientos emitidos por algunos directivos de la Matriz de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión en medios de información pública y redes sociales, el Ministerio de Cultura y Patrimonio manifiesta lo siguiente:

En la Disposición Transitoria Décimo Tercera de la Ley Orgánica de Cultura, en vigencia desde diciembre de 2016, se establece que los organismos del Sistema Nacional de Cultura cuya estructura ha sido modificada y que tengan representantes de la sociedad civil, deberán convocar en el plazo de hasta 120 días a elecciones de sus nuevas autoridades. En la misma Transitoria, la Ley señala que el procedimiento para esas convocatorias y elecciones se determinará en la normativa que para el efecto emita el ente rector de la Cultura, es decir el Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Es así que, en virtud de lo que dispone la Ley, el ministro Raúl Vallejo emitió sendos Acuerdos Ministeriales con la normativa para la implementación de la primera fase del Registro Único de Artistas y Gestores Culturales (RUAC) y para el proceso eleccionario de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

El RUAC es una herramienta del Sistema Integral de Información Cultural, que entre otros beneficios, democratiza la participación ciudadana pues permite que los artistas y gestores culturales participen en las asambleas provinciales y elijan a los directorios de los núcleos provinciales de la CCE.

La inscripción en el RUAC se habilitó el 1ro de febrero y más de mil doscientos artistas y gestores culturales se han inscrito hasta el 9 de febrero de 2017. De acuerdo con la Norma Técnica de aplicación, la información consignada por cada persona se verifica con parámetros rigurosos y técnicos, y sólo ahí se determina si el registro es efectivo y si dicha persona es parte del RUAC.

El RUAC no reconoce o determina si una persona es artista o gestor cultural; el RUAC es una herramienta de registro para los PROFESIONALES de la cultura y el arte que ejerzan diversos OFICIOS en el sector; el propósito principal es contar con una base de datos actualizada del sector artístico nacional que les garantice el acceso a la seguridad social y demás beneficios contemplados en la Ley.

Es importante recalcar que la Ley busca garantizar el ejercicio de los derechos culturales de la ciudadanía. En ese espíritu, es necesario democratizar una instancia como la Casa de la Cultura Ecuatoriana, que debe dar cabida a toda la diversidad de prácticas y expresiones artísticas y culturales de una sociedad intercultural.

Las autoridades electas en el pasado proceso eleccionario de la Casa de la Cultura, previo a la vigencia de la Ley, deben acatar las disposiciones de la nueva normativa por lo que permanecerán en funciones hasta que el proceso electoral concluya y se elijan nuevas autoridades. Ni el Ministerio de Cultura y Patrimonio, ni otra instancia gubernamental, tiene el interés de favorecer a una u otra candidatura en las próximas elecciones de dignidades en la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Como institución rectora de la cultura, procuramos un proceso eleccionario transparente, incluyente y fundamentalmente democrático para bien de la Casa de la Cultura y del quehacer cultural del país.

Los directivos de la actual Matriz de la Casa de la Cultura Ecuatoriana no pueden tomarse el nombre del sector cultural en su conjunto, de artistas y gestores culturales que no se han sentido suficientemente incorporados a los procesos de decisión y gestión de dicha institución.

Los profesionales de las artes y la cultura, en todas las provincias del país, tienen ahora la oportunidad histórica de participar de modo más directo y democrático en los destinos de la gran institución que soñó y creó Benjamín Carrión.

La Casa de la Cultura es uno de los espacios más importantes del país para el intercambio simbólico, diálogo intercultural, acceso a la cultura y circulación de las artes. Por eso la ley, manteniendo la autonomía de la Casa de la Cultura, lejos de debilitar ese espacio busca fortalecerlo, revitalizarlo, democratizarlo y que se encuentre en concordancia con la nueva legislación y el Sistema Nacional de Cultura.

Ministerio de Cultura y Patrimonio

También podría gustarte