Ruidosa: festival feminista en Chile

722

El Ruidosa Fest, festival feminista que creó la cantante Francisca Valenzuela y que ya ha tenido ediciones en Chile, Méxicoy EE.UU., realizará este jueves 9 y sábado 11 de marzo segunda edición en la capital, esta vez en Matucana 100, Biblioteca de Santiago y Centro Cultural GAM.

El evento incluirá conciertos, paneles de conversación sobre el rol de la mujer en la industria de la música, talleres y contará con la participación especial –por primera vez en Chile– de la estadounidense Jessica Hopper, periodista y activista, ex-editora Pitchfork y actual editora de MTV.

El día jueves 9 se realizará los talleres de coreografía con la destacada bailarina Yeimy Navarro, de producción de videoclips con Enciclopedia Color, de producción musical y djockeo con la influyente Valesuchi, de gestión de proyectos musicales independientes con Natisú, Pia Vargas (periodista) y Francisca Valenzuela, así como la Charla magistral de Hopper.

El día 11 en tanto, será el festival mismo en Matucana 100 con dos paneles de conversación con músicas y creadoras de la industria, más de diez conciertos, un stand up comedy de Natalia Valdebenito y una performance deColectivo Lemebel.

La música estará a cargo de Nicole, Mariel Mariel, Carolina Nissen, Mamma Soul, Playa Gótica, MKRNI, Tomasa del Real, Yorka, Dania Neko, Chini and the Technicians, Entrópica y Dadalú, además de Francisca Valenzuela.

Los paneles de conversación para el día 11 sumarán la participación de Juanita Parra, Pía Sotomayor, Mariana Montenegro, Osa Flaca y Andi Co (Torta Golosa), Camila LeBert, Marialy Rivas, Antonella Estévez, Arelis Uribe, Alexa Soto y Andrea Ocampo.

La entrada general tiene un valor de 5.000 pesos y 3.000 pesos estudiantes y se pueden adquirir en Matucana 100.

Publicado en Cooperativa

Quiero verte más

No ha sido la voz más política de su generación ni tampoco la que ha estado vinculada a más causas públicas. Pero Francisca Valenzuela Méndez ha sido quizás la única cantante de esa generación post 2000 que ha logrado consolidar un proyecto paralelo tan valioso como su propio recorrido artístico.
Ruidosa Fest, este encuentro que creó para visibilizar el trabajo de cantantes y profesionales mujeres en la industria musical de Chile y el mundo, suma en menos de doce meses dos festivales en Santiago, uno en México y participación en dos conversatorios de Estados Unidos. Un logro mayor si consideramos que el emprendimiento lo ha sacado adelante prácticamente sola (desde las invitaciones a las participantes hasta el monitoreo de las redes sociales pasando por los temas de los paneles y la curatoría artística) llegando a gastar plata de su bolsillo y dedicándole un tiempo que en rigor, y atendiendo a que es una artista en plena actividad, no le sobra. La segunda jornada local que se realiza el próximo fin de semana en Santiago, con la participación de nombres como Mariel Mariel, Nicole, Natalia Valdebenito y la estadounidense Jessica Hopper como invitada especial, califica como el hito más reciente de una idea que ha crecido mucho mas allá de lo que todos esperaban y que, por lo mismo, ha ido retrasando peligrosamente el retorno musical de su propia creadora.

Francisca Valenzuela está en un punto clave de su carrera sobre todo después de un disco como Tajo Abierto (2014), que la alejó de esa cantautoría al piano con la que construyó su nombre en Muérdete la Lengua (2007) y Buen Soldado (2011). Canciones como Armadura y Prenderemos fuego al cielo, dos sencillos recientes con amplia difusión radial (cosa que nunca ha perdido), dejaron ver a una mujer más seducida por la pista de baile y los ritmos sintéticos. Pero más allá de los estilos formales que son sólo registro y anécdota, ése fue un álbum que hoy la deja con la difícil misión de confirmar con un cuarto disco que no tiene para cuando cuál será su nueva hoja de ruta.

Ella lo sabe, su público también y quizás por eso Ruidosa ha crecido más de la cuenta porque ahí es donde Valenzuela, de las más trabajadores y disciplinadas del medio, ha volcado toda su energía y talento, seguro porque le apasiona, pero quizás también porque es la excusa perfecta para ganar tiempo antes de ese próximo disco que está llamado, lo quiera o no, a definir su futuro artístico.

Dicen que el mayor riesgo de una pyme reside en su éxito. Y por eso lo que viene para Francisca Valenzuela es dejar partir esta cría y retomar esa carrera que le permitió instalar esta marca con éxito. Seguro que puede con ambas. Porque más peso y sentido tendrá lo de Ruidosa cuando su creadora sea capaz de seguir metiendo bulla con lo propio.

Publicado en La Tercera

 

También podría gustarte