Los Mexicráneos: de la Calavera Garbancera a la Catrina

La bella y misteriosa Catrina: esta es la ancestral historia del icono del Día de Muertos

Por Lilian Pérez

Ofrendas, papel picado, platos de fruta, pan de muerto y el pollo con mole favorito de tu abuelita. Hay elementos que no pueden faltar en las celebraciones de Día de Muertos en México, y uno de los más populares son las Catrinas.

Es probable que en otros países la imagen de un esqueleto andante no fuera recibida con los brazos abiertos, pero en México ese no fue el caso. Las calaveras están presentes en la cultura mexicana desde tiempos prehispánicos, así que ver unos huesos en una ilustración no iban a escandalizar a nadie. Uno de los ejemplos más representativos de ello, y probablemente el más aterrador, era el tzompantli.

El tzompantli era un altar construido con las cabezas empaladas de las personas sacrificadas en honor a los dioses. Además de fungir como advertencia en contra de posibles enemigos (mensaje recibido, permisito), se cree que eran ofrendas que celebraban la vida, no la muerte. Justo como el que se descubrió en el Templo Mayor de la CDMX.

Los humanos necesitan a los dioses, y los dioses al hombre. La vida necesita a la muerte, y la muerte a la vida. Los aztecas creían que los sacrificios contribuían a mantener a los dioses, en especial a Huitzilopochtli, lo que contribuía al ciclo vital. Esta apreciación de la dualidad era esencial en las creencias prehispánicas. Por ello no es un tema tabú en México, ya que desde los inicios de esta cultura la muerte era una parte más de lo que sucede en el universo, y una muy importante.

Del Imperio Azteca nos brincamos a 1910. El Porfiriato fue terreno fértil para la crítica social, cuyos textos solían acompañarse de ilustraciones de esqueletos y calaveras, porque «estar en los huesos» representaba la crisis, la desigualdad y la miseria.

Claro que como buenos mexicanos, ninguna crítica estaba completa sin su gota de sarcasmo. Ahí fue cuando José Guadalupe Posada creó a la Calavera Garbancera: un esqueleto de una mujer que negaba sus raíces indígenas y fingía ser europea (aunque sus huesos jamás la dejarían mentir).

«Hay hermosas garbanceras, De corsé y alto tacón; Pero han de ser calaveras, Calaveras del montón», se lee en uno de los periódicos revolucionarios de Posada de 1913.

La imagen de la Calavera Garbancera (se les decía «garbanceros» a los mexicanos que se creían nacidos en el otro lado del charco) consiguió todavía más popularidad gracias a Diego Rivera. El famoso muralista incluyó a la Calavera en su pintura Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central.

Rivera renombró a este personaje como La Catrina. «Catrín» era el término que se usaba para las personas elegantes con dinero y que les encantaba presumirlo. También cambió un poco su diseño al vestirla, porque la original de Posada, a excepción de su sombrero, estaba como Dios la trajo al mundo (bueno, nadie nace siendo un esqueleto, en fin, ustedes entienden).

Como el muralismo fue la bandera del movimiento nacionalista y revolucionario, no fue extraño que la esquelética mujer se convirtiera también en un emblema de la cultura mexicana. Y así llegamos al día de hoy, en donde Las Catrinas no faltan en ninguna celebración de Día de Muertos.

Desde un homenaje respetuoso a la vida y la muerte, hasta una ácida burla en contra del sistema. ¿Tú sabías que las calaveras tenían tantos significados en México?

Publicado por Vix


“Mexicráneos” invaden Paseo de la Reforma

La exposición “Mexicráneos” conformada por cráneos monumentales intervenidos por artistas fueron instalados en el tramo que va del Ángel de la Independencia a la glorieta de la Palma, sobre la Avenida Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México.

La muestra, permanecerá en ese sitio hasta el próximo 22 de noviembre, participan aristas como Carla Arouesty, Gabriela Villanueva, Ana Dolores, Víctor Hugo Reyes, José Estaban Martínez, Ángel Ricardo Ríos y Pablo Castillo; quienes plasmaron en su obra cráneos de fibra de vidrio de metro y medio de altura, es un tributo y una celebración por el Día de Muertos.

 La exhibición, un proyecto impulsado por Locos por el Arte, la funeraria García J. López y el gobierno de la Ciudad de México, celebra la grandeza y diversidad de este país, además de que cada una de las piezas fue ideada con magia, color y pasión por cada uno de los artistas participantes.  


Óscar Padilla, director ejecutivo de dicha agencia funeraria, comentó que la exposición refleja la multiculturalidad de México, a través del arte y la visión de cada uno de los artistas que realizaron este trabajo. A pesar de que nos ocupamos de servicios funerarios, nos dedicamos más por evocar la vida, por brindar homenajes todos los días, aseguró Padilla.

 

Entre las obras que se presentan destaca la dedicada a los rescatistas por el temblor de los días 7 y 19 de septiembre, en ella se aprecia a un grupo de rescatistas del lado derecho junto a la bandera de México y del otro lado se observan algunos edificios de pie y en su parte trasera destaca la presencia de la perra “Frida”, acompañada por otros perros rescatistas y la leyenda “Fuerza México”. “Sincretismo”, “Los Borrachitos”, “Con la música a otra parte”, “El circo infinito”, “La muerte a través del vitral”, “Resiliencia”, “Jaguar Warrior”, son algunos de los títulos de las obras que se presentan.  

Se informó que luego de la exhibición serán realizadas réplicas de menor tamaño que serán subastadas en febrero del año entrante, a beneficio de algunas fundaciones y causas aún por definir.

Publicado por Aristegui Noticias

Puño en alto: el desfile de Día de Muertos rendirá homenaje a víctimas y rescatistas del 19-S

El desfile de Día de Muertos que se efectuará el próximo 28 de octubre en la Ciudad de México arrancará con un homenaje a las víctimas y reconocimiento a todos los que participaron en labores de rescate tras los sismos de los días 7 y 19 de septiembre, aseguró Beatriz Astec, productora asociada del desfile.

En entrevista, dio a conocer que el desfile, que arrancará en punto de las 16:00 horas, de la Estela de Luz al Zócalo capitalino, tendrá un empujable con la enorme figura de un puño, y acompañada por un par de cascos y picos, así como gente ataviada de negro haciendo un homenaje no sólo a los que se fueron en el sismo, sino a todos los que ayudaron.

Rescatistas, bicicleteros, albañiles, soldados, marinos, binomios caninos, es un reconocimiento a todos ellos, a los países que estuvieron. No será algo con banderas porque esto sería un carnaval, y lo que tendremos será algo sobrio, acotó.

“Así se abrirá el desfile, no podemos abrirlo como si nada hubiera pasado, se tiene que abrir con un respeto absoluto, con una sobriedad y reconocimiento total a todo mundo”, dijo tras el ensayo que la casa productora a su cargo Callejón Salao, efectuó esta tarde en el Centro Cultural Hugo Gutiérrez Vega, en la zona de Vallejo, en el norte de esta ciudad.

Para Gala Sánchez Renero, directora creativa del desfile, “será un homenaje que se hará en silencio, a diferencia de todo el desfile que estará sonorizado con música de acuerdo con las épocas históricas de cada momento del desfile, como prehispánica, virreinato y la Revolución y actualidad que es mucho más festiva”.

Cuenta que la creatividad se echó andar ocho meses atrás, y dijo que el temblor del pasado 19 de septiembre vino a cambiar y a replantear algunos términos.

“Y lo que se decidió en lugar de modificar el diseño del desfile o cancelar o cambiar tono, lo que hicimos era integrar un elemento importante, abrir y rendir respeto y agradecimiento”, señaló.

De acuerdo con los organizadores, el gran desfile estará divido en dos segmentos: el primero titulado “La Muerte Viva”, impulsado por Callejón Salao, y el segundo llamado “El Carnaval de calaveras”, organizado por el Consejo de Promoción Turística de México.

Se informó que en un trayecto de 10 kilómetros, cercado con vallas, desfilarán cerca de 10 carros alegóricos y se contará con la participación de dos mil voluntarios, convocados a través de redes sociales.

A decir de la productora, ”Muerte Viva” será una celebración netamente mestiza, surgida a partir de dos potentes horizontes culturales en constante dicotomía y que conforman la esencia cultural del país: el sincretismo entre la cultura prehispánica y la Conquista.

“Muerte Viva” además estará integrada por tres segmentos que representan diferentes épocas sociales e históricas de México; “México Profundo”, otro segmento que se incluye por esta casa productora, estará dedicado a la época prehispánica y al cielo infinito de la regeneración, espacio donde cada muerte es un viaje.

“México Mestizo”, por su parte, abordará elementos como la ofrenda y el panteón, el cielo, el infierno, danzas macabras y monjas coronadas; mientras que “México lindo y querido” iniciará con la época de la Revolución Mexicana, la lucha por la tierra, la libertad y la justicia social.

Continuará un homenaje a José Guadalupe Posada, caricaturista que ilustró el imaginario popular de México contemporáneo. En este segmento se resaltará, además, la creatividad y los sueños de diversos personajes que integran la ciudad.

Es de mencionar que por Callejón Salao participarán cerca de 600 voluntarios, algunos de ellos caracterizados de dioses mexicas, danzantes macabros, lloronas, santos, difuntos, revolucionarios, catrinas y catrines, entre otros.

La casa productora efectuó un ensayo en el centro cultural antes mencionado, además se realizaron pruebas de maquillaje y sobre la calle de Avenida de los 100 metros, en la zona de Vallejo, se realizaron pruebas de sonido y midieron distancias entre uno y otro contingente.

Publicado por Animal Político

 

También podría gustarte