Cuarenta años del MAC

838

Por Jorge Arturo Mora

Fue el 7 de octubre de 1977 cuando el nombre del Museo de Arte Costarricense (MAC) apareció por primera vez.

Mediante la ley número 6091 comenzó el proceso de construcción de un museo que vería su nacimiento a inicios de mayo del año siguiente.

Cuarenta años después, el MAC recibe a más de 37 mil personas cada año, convirtiéndose en un atractivo turístico y cultural del país. ¿Cómo se ha gestado la historia de uno de los centros artísticos más relevantes del país?

El camino del museo

«Yo soy el papá del museo», dice con orgullo Guido Sáenz, creador del Museo de Arte Costarricense.

En las cercanías de la estatua de León Cortés, donde alguna vez se encontró el primer aeropuerto internacional de Costa Rica, se encuentra actualmente el MAC, un proyecto que Sáenz soñó desde pequeño.

«Yo nací en una casa donde había dos artistas: mamá y papá. Todos los domingos salíamos a hacer excursiones pictóricas y yo los oía hablar de que se necesitaba un museo de arte en Costa Rica. Yo quería que alguien lo hiciera y cuando me di cuenta, yo estaba grande y tenía el chance de hacerlo», recuerda el fundador del museo.

Sáenz llegó al Ministerio de Cultura por primera vez en 1976. Su formación artística lo interesó en transformar el terreno que en ese entonces pertenecía a la Dirección de Deportes en el Museo de Arte Costarricense.

«El ambiente era muy positivo. No había que convencer a nadie. Los de Deportes se quejaron en su momento, pero fueron trasladados a un lugar precioso en Ciudad Colón. Al final, todos salimos ganando», rememora Sáenz.

Cuarenta años después de la gestión, es Sofia Soto-Maffioli quien dirige la institución. Desde hace dos años, es la encargada de fortalecer el centro artístico.

«Creo que lo más importante que ha tenido el museo es una programación expositiva sólida, que vino a reemplazar una programación con un guion histórico y enciclopédico que fue adosado con exposiciones temporales», asegura.

La directora es referenciada como una de las gestoras del nuevo Salón Nacional de Artes Visuales. La última celebración de un espacio similar fue en 1993.

Con la procura de reunir las obras de artes visuales más importantes de Costa Rica, desde el 2016, Soto-Maffioli ha intentado reactivar un museo que ha sido afectado por los frecuentes cambios en la dirección artística.

«La constante rotación ha sido una de las más grandes fuentes de inestabilidad estructural estratégica y ya ha sido reportado por auditoría interna. Sí considero importante que a partir del cambio de Gobierno se pueda mantener un director durante cuatro años. Es un periodo muy necesario para mantener un programa estratégico de proyección institucional», asegura la directora. «Además, es necesario reactivar la boletería para que el museo tenga recursos propios», agrega.

Según el criterio de Soto-Maffioli, el museo ha aumentado las plazas laborales y no ha aumentado el presupuesto, aspecto que la directora no cree que varíe.

Para Guido Sáenz, el fundador del MAC, el museo también debe preocuparse por generar una imagen atractiva para todos los públicos.

«Me parece que al museo le falta un poco de promoción, pero eso es visión de política interna. Siento que llega muy poco público. Hay que recordarle a la gente que hay una institución que se encarga de velar por el arte de nuestro país y que es auspiciada por el ministerio», manifiesta.

Actualmente, el museo se encuentra en un proceso de catalogación de sus obras. Desde el 2016, el MAC está generando una base sobre sus 6900 obras.

Celebración de aniversario

En la noche de su aniversario, el MAC abrirá la exposición Nuevas adquisiciones. La inauguración será a las 7 p. m. y es gratuita.

Nuevas Adquisiciones se exhibirá en la Sala Temporales con 36 obras que recientemente entraron a la colección del museo. Para la muestra se presentan obras en dibujo, grabado, pintura, escultura e instalación, con fechas desde 1899 hasta el 2018.

Entre los artistas que son parte de la exhibición se encuentran Enrique Echandi, Dairine Vanston, Víctor Manuel Bermúdez, Francisco Zúñiga, Claudio Carazo, Magda Santonastasio, Flora Langlois, Sonia Romero, Grace Herrera, Alberto Murillo, Rosella Matamoros y Luciano Goizueta.

El museo aprovechará su 40 aniversario para ofrecer un matasello conmemorativo.

El matasello, que se utilizará en la correspondencia de Correos de Costa Rica, se venderá con un paquete de productos por ¢685, a partir del viernes 4 de mayo.

El sábado 5 de mayo, el museo presentará actividades para toda la familia.

A partir de la 1 p. m., hasta las 5 p. m., el artista Álvaro Bracci estará ofreciendo visitas guiadas a su muestra Dulcis in fundo, una selección de setenta piezas.

A las 7 p. m., la Orquesta Internacional Lubín Barahona y sus Caballeros del Ritmo tocará en la explanada del museo, en un concierto gratuito.

Publicado en La Nación

También podría gustarte