El ritmo que derrocó al gobernador

El ritmo que derrocó al gobernador

Los boricuas pusieron fin al corrupto gobierno de Ricardo Roselló.

Por Ricardo Marín

“Los actos de corrupción y todas las manchas que tuvo la administración de Rosselló solamente empeoraron el proceso político que tiene Puerto Rico con el Gobierno Federal de Estados Unidos”, agrega Ortiz. Estos escándalos no ayudan al estatus de la isla como territorio no incorporado de Estados Unidos. “Hay desconfianza en todos los niveles del gobierno local de parte del gobierno federal […] y ahora mismo se está hablando de darle más poder [al gobierno de Estados Unidos] porque no ven a Puerto Rico y sus líderes políticos capaces de gobernar”.

A finales del 2017 el huracán golpeó a la isla caribeña en plena recesión y 60,000 hogares se quedaron sin techo. Se estima que 2,975 personas murieron a causa del desastre, entre hospitales que no funcionaban o lo hacían con deficiencias y el brote de enfermedades como leptospirosis. El huracán destruyó la red eléctrica de la isla y un mes después del acontecimiento más del 80% de ella continuaba sin funcionar.  El apoyo federal (proveniente de Estados Unidos) no era ni cercano a lo suficiente para resolver el problema. Además de la crisis económica y humanitaria, Puerto Rico estaba atado de manos y sin control financiero para responder a la situación.

“Somos una colonia estadounidense desde hace más de 100 años […]. La ley dice que nosotros somos propiedad de Estados Unidos. En el siglo XXI.”

En el infame chat de Ricardo Rosselló, también se bromeaba sobre la cantidad de cadáveres apilados en las morgues de Puerto Rico. Leer esto hizo que los boricuas dijeran basta. Reportes de El Nuevo Día apuntaban a cerca de 500,000 manifestantes en las calles, casi una sexta parte de la población total de la isla.

Ricardo Roselló gobernador de Puerto Rico

Ricardo Roselló en las reuniones referentes a la transición junto a jefes de agencia y la secretaria de Justicia. / Fotografía obtenida del twitter de Ricardo Roselló.

Para Luis Valentín estas renuncias no son el fin del conflicto: “Lo que sigue es darle continuidad a las investigaciones que se están dando y que no quede sólo en la renuncia. […]. Para la gente lo que sigue es poner a una persona en la que tengan confianza, y ahora mismo la que asumiría formalmente el cargo es la secretaria Wanda Vazquez”. La antes Secretaria de Justicia está lejos de tener un historial limpio, sus nexos con la administración de Rosselló y las personas que han renunciado a su cargo ha sido suficiente para que Zulma Rosario, directora de Oficina de Ética Gubernamental (OEG), sometiera a investigación otro chat donde Vázquez pudo haber evidenciado dilemas éticos.

A pesar de la incertidumbre ante el futuro, las protestas lograron algo histórico y Puerto Rico está de fiesta.  “Si bien es cierto que la mayoría de las personas eran jóvenes y que hubo mucha participación de la población, también había familias, profesionales, médicos, retirados. Personas que no ves en otros contextos de conflictos portorriqueños”, de Ortíz. “Fue tan impactante que hasta el presidente de un banco [José Rafael Fernández de Oriental Bank] rápidamente hizo declaraciones. Aquí los bancos nunca hacen eso […] Y como él siguieron varios otros empresarios grandes de Puerto Rico. Esto verdaderamente nunca lo he visto”, agrega Omaya.

“Con estas imágenes no hay posibilidad de decir que somos ‘los mismos de siempre’, este es el pueblo y el país. Puerto Rico ha tenido casos de corrupción en toda su historia, pero eso combinado con el trato despectivo del gobernador a periodistas, políticos, personas de su propio partido y a los muertos por el huracán María ha tocado fibras imperdonables, en especial después de que mucha gente enterró muertos con sus propias manos. Eso sólo le dio gasolina al movimiento”, explica Cristina Quiles

Los sucedido en Puerto Rico es, sin duda alguna, una victoria histórica de la participación civil. Sobre el futuro, Omaya Sosa se muestra optimista: “La verdad no sabemos cómo o si el poder ciudadano puede llegar a resolver los problemas pero me gustaría pensar que sí.”

 

 

 

 

 

 

Las bocinas retumban al mismo compás que la voz de Bad Bunny cantaba el siguiente verso:

Te burlaste de nosotros con otros cabrones
E hiciste que el país entero se encojone
Manipulación, corrupción, conspiraciones
Ricky, renuncia y a tu mai que te perdone

“Afilando los Cuchillos” es un himno contestatario compuesto para la realidad contemporánea de Puerto Rico por Residente, líder de Calle 13, su hermana iLé y el propio Bad Bunny.

Ricardo Rosselló renunció a su cargo como Gobernador de la isla tras cerca de dos semanas de protestas, el 24 de julio casi a la media noche. El baile, los cantos y la música boricua mantuvieron la energía a tope en masivas protestas con una participación ciudadana nunca antes vista en Puerto Rico. Algunos sitios de internet llaman a este fenómeno “El perreo que tumbó al Gobernador”.

“Esto aglutinó a todas las clases sociales y a todas las tendencias políticas, usualmente aquí siempre hay protestas de un sector político o magisterios u obreros, pero no un tema común” dice Omaya Sosa, periodista del Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

Ricardo Rosselló Nevares es hijo de Pedro Rosselló, ex-gobernador de la isla entre 1993 y 2001, quien tiene una reputación ambivalente en Puerto Rico, pues en su gobernatura el territorio tuvo una serie de avances de infraestructura aunados a una economía saludable que —hacia el final— se vio manchada por arrestos y acusaciones de corrupción. Pedro Rosselló trató de volver a la vida política en tres ocasiones, pero no lo logró. La propia canción antes mencionada contiene un verso que dice así: “Tú no eres hijo del cañaveral, escoria / Tú eres hijo del cabrón más corrupto de la historia”.

La indignación colectiva alcanzó este punto por varios factores, primero, una serie de arrestos a funcionarios de alto perfil, la mayoría acusados de desvío de fondos y corrupción. La periodista Cristina Quiles explica que la detención de estos individuos fue un preámbulo al levantamiento social: “Desde este verano el FBI, que tiene injerencia en investigaciones de Puerto Rico por la situación política con Estados Unidos, ya había advertido que ocurrirían arrestos durante la temporada”. Entre los arrestados esta Julia Kehler, antes secretaria de educación y Ángela Ávila, administradora de Salud y Seguros de la Isla, entre otros individuos. Keleher fue arrestada por fraude y lavado de dinero, mientras que a Ávila se le adjudican varios cargos de corrupción. Quiles aclara que “entre esos departamentos [educación y salud] administran más de la mitad del presupuesto del país, proveniente de fondos federales de Estados Unidos”.

Protestas Puerto Rico

Ricardo Rosselló renunció a su cargo como Gobernador de la isla tras casi dos semanas de protestas, el 24 de julio casi a la media noche.

Posteriormente se filtró un chat de la aplicación Telegram entre Ricardo Rosselló y una variedad de amigos y compañeros de trabajo. En estas conversaciones se discutía —entre insultos, comentarios misóginos y homofóbicos, y memes a costa de otras personas— sobre política pública, negocios y hasta asuntos confidenciales. En el chat, en el que también participaba el Secretario de Estado Luis Rivera Marín, el encargado de Tesorería Raúl Maldonado y otros funcionarios (varios de los cuales ya renunciaron), señalaban o humillaban a gente como Ricky Martin; Melissa Mark Viverito, concejal de Nueva York y Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan (Rosselló bromeaba a su hipotético asesinato).

Sin embargo, el chat no sólo señaló a personas famosas y del mundo de la política, también incluía burlas a las personas que murieron durante y después del huracán María, que es posiblemente la peor crisis humanitaria que ha enfrentado la isla, y también confirma una investigación que destapó el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), donde desfalcos millonarios y tráfico de influencias eran delitos perpetrados, no de casualidad, por tres protagonistas del chat: Elías Sánchez Sifonte, excoordinador de campaña y amigo de Rosselló; Edwin Miranda, publicista y encargado de comunicaciones; y Carlos Bermúdez, encargado de comunicaciones.

Este reportaje, realizado por Luis Valentín Ortíz y Omaya Sosa del CPI, respaldó en gran medida las protestas, principalmente las que denunciaban un régimen corrupto y negligente que terminó por cansar a sus ciudadanos. En entrevista con Gatopardo, Sosa declaró que “No se trataba simplemente de tomar palabras [de un chat], sino de potenciales delitos, venta de influencias y mal uso de fondos públicos”. Luis Valentín Ortíz y Omaya Sosa fueron los primeros periodistas en liberar las casi 900 páginas de chats de Telegram.

A pesar de su importancia, los chats y arrestos representan la última parte de una mecha que lleva quemándose años en Puerto Rico, y explotó cuando el CPI reveló su existencia. En realidad, Puerto Rico atraviesa profundos problemas sociales y económicos desde hace algunos años. En 2016, el Congreso de Estados Unidos aprobó la ley PROMESA que, tras antes la crisis económica, establecía una Junta Fiscal bajo la cual Puerto Rico no tiene agencia sobre varias decisiones de su manejo financiero. De acuerdo a Quiles: “Esa junta ha determinado, aún por encima del gobierno electo de Puerto Rico, hacer recortes en salud, educación, el cierre de más de 200 escuelas estos años y la reducción de pensiones a personas con trabajos públicos, etc. Es una situación precaria que vivimos desde hace años”.

Gatopardo

 

 

También podría gustarte