Conflicto por recortes al presupuesto de cultura en Costa Rica

Gremio artístico indignado ante recorte de ¢255 millones al presupuesto del Ministerio de Cultura

Por Kimberly Herrera

Molestos, indignados y confundidos, así reaccionaron miembros del sector artístico costarricense ante la determinación de la Comisión de Hacendarios de la Asamblea Legislativa, al aprobar una moción que recorta el presupuesto del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) para el próximo año.

La moción aprobada fue presentada por la diputada del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) Shirley Díaz y planteaba que se le redujeran ¢255 millones a esta cartera y que los recursos se trasladaran a las Asociaciones de Desarrollo.

De acuerdo con Dennis Portuguez, viceministro administrativo del Ministerio de Cultura con una gran parte de este monto, iban a trabajar por descentralizar la cultura, para que más personas en el país tuvieran acceso al arte. También se pensaba contratar a más artistas que apoyaran en ese ámbito.

Cineastas, escritores y actores, forman parte de la lista de artistas que están desconcertados por la decisión legislativa.

“Independientemente al nicho específico que se le recorte, es un golpe al sector cultura y eso a su vez es un golpe al estado de bienestar”, comentó Henry Bastos, director de GAM Cultural e impulsor del Art City Tour.

Henry Bastos

Para el gremio, esta decisión solamente demuestra el gran desconocimiento que tiene el sector político sobre la importancia de la cultura para el desarrollo de Costa Rica.

“Se sigue pensando que la cultura es un adorno, pero la cultura es el ADN de un país y en este momento esa identidad nacional es multicultural, plural, multilingüe, que tiene que ir mucho más allá de la GAM. Es indispensable reconocernos en lo que somos y la manera de hacerlo es a través de la cultura y no sé, creo que desde el sector político se ve como si fuera un adorno de tercera importancia”. afirmó el escritor Carlos Cortés.

Cortés añadió que recortar este presupuesto que tenía como fin llevar la cultura a los lugares más alejados del país, es un “error gravísimo”.

“En todos los informes que se han hecho de cultura esa es una de las demandas más importantes. Recordemos que las costas son las zonas en las que se acumula mayor desempleo, la falta de oportunidades y si encima le negamos el acceso a derechos fundamentales – porque la cultura es un derecho fundamental establecido de esa manera por las Naciones Unidas- me parece muy grave”, señaló.

Industria cinematográfica

Para el gremio lo más preocupante es el recorte de ¢100 millones al Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, y el cual se destinaría en su gran mayoría al fondo El Fauno.

Este es un proyecto que ha permitido impulsar las producciones audiovisuales más importantes del país en los últimos años, como largometrajes, documentales y cortometrajes, entre otros.

“Extrañamente un recorte que va directo a una institución, a su accionar general. Pero la magnitud y el volumen del recorte, nos pone en un grave aprieto porque significaría o recortar, desaparecer, o suspender algunas cosas que hacemos, o comenzar a poner en situación deficitaria el quehacer general” indicó Ana Xotchil Alarcón, directora del Centro de Cine.

Para el cineasta Esteban Ramírez este es “un pésimo negocio” y señaló que lo más preocupante es que el crecimiento que había estado teniendo el cine costarricense, se va a estancar, o al menos crecer en menor cantidad.

“La cultura es un buen negocio para el país, están atrasados es decir, República Dominicana y Panamá con menos experiencia que nosotros están con unos apoyos inmensos. Al final de cuentas todo esto se invierte en el mismo país, entonces por todo lado lo veo como un pésimo negocio y obviamente va a golpear al cine.

Y agregó que “los que tenemos pasión y creemos que esto es un buen negocio, seguiremos haciéndolo, ya veremos de que otra forma, pero definitivamente esto nos va a golpear”.

Por su parte, la cineasta Hilda Hidalgo no encuentra explicación para los argumentos de los diputados pues Costa Rica está en uno de sus mejores momentos a nivel cinematográfico.

Hilda Hidalgo

“Es un momento fuera de serie que está viviendo la industria audiovisual en Costa Rica: tenemos películas costarricenses en los mejores festivales de cine del mundo que es una meta que no se había logrado hace cinco o 10 años. Además, el aporte que le hace el audiovisual al Producto Interno Bruto (PIB) supera el aporte del café, es decir, la industria audiovisual tiene un crecimiento veloz y solo en el siglo XXI llevamos 56 películas, entonces la coyuntura es muy positiva y justo ahí se va a frenar una industria que está en pleno crecimiento”, explicó Hidalgo.

Ante la situación, Alarcón afirmó que no permitirán que se les recorte el presupuesto y desde este mismo jueves se acercó a la Asamblea Legislativa a pedir explicaciones y a solicitar la ayuda de los legisladores para revertir esa moción.

“Estoy pidiendo a la Asamblea los criterios para tomar esta decisión, un recorte de esta magnitud y solo a una institución. con una nota que estoy dejando. Estoy convocando a todo al sector audiovisual para que conversemos y podamos poner en valor el trabajo que se hace, la importancia del fomento a un sector”, comentó.

Involuntario

Aunque la moción para recortar el presupuesto se aprobó con siete votos a favor (de los liberacionistas Wagner Jiménez, Yorleny León, Jorge Fonseca y Ana Lucía Delgado; los socialcristianos María Vita Monge y María Inés Solís; el independiente del bloque Nueva República, Harllan Hoepelman; y al republicano socialcristiano Otto Roberto Vargas) la mañana del miércoles cuando la Comisión de Hacendarios sesionó, durante la tarde los legisladores trataron de revertir el error.

Según explicó la diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC), Laura Guido, para ese momento seis diputados (de los 11 que integran la Comisión) estaban anuentes a darle los recursos al Ministerio de Cultura, sin embargo, por “un error involuntario” votaron en contra del presupuesto, enterrando así la posibilidad de darle los recursos a esa cartera.

Ahora el proyecto del Presupuesto Ordinario del 2020 será discutido en el Plenario Legislativo.

El monto solicitado para el próximo año por el Ministerio de Hacienda para dicha institución pública, era de ¢47.176 millones.

Los recortes

Nación


Error de voluntades deja al Ministerio de Cultura sin 255 millones de presupuesto para el 2020

Así como lo lee. Un error simultáneo de seis diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios dejó en firme y sin probabilidad real de revertir un recorte de 255 millones de colones al presupuesto del Ministerio de Cultura para el año 2020.

Lo ocurrido puede ser dificil de entender, así que expondremos los hechos de la siguiente forma para su fácil comprensión:

1. La diputada Shirley Díaz del Partido Unidad Social Cristiana presentó una moción, numerada como la 31, que pretendía un recorte de 255 millones de colones al presupuesto 2020 del Ministerio de Cultura, para trasladar esos recursos a las Asociaciones de Desarrollo Comunal.

2. Dicha moción fue votada en la sesión de comisión de la mañana de este miércoles de forma positiva por los diputados Harllan Hoepelman (independiente), Yorleny León, Wagner Jiménez, Jorge Luis Fonseca y Ana Lucía Delgado del PLN; y María Inés Solís y María Vita Monge del PUSC. Votaron en contra del recorte Carlos Avendaño de Restauración; Welmer Ramos y Laura Guido del PAC.

3. En la sesión de la comisión de la tarde se conoció una moción de revisión para que se repitiera la votación con la que se aprobó el recorte. La diputada Laura Guido y su compañero Enrique Sánchez explicaron que la disminución presupuestaria afectaba sensiblemente los programas del Ministerio para el próximo año.

4. La moción para repetir la votación fue aprobada con los votos afirmativos de Wagner Jimenez, Laura Guido, Welmer Ramos, Giovanni Gómez, Carlos Avendaño y Harllan Hoepelman. Votaron en contra Ana Lucía Delgado, Yorleny León y María Vita Monge.

5. Dado que la moción de revisión fue aprobada, se procedió entonces a votar la moción de recorte por segunda y última vez. Y aquí ocurrió el zafis: los mismos diputados que votaron a favor de que se repitiera la votación para revertir el recorte, votaron a favor de reiterar el recorte; y quienes votaron en contra de repetir la votación, votaron en contra del recorte. ¿Resultado? 6 a favor de la disminución, 3 en contra. Aprobada.

No fue sino hasta minutos después que los diputados se percataron del grave error que habían cometido y se fueron a receso para determinar si era posible subsanar lo sucedido. Sin embargo, el Departamento de Servicios Técnicos señaló que debido a que después de esa votación se pasaron a conocer otras mociones, ya era materialmente imposible anular la votación para repetirla, y por ende no había nada que hacer.

Recorte afectará Festival Nacional de las Artes

La moción aprobada en definitiva incluye recortes en ocho partidas del presupuesto de Cultura que en su conjunto suman 255 millones de colones.

La rebaja más grande es por 100 millones de colones para los gastos operativos del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, cuyo transferencia desde el Ministerio de Cultura el otro año se calculó inicialmente en 1219 millones de colones.

El recorte paradójicamente ocurrió luego que minutos antes, en la Comisión con Potestad Legislativa Plena Primera, se aprobara un proyecto de ley para otorgar la declaratoria de Patrimonio Cultural Inmaterial a la Romería de Coto Brus con motivo de la celebración de La Virgen de los Ángeles, actividad a la cual se le hizo un documental que fue proyectado a los diputados antes de la votación y que fue financiado gracias a «El Fauno», un fondo concursable para el financiamiento de proyectos de creadores audiovisuales y/o cinematográficos nacionales por un monto de ¢250 millones.

Precisamente el recorte afectará el monto disponible para ese tipo de apoyos para el año 2020.

Por el mismo monto de 100 millones, también se recortó la partida de servicios de gestión y apoyo, inicialmente calculada en 869 millones de colones, para los proyectos del Ministerio de Cultura relacionados con la realización del Festival Nacional de las Artes 2020 y otros proyectos que promuevan iniciativas culturales y actividades asociadas.

También se recortaron 15 millones de los 30 inicialmente presupuestados a la partida para contratar servicios profesionales de científicos sociales para la investigación, acompañamiento, seguimiento y cumplimiento de programas y proyectos que la Dirección de Cultura realiza de manera articulada con otras entidades del Ministerio, que permita el disfrute de los derechos culturales tales como el programa de formación en gestión sociocultural y los Centros Cívicos para la Paz.

También se recortaron 10 millones a las partidas de presupuesto extraordinario, información y transporte dentro del país; así como 5 millones a viáticos en el exterior y actividades de capacitación.

Delfino


Cineastas al borde de un ataque de nervios por millonario recorte presupuestario al Centro de Cine

Por Ana Chacón Mora

Los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios impusieron un recorte presupuestario al Centro de Cine de 100 millones de colones, que ha llevado a los cineastas al borde de un ataque de nervios. La directora, Ana Xóchilt Alarcón, expresó “profunda preocupación” por una decisión que “pone en peligro” al sector cinematográfico y audiovisual que ha demostrado su dinamismo con grandes logros como industria, como expresión artística de gran calidad y en la proyección cultural del país a nivel mundial.

Ante este panorama “tan desalentador para los creadores audiovisuales” Alarcón, directora del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, lanzó una convocatoria a defender el presupuesto máxime ante las declaraciones de los propios diputados de la Comisión legislativa que apuntan que “hubo un error” provocado por una moción que introdujo la diputada Shirley Díaz, de la Unidad Socialcristiana (PUSC) para que se recortaran 255 millones de colones al Ministerio de Cultura y Juventud, que incluía el recorte directo al Centro de Cine, con la intención de desviar esos fondos a las Asociaciones de Desarrollo Comunal.

Ana Xóchilt Alarcón

Para Alarcón este hecho «es grave» si no se corregir el error, “cosa que esperamos ocurra muy pronto”, sería de profunda preocupación porque “una medida tan drásticas pondría en grave peligro los avances logrados por la cinematografía y el audiovisual nacionales”.

Alarcón dijo que fue una maniobra imprevisible que impulsó la diputada Díaz, del PUSC, que generó un ambiente confuso en una votación contra reloj, que tuvo como resultado la aprobación de un recorte al presupuesto del Ministerio de Cultura y Juventud del orden de los 255 millones de colones, de los cuales se recortaron 100 millones al presupuesto 2020 del Centro de Cine.

Lo más inesperado es que “es la única institución de cultura a la que se le recorta en forma directa afectando al presupuesto ordinario en general, ya de por sí austero» señaló Alarcón en conversación con Informa-Tico.

“Para el Centro de Cine es una decisión absolutamente desacertada, este recorte detendrá muchos de los proyectos que se vienen gestando desde la institución y que afectarán, sin lugar a dudas, el fomento a una cinematografía que viene en crecimiento constante y en los últimos años ha dado grandes réditos al país”, indicó Alarcón.

La industria cinematográfica y audiovisual costarricense se encuentra en una fase de alta productividad que podría sufrir un shock con consecuencias económicas y afectación de puestos de trabajo en que se desempeñan personas jóvenes.

Trabajan para que se revierta

“Estamos trabajando para que se revierta esta situación, no vamos a detener nuestros esfuerzos para fortalecer la producción audiovisual, así como el apoyo a las personas creadoras y a los trabajadores del sector quienes sin duda, aportan a la cultura en general del país y a su proyección internacional” agregó la directora del Centro de Cine.

Señaló además, que “afectar a una institución empequeñeciéndola cuando ha venido aportando y, sobre todo, trabajando de la mano con uno de los sectores más pujantes de la economía, es pretender enterrar cualquier iniciativa de recomposición económica, por eso vamos a defender la institucionalidad para que no se vea afectado nuestro trabajo hacia las comunidades donde llegan nuestros servicios y a esa gran cantidad de trabajadores audiovisuales que han demostrado que con pequeños estímulos pueden dar un valioso aporte a la cultura y la economía nacional”.

La también cineasta Ana Xóchilt Alarcón, destacó que uno de los sectores de la población que en términos generales se vería muy afectado por el desempleo, son los jóvenes que laboran en el sector. Los proyectos audiovisuales que ha apoyado el Fondo de Fomento al Audiovisual FAUNO, han hecho posible que al menos 50 personas jóvenes trabajen en cada una de las series animadas que se están produciendo.

“Una decisión como ésta, recortar 100 millones de colones significa no sólo empequeñecer y empobrecer el aporte cultural, sino también afectar fuentes de empleo y emprendimientos culturales costarricenses”, sería doloroso que se consolidara, máxime cuando los diputados afirmaron que se trató de un error.

En las últimas horas, las acciones por defender la producción cinematográfica y audiovisual costarricense, la tarde y noche del miércoles y la madrugada de jueves, no han tenido horario pero también, agregó Alarcón, “hemos recibido por parte de muchas personas su total e incondicional apoyo para trabajar de manera conjunta en revertir esta decisión. A estas personas queremos decirles: vamos adelante! a defender el presupuesto del Centro de Cine.

Explicó la directora del Centro de Cine que «el primer paso que dimos fue entregar a la diputada Shirley Díaz un oficio en el que le estamos pidiendo explicaciones sobre los criterios por los cuales presentó su moción en esos términos y cómo fue el proceso que llevó a la aprobación. De manera simultánea, hemos sostenido reuniones con diputadas y diputados de distintas fracciones y con muchos sectores, para encontrar salidas que nos fortalezcan.»

Informa-tico


Gremio audiovisual rechaza tajantemente el recorte al cine

En un momento histórico para el cine costarricense, con estrenos en los festivales de cine más prestigiosos del mundo, Cannes, Berlín, Toronto, paradójicamente la Comisión de Hacendarios de la Asamblea Legislativa aprobó ayer la Moción 31 que recorta el Presupuesto del Ministerio de Cultura y Juventud por un monto de 255 millones de colones, 100 de los cuales salen directamente del presupuesto del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica (Centro de Cine).

Este recorte impacta directamente una industria que representa el 3% del PIB del país, así como la fuente de empleo de miles de profesionales y técnicos cada año. Puntualmente en el área audiovisual, disminuye al punto de la desaparición el Fondo El Fauno, primer y único fondo de apoyo y fomento a la Industria Cinematográfica del país, el cual ya de por sí, es sumamente pequeño e insuficiente. Su implementación y puesta en marcha busca el fortalecimiento de las industrias culturales del país.

Esto demuestra un claro desconocimiento del crecimiento que ha tenido la Economía Naranja a nivel mundial y un paso atrás como país frente a lo que está siendo una fuerte apuesta de desarrollo en otros países Latinoamericanos, respaldados en estudios del Banco Internacional de Desarrollo (BID).

“Según datos de la Cuenta Satélite de Cultura, la industria audiovisual aporta al PIB nacional el doble que la industria del café y del banano. Es hora de que el gobierno de Costa Rica invierta en el fomento de la producción audiovisual, que es por partes iguales, estratégica para la defensa de nuestro patrimonio cultural y una de las industrias de más rápido crecimiento económico en el país”, afirma Hilda Hidalgo, cineasta.

Gremio audiovisual rechaza recorte a cine

El gremio de cineastas costarricenses manifiesta completo rechazo a los recortes realizados en el presupuesto del Centro de Producción Cinematográfica Costarricense.

Durante los 5 años de su existencia, el Fondo El Fauno ha ayudado a financiar más de 40 películas y series nacionales. A través de estas producciones logra atraer inversión extranjera e inyectar capital en las comunidades.

La producción cinematográfica es una actividad que involucra a un sinnúmero de trabajadores de muy diferentes oficios y que genera productos que entran en el flujo internacional del comercio, por lo que además de una labor artística con un impacto cultural determinante, es considerada como una actividad de gran impacto económico en la sociedad, con encadenamientos productivos muy amplios. El Sector Cultura representa casi el 3% del PIB y el cine representa el 80% del Sector Cultura.

Dichas producciones son además, un instrumento de visibilización del país y solo en el 2019 el cine nacional ha logrado destacar a Costa Rica en las más importantes vitrinas internacionales: el Festival de Cine de Cannes, el Festival Internacional de Cine de Berlín, el Festival de Cine de San Sebastián, y el de Toronto, para mencionar algunos. Esto no solo promueve el arte costarricense sino que fomenta el turismo y el comercio exterior. Este efecto multiplicador se suma a los aportes que esta industria emergente hace a la cultura, la identidad y el arte de nuestro país.

La aprobación de la Moción 31, impulsada por la diputada del PUSC Shirley Díaz Mejías, constituye un manejo irresponsable que esta Asamblea está haciendo de los fondos públicos que pone en peligro el legado cinematográfico del país y el sector de producción que lo sustenta.

Este golpe al Centro de Cine viene después de una sucesión de recortes anteriores que suman 500 millones de colones, realizados durante el 2018 y el 2019. Así, el Gobierno Central ha puesto en jaque programas como Preámbulo, el Costa Rica Festival Internacional de Cine, nuestra permanencia en programas regionales como Ibermedia, giras y actividades de extensión a nuevos públicos y el proyecto de la Cinemateca Nacional.

Demandamos que los y las diputadas enmienden el error en dicha moción de recorte. Demandamos que el Poder Ejecutivo apoye al sector cultura de Costa Rica y guíe el camino hacia recuperar este presupuesto y buscar el apoyo para aprobar la Ley 20.661 Ley de Cinematografía y Audiovisual sin la cual estamos completamente desprotegidos como sector.

Video Ley de Cine

Los y las cineastas consideramos que la Costa Rica del Bicentenario debe ser notable en cultura y fuerte en identidad, una Costa Rica que cuenta sus propias historias y fomenta la creación de sus propias imágenes; al mismo tiempo que activamos la economía.

¡NO A LOS RECORTES EN CULTURA. NO AL DESMANTELAMIENTO DEL FONDO EL FAUNO Y EL CENTRO DE CINE!
¡DEMANDAMOS LA APROBACIÓN DE LA LEY DE CINE!

Algunos datos de importancia

EL DESPERTAR DE LAS HORMIGAS

Fue beneficiada por el fondo El Fauno con 20 millones de colones (37.000 USD) que atrajo una inversión extranjera de 150 mil dólares. Filmada casi en su totalidad en el Cantón de San Mateo, empleó a más de 100 personas entre actores, extras y proveedores de servicios como alojamiento, transporte y alimentación.

La película estrenó en el reconocido Festival Internacional de Berlín, Berlinale, y ha recorrido más de 30 festivales internacionales acumulando hasta la fecha más de 20 mil espectadores en todo el mundo, ventas internacionales y 8 diferentes reconocimientos poniendo en alto la cinematografía costarricense.

Para Luis Eduardo Rodríguez, presidente de la Asociación de Desarrollo Integral de San Mateo de Alajuela y actual presidente del Concejo Municipal, “la película benefició económica y socialmente al cantón, dando trabajo a cientos de personas, y le ha dado gran visibilidad mundial al país. Me sumo a la exigencia de no hacer este tipo de recortes que derivan en una mayor crisis del sector audiovisual.”

CENIZA NEGRA

Fue beneficiada por el fondo El Fauno con 20 millones de colones (37.000 USD) con los que atrajo una inversión extranjera de 450 mil dólares.

Filmada completamente en la el Caribe Sur, empleó a más de 150 personas entre actores, extras y proveedores de servicios como alojamiento, transporte y alimentación.

Fue la primera película costarricense en estrenarse en el Festival de Cine de Cannes, participando posteriormente en más de 40 festivales alrededor del mundo.

LUCÍA EN EL LIMBO

Cortometraje nacional co-producido con Francia y Bélgica. No obtuvo apoyos locales ya que no existe un fondo para producción de cortometrajes. Sin embargo, tuvo inversión privada local y atrajo una inversión extranjera superior a los 50 mil dólares. La película fue seleccionada en el Festival de Cannes y en el Festival de Toronto, respectivamente los encuentros cinematográficos más importantes de Europa y de América, brindando visibilidad internacional a la marca país y al talento nacional en medios de alcance masivo como Variety, Hollywood Reporter, Indiewire, etc. La película será vista en Francia gracias a la adquisición del reconocido canal Arte.

PÁJARO DE FUEGO

Actualmente en postproducción. Durante el rodaje se invirtieron más de 10.5 millones de colones directamente en servicios contratados en La Carpio.

Otras declaraciones del sector cultural

“El peor error que puede cometer nuestra precaria Asamblea es recortar el presupuesto de Cultura. Uno de los más afectados será el Cine, proyección internacional de nuestro país. Parece que a los políticos les duele un pueblo sensible que no acepte ser avasallado. Un pueblo sensible es capaz de enfrentar grandes retos en su desarrollo. Si cercenamos la cultura tendremos un pueblo indiferente, pasivo y sin ambición de futuro. No al recorte presupuestario. Si al recorte de salarios de los diputados.”

Leonardo Perucci, Actor

“Los costarricenses y los artistas estamos cansados de la ignorancia que reina en la Asamblea Legislativa y este concepto de ‘mercado’ neoliberal tan déspota y ruin con la cultura y rechazamos a priori todo intento de cercenar la cultura y las artes en Costa Rica. Nos ha costado muchísimos años tener el nivel que tenemos y no estamos dispuestos a dar un paso atrás. Vamos a luchar por lo que nos corresponde y por la inversión que este país debe hacer en cultura.”

Jimmy Ortiz, coreógrafo y bailarín.

“Asistir a un espectáculo va más allá de que te cuenten una historia: son espacios sanos de convivencia y encuentro para la comunidad, cuando se realizan al aire libre promueven espacios más seguros en las ciudades, gracias a su contenido también pueden representar medios de información y educación. Para el público es salud mental, los sensibiliza al experimentar sentimientos de justicia, entre otras cualidades. Nuestra sociedad necesita más acciones que impulsen la cultura, no recortes que la limiten.”

Kembly Aguilar, dramaturga y actriz de teatro.

Centro de Cine

 

También podría gustarte