Cumbias urbanas

186

La cumbia es una actitud de vida, expresa Amandititita

Por Juan Ibarra

Las historias que Amandititita narra casi siempre son una suerte de crónicas urbanas. Sus personajes pertenecen a la periferia de la Ciudad de México, aquel entorno que habitó siendo niña en los años 80.

Después del terremoto del 85 por muchos años no tuvimos un hogar fijo. Vivíamos en lugares rarísimos y lejísimos en el estado de México, con mi mamá, recuerda la cantante.

De aquella época, cuenta, le queda una fuerte sensación provocada por las fiestas en los barrios. “Cuando cerraban las calles y ponían el sonidero –y yo me acuerdo cómo bailaban–, en esos momentos, esas noches, ajenos a todos los problemas. Problemas que, en ese momento yo era muy chica y realmente no veía. Pero ahora me doy cuenta que eran lugares muy humildes y aprecio tanto esta capacidad de decir: ‘vamos a hacer la fiesta’”.

Dicho entorno, considera Amandititita, es de donde proviene su inclinación por hacer música del género. Porque para mí la cumbia es mucho más que un sonido, habla de una actitud ante la vida, de un levantarme. Para mí, es una protesta de una clase trabajadora, puntualiza.

Su último sencillo, ‘Cumbiar el mundo’, enfatiza ese mensaje. Se trata de un tributo a un sonido que hace felices a los músicos que produjeron la canción. Pato Machete y los creadores del moombahton, Titsworth y Dave Nada, se unen al llamado que hace Amandititita “a cumbiar las cosas.

Eso no quiere decir que las cosas van a cambiar, quiere decir que decides poner una cumbia en vez de llorar, o en vez de odiar, o en vez de seguirte sintiendo pésimo, explica la cantante. Aunque el tema fue grabado poco antes de que iniciara la pandemia, Amandititita no quería publicarla porque no sentía que fuera el momento, la energía estaba rara, considera.

El video de la canción fue producido con la colaboración de muchos de sus seguidores. La compositora les pidió grabarse bailando y se sintió conmovida al ver que la respuesta fue positiva. Recibió más material del que pudo incluir y le ayudó saber que la experiencia durante la contingencia sanitaria ha sido compartida.

Cuando inició su carrera musical, hace 11 años, Amandititita recuerda haber sido duramente criticada por no haberse dedicado al mismo género que su padre, Rockdrigo González. Ella atribuye eso a que su proyecto surgió en una época en que la cumbia era vista con muchos prejuicios. Ahora que el género ha sido reivindicado por muchos considera que es buen momento para que salga más cumbia, y para que la gente también se relaje, porque uno debe hacer la música que quiera.

Más que música

Sin embargo, Amandititita no sólo escribe música. Desde muy joven, la cantante es una gran entusiasta de la literatura, al punto de ya haber publicado un libro de relatos llamado Trece latas de atún. Dicha labor es una que se toma muy en serio. Escribe mucho pero no publica porque desconfía de sacar algo hasta considerarlo bueno.

Su respeto por la escritura proviene de su visión de dicha disciplina. Veía en ella otro mundo, mucho más valioso, controlable, mágico que el mundo en el que me tocaba vivir, lleno de dificultad, muerte, pobreza, de corrupción.

Debido a las exigencias que imponía a sus textos, comenzó a escribir canciones sintiendo que le era más fácil. A pesar de que disfruta de su faceta como música, Amandititita nunca ha descartado el escribir. Estaba insatisfecha porque el oficio de escritor es algo que si no realizas siempre traes adentro, menciona sobre los periodos en que ha tenido que parar esa labor.

Por eso ha decidido que los últimos años de su vida los pasará escribiendo. Afortunadamente, para la escritura la edad es algo que suma, señala. La actual ha sido una época que Amandititita ha dedicado a escribir, lo que le da tranquilidad. Hace poco terminó una novela que saldrá en formato audiolibro, aunque le interesan también el ensayo y la biografía.

Tampoco tiene planes para bajarse del escenario pronto, al menos no mientras exista un público que disfrute y pida su música. Cumbiar el mundo ya está disponible en plataformas digitales.

Jornada

También podría gustarte