Colombia: El nuevo ministro de cultura, Felipe Buitrago, priorizará recuperar el trabajo en el sector

1.217

“En este momento, la prioridad es recuperar los trabajos y las oportunidades en el sector cultura:” Felipe Buitrago

Arcadia habló con el nuevo ministro de Cultura, Felipe Buitrago, sobre la crisis que atraviesa el sector; sus planes para reactivarlo y el papel que jugará CoCrea, el nuevo fondo mixto; las implicaciones de la Ley Reactivarte, que pasó en el Congreso hace pocos días, y su visión de la cultura, entre otros.

¿Cómo ve el sector de la cultura en este momento? Y, pensando en ello, ¿cuáles son sus planes para el futuro?

El sector está muy afectado. La pandemia afectó transversalmente la economía del país, y le pegó particularmente duro a los sectores de la cultura que dependen de que pueda haber aglomeraciones: los conciertos, los festivales…etc.

Veníamos con una buena dinámica: 2019 cerró muy bien y 2020 estaba comenzando con la misma fuerza. Pero la pandemia nos obligó a cerrar alrededor de 5.600 infraestructuras culturales. La gran mayoría ya retomaron funciones, pero no al nivel en que estaban antes de 2020.

Actualmente, la prioridad es la recuperación de trabajos y oportunidades en el sector. Pero también llevarles contenidos culturales a los colombianos para que puedan pasar la página, y juntos podamos superar la crisis.

Es un momento crítico, pero llegamos con unas herramientas que nos ayudan a la reactivación, y nos dan la posibilidad inyectarle dinamismo al sector durante 2021. Sabemos que con ellas vamos a poderles darles oportunidades a los artistas, creadores y gestores culturales.

¿Se está refiriendo a la Ley Reactivarte, que pasó hace poco en el Congreso?

En parte, pero la estrategia de reactivación es más amplia. La Ley Reactivarte nos da un dinamismo institucional con Foncultura. Con ella podemos extenderle liquidez al sector a través de la reducción de la retención en la fuente; nos da flexibilidad con el manejo de la Ley de Espectáculos Públicos, cuyo fondo antes sólo podía invertirse infraestructura. Ahora podemos utilizarla para programación, para creación artística, y también nos da la oportunidad de aumentarles los recursos a los territorios para puedan invertir en cultura de manera descentralizada y autónoma.

Por otro lado, estamos trabajando con Bancoldex, Findeter, el Fondo Nacional de Garantías y el Ministerio de Comercio para seguir inyectándole liquidez y crédito a muchas empresas que lo necesitan para impulsar su reactivación, o reinventarse en el marco de la pandemia.

Tenemos que trabajar muy de la mano con los incentivos a la inversión que hemos creado en este gobierno.

Seguiremos trabajando en las rentas exentas a las empresas. Ya tenemos 326, y más de 300 están en evaluación. Seguramente se unirán pronto a las empresas que tienen renta exenta por siete años para crecer, invertir y crear empleos.

Con los decretos 474 y 679 tenemos un cupo histórico de 517.000 millones de pesos en incentivos fiscales para el 2021, que nos ayudarán a apalancar 1.4 billones de pesos en inversiones privadas. Por supuesto, contamos con el respaldo del Consejo Institucional de Economía Naranja en el marco de la política integral. Un marco de acción y seguimiento con más de medio billón de pesos en inversiones. A esto podemos sumar el trabajo que hemos hecho de agendas creativas, que también suman 1.18 billones de pesos en inversiones. Estamos trabajando en todos los frentes. Tenemos una estrategia integral que incluye a todo el sector cultura.

En este momento, ¿cuál es su prioridad en el sector, y a quién ve mejor parado?

Lo más fuerte, sin duda, es el audiovisual. En medio de la pandemia activamos el incentivo a la inversión extranjera y hemos recibido 14 proyectos con cifras récord de inversión. La producción paró durante un tiempo, pero ya está recuperando y creo que está a todo vapor.

El Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC) se redujo, pero afortunadamente el sector no depende solamente de él, y, ya estamos trabajando con Proimágenes para que en 2021 el funcionamiento del FDC sea satisfactorio.

Todos los elementos de desarrollo de contenidos digitales están en auge. La pandemia obligó a una reinvención y a una digitalización acelerada que fortaleció a estos sectores.

Y los más afectados son los eventos, los conciertos, el sector de la música y, especialmente, los músicos que trabajan de manera informal. Después de ellos, otro sector vulnerable en este momento es el teatro.

La prioridad es reactivar los sectores más afectados, y aprovechar que los que están bien parados nos ayuden a jalonar.

Con la pandemia, el acceso a internet se volvió mucho más importante. Con respecto a este tema tengo dos preguntas: 1) ¿cómo van disminuir la brecha de acceso a internet que existe en el país?, y 2) la gente está acostumbrada a no pagar, o pagar muy poco, por el contenido que consume en internet. ¿Qué tienen pensado para que eso no afecte la viabilidad económica de la industria creativa?

Estamos trabajando con el MinTIC. La conexión desde los hogares es una prioridad para el presidente. Estamos trabajando en acelerar el acceso a la banda ancha en todo el territorio. Partes de la población aún no tienen acceso a internet, y cerrar esa brecha es una prioridad.

Y con resto a la parte económica, parte de la reinvención es también una adaptación cultural. Muchas plataformas están comenzando a generar contenidos especiales que enriquecen la experiencia de las personas, y están cobrando por eso. Necesitamos que los usuarios colombianos se acostumbren a que hay contenidos que son gratuitos -como cuando la alcaldía organiza un concierto de Rock al Parque-, pero hay otros por los que hay que pagar.

¿Qué es lo que más falta le está haciendo a la economía cultural del país?

La principal debilidad del sector es la capacidad de gestión a nivel micro y territorial. Tenemos grandes empresas y grandes fundaciones, y artistas y creadores que son buenos la gestión. Pero la informalidad en el sector es muy grande, y parte de ella se debe a deficiencias en el manejo de la contabilidad y la planeación de un proyecto o un evento. Eso hay que corregirlo.

La capacitación de gestión del sector es fundamental no sólo para la reactivación, sino para que mejore la calidad de vida de las personas que trabajan en él.

¿Cuál es el primer paso?

Estamos trabajando con el viceministro José Ignacio Argote en programas de formación en estos temas. Hicimos un primer piloto este año que fue exitoso. Teníamos la idea de capacitar 200 personas, sobre todo en los entes territoriales, y terminamos con 600. Ya estamos viendo los efectos de esa capacitación en las decisiones que se toman a nivel local.

Para el próximo año la meta inicial es mil, pero esperamos poder duplicarla.

A través de CoCrea también tenemos la idea de generar proyectos y procesos de formación muy profundos que, de la mano del SENA, nos ayuden a capacitar a miles de colombianos en gestión y emprendimientos culturales y creativos.

CoCrea es una entidad mixta que surgió a mediados de este año. ¿Cuál va a ser su papel en el desarrollo del sector cultura en 2021?

A CoCrea hay que entenderlo como Proimágenes, pero de toda la cultura. Es quien administra el incentivo de las inversiones o donaciones a proyectos de la economía naranja. Tiene un cupo de 300.000 millones para el próximo año. Eso nos permite casi 900.000 millones de pesos en inversiones.

Este año cerramos con más de 500 proyectos postulado y alrededor de 150 que ya están avalados.

Como fondo mixto, será el encargado de administrar Foncultura. Con ese fondo vamos a empezar a darle más dinamismo al sector. Foncultura nos da la posibilidad de romper la anualidad fiscal, que hoy nos limita muchísimo, particularmente en el trabajo con los estímulos porque nos toca cerrar año a año todos los procesos. En muchos aspectos, el sector funciona alrededor de los estímulos, pero necesita más libertad para poder crear y llevar a cabo proyectos de largo aliento. Foncultura, a través de CoCrea, va a ayudar en eso.

CoCrea, como dije, también tiene una misión formativa y de capacitación del sector. En la medida en que tengamos recursos, se irá expandiendo con socios como el SENA y las universidades. En 2021 esperamos poder establecer programas de capacitación, sobre todo en temas de gestión de la cultura.

¿Se ha visto afectado CoCrea por el golpe que la pandemia le ha dado a la economía del país?

Nos afectó, en el sentido en que teníamos todo preparado para empezar en abril y comenzamos en julio. Eso retrasó la apertura de la convocatoria de estímulos. Aún así, logramos una buena recepción. En 2021 queremos abrir la siguiente convocatoria rápidamente porque necesitamos que el sector se reactive, y que se consolide el trabajo corresponsable entre la academia, el sector privado y el sector cultura.

Tradicionalmente Colombia ha invertido en cultura, pero no había contado con un incentivo fiscal. Eso en materia de donaciones, con respecto a la inversión, el sector, por naturaleza, tiene riesgos y los incentivos fiscales ayudan a reducirlos y a atraer inversiones en proyectos innovadores.

Las grandes empresas del país suelen estar en las grandes ciudad, ¿cómo van a llegar los incentivos que maneja CoCrea a los territorios?

Estamos trabajando de cerca con alcaldías y departamentos. Como parte de esa descentralización, venimos trabajando las agendas creativas con 17 departamentos y capitales. Ya tenemos 10 agendas en las que los departamentos y municipios están comprometidos a invertir 1.18 billones de pesos en proyectos estratégicos en los territorios. El próximo trimestre tendremos otras siete agendas en siete departamentos.

Además estamos enriqueciendo cada municipio con áreas de desarrollo naranja. Eso nos permite descentralizar y construir capacidad de gestión.

Por último, ¿cómo definiría cultura?

La cultura es lo que somos todos. A todos nos definen nuestra lengua, nuestras tradiciones…etc.

Pero con respecto a la misión del Ministerio, la cultura es la diversidad de expresiones con las que nos conectamos y construimos un mejor país. Alrededor de esa diversidad nos desarrollamos como seres humanos integrales, y son los territorios los que marcan la pauta.

La ONU propuso que 2021 fuera el año mundial de la economía creativa y el desarrollo sostenible. ¿Cuáles son los planes para Colombia?

Vamos a trabajar de manera articulada con muchos países en una agenda de reactivación global, y de aprecio por el sector cultural.

Estamos en una transición profunda por lo que muchos llaman la 4 Revolución Industrial, y en ella la cultura juega un papel fundamental. Es el reto de pasar de una economía de la extracción a una del pensamiento y de las ideas, y ahí la cultura es protagonista.

La idea del presidente es que la cultura esté al frente en esa transformación que tenemos que hacer.

Por eso necesitamos que el ecosistema esté saludable. Uno puede tener artistas -que, como vimos, no paran de crear ni en pandemia-, pero si no hay una red de galerías, de museos y un buen sistema de formación, el arte no le llega al público.

El trabajo más difícil es lograr que ese ecosistema tenga agentes grandes, pequeños, medianos y que todos encuentren acceso a financiación comercial o la que ofrece el Estado a través de becas para la creación.

No es sólo un tema de que el Estado regale plata, también tenemos que pensar en los de los privados y en la autogestión de muchos creadores. La idea es contemplar todas las posibilidades para que el ecosistema sea resiliente y los colombianos encuentren oportunidades.

Revista Arcadia

También podría gustarte