Un espacio diagonal para el arte en Puerto Rico

Un enorme espacio en blanco da la bienvenida a Diagonal. En las paredes no cuelgan pinturas y tampoco figuras escultóricas, como advirtiendo que la mejor obra de arte es la que se construye desde la imaginación.

Desde el pasado mes de septiembre las artistas y profesoras de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico, Carola Cintrón Moscoso, Migdalia Luz Baréns y Enitayaset Rodríguez están a cargo del espacio de exhibición del local La Respuesta, en Santurce, al cual han llamado Diagonal. Anteriormente, el lugar lo corría José Morales, encargado de La Respuesta y de La Marqueta Retoña en Nueva York, pero el año pasado invitó a las artistas para que fueran ellas las que se encargaran del espacio.

“Es interesante porque el lugar no tenía nombre como tal, era el espacio de exhibición de La Respuesta. Nosotras llegamos a crear una identidad. Creamos el logo, lo nombramos y nos preguntamos qué queríamos hacer con el espacio”, explicó Migdalia Luz Baréns en entrevista con El Nuevo Día.

Haciéndose varias preguntas fue que las artistas llegaron a la conclusión de que querían desarrollar un lugar que no fuera galería, sino que sirviera de lugar de exhibición, pero, sobre todo, de exploración, donde se pudieran llevar a cabo desde talleres hasta residencias artísticas.

“No nos interesaba que fuera un espacio comercial solamente. También estábamos interesadas en que se enfocara más en prácticas contemporáneas que tuvieran que ver con nuevos medios, tecnología y arte digital”, compartió Carola Cintrón Moscoso.

Partiendo de esa multiplicidad de medios que deseaban trabajar, así como de la forma del propio espacio, fue que decidieron nombrar el proyecto Diagonal. Desde la creación del lugar, se han presentado tres exhibiciones, dos colectivas (“Apertura” y “Dimissus”) y una individual (“Cifrado”, de Eduardo F. Rosario).

Hoy, sábado, se llevará a cabo el cuarto proyecto, con “En-cierro”, de la artista Awilda Sterling, quien ha readaptado para Diagonal la pieza que hizo como parte de la residencia artística que llevó a cabo en octubre en la Sala Experimental Carlos Marichal del Centro de Bellas Artes de Santurce. Este proyecto híbrido combina las disciplinas del performance/ la danza experimental/ las artes gráficas/ animación/ vídeo y arte sonoro.

Sterling, quien es la primera artista residente de este lugar de exhibición y exploración, ha estado sumergida en el local desde hace varias semanas, trabajando con los retos que plantea el propio espacio.

Las encargadas de Diagonal contaron que la artista inicialmente quería montar una tarima para presentar la pieza, pero luego de estudiar el área, cambió de parecer.

“Lo interesante es que a veces los artistas llegan con una idea, pero cuando llegan aquí ven que el espacio los fuerza a conversar, como que no hay escapatoria”, precisó Migdalia Luz Baréns sobre la primera incomodidad con la que se enfrentan los creadores cuando llegan a Diagonal.

Otros enfoques

Esa exploración es parte fundamental de la propuesta del sitio, donde se han presentado piezas de sonido, luces y de otros medios y soportes tecnológicos que no son comunes observar en museos o en galerías comerciales. El respaldar y exhibir esos otros proyectos es justo el enfoque de Diagonal.

Otra particularidad del espacio es que es administrado por tres mujeres algo que tampoco es común en el circuito artístico santurcino -que, con algunas excepciones, como El Lobi, dirigido por Vanessa Hernández- es dominado por hombres.

“Yo creo que a nosotras nos motivaba mucho la idea de correr un espacio por mujeres, aunque no somos partidarias de separar los géneros de esa manera”, precisó Midgalia Luz Baréns, destacando que en Diagonal se les da espacio tanto a trabajos de hombres como de mujeres.

“Ceo que, como dice Migdalia, nos atrajo mucho la idea de que fuéramos nosotras tres que coincidimos en muchos puntos de trabajos, que coincidimos en artistas que entendemos pertinentes, en medios que nos interesan, en formas de acercarnos a diversas cuestiones del arte… No es un enfoque de que solo enseñamos trabajos de artistas mujeres, ese no fue el propósito. El enfoque ha sido más acerca del medio que cualquier otra cosa”, agregó Carola Cintrón Moscoso.

Ambas artistas, en tanto, coincidieron en que en momentos de crisis como los que se viven actualmente a nivel nacional e internacional el arte es la mejor forma de resistir y que precisamente por esa crisis es que se han abierto más espacios dedicados al arte en el país.

“Nosotras nos enamoramos de la idea de Diagonal a modo de la resistencia, por la impotencia que sentimos por lo que está pasando. Sentíamos la necesidad de mover lo que uno cree debe ser pertinente en el arte, en los procesos creativos, darle voz a voces que no estaban siendo escuchadas. Esta ha sido nuestra herramienta de resistencia”, concluyó Migdalia Luz Baréns, provocando a mirar de otras maneras, quizás desde la diagonal.

Publicado en El Nuevo Día
También podría gustarte