Micaela Chauque, música andina: “Mi disco tiene sonoridades muy orgánicas, pero también un sutil trabajo con sintetizadores”

Por Daniel Cholakian – Nodal Cultura

Micaela Chauque es una artista vinculada desde hace años a la música. Además de tocar diversos instrumentos, cantar y componer, es licenciada en folklore, bailarina y lutier. Sus instrumentos, como su música, han recorrido el mundo y los escenarios. Chauque ejecuta como pocos la quena y el sikus y es considerada la mejor vientista del noroeste argentino.

Ha tocado con grandes maestros de la música tradicional andina como Jaime Torres tanto como con una de las grandes bandas de rock argentino, Divididos. El propio Ricardo Mollo, que había comprado alguno de los instrumentos creados por Chauque, la invitó a acompañarlos en una gira nacional.

“Ellos fueron a Tilcara a presentar su disco, y los conocí porque tuvieron la feliz idea de ir para allá. Me encontré con un lenguaje musical a simple vista muy distinto, pero que sin embargo tiene un código común en la manera de compartirlo, en el rock podemos poner coplas, bagualas y además puedo bailar naturalmente”, contó a Nodal Cultura

Ella vive en Tilcara y desde allí desarrolló su carrera que la llevó a escenarios de muchos países en todo el mundo. Está presentando su nuevo disco Jallalla, que es el primero que graba fuera de su lugar en el mundo.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, texto

“Nací en la comunidad Finca Santiago, de Iruya, al norte de la provincia de Salta, vecina de Humahuaca. La música para mí es parte de una forma de vida. Es un trabajo que hacemos todos los días, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Mi trabajo tiene mucha dedicación. Lo que uno hace es apropiarse del arte, como una forma de vida, como un lenguaje donde encuentro la posibilidad de expresarme a través de los instrumentos y la voz”, se presenta Chauque al comenzar el diálogo.

Además de su trabajo en la música, Chauque destina algo de su tiempo a la gestión cultural. Desde hace 4 años organiza en los veranos de noroeste argentino un encuentro de mujeres músicas. Dos días de intercambio entre artistas de toda la Argentina.

“Hemos creado un encuentro nacional de mujeres artistas que se llama ‘Jallalla Warmi’, que se va a realizar el 11 y 12 de enero de 2019, en la localidad de Tilcara. La próxima va a ser la 4ta edición. La finalidad de este encuentro es poder compartir con otras mujeres de la música el diálogo, hacer talleres, compartir esos días juntas”, cuenta Chauque.

El domingo 2 de diciembre Jallalla se presentará en Buenos Aires, con entrada libre y gratuita. La cita será a las 20 hs en la Usina del Arte, Agustín Caffarena 1 y las reservas de las localidades se hacen a través de la página web del espacio cultural

Si tuvieras que contar que trae el disco y cómo será el yo ¿cómo lo contarías?

Este disco tiene gran parte de mi historia personal de los últimos años. Tiene los sonidos de la tierra, del viento y de los Andes pero renovados, construidos desde nosotros, la generación que siguió a los maestros de los vientos como Uña Ramos. Nosotros somos ese nuevo aire, ese nuevo aliento que damos en este Jallalla. Es nuestra versión de muchos de temas tradicionales, que nosotros hacemos contemporáneos. Tiene sonoridades muy orgánicas, pero también un sutil trabajo con sintetizadores, haciendo que no se note que la música tradicional esté intervenida con sonidos electrónicos.

Jallalla para mí, en este disco, significa sacar desde adentro la energía, con el Ja, y fortalecerla con los vientos, con un Lla, y con la voz, el otro Lla. Lograr ese equilibrio entre dos fuerzas que se reproducen y se multiplican cuando están juntas, es el Jallalla, con un sonido absolutamente distinto, grabado desde otro lugar, desde otra perspectiva.

¿Cómo es ese sonido de los vientos andinos? ¿Con qué tradiciones dialoga?

Está relacionado con el paisaje, con los Andes, con las montañas, con los cerros de colores, con la Quebrada de Humahuaca, la Puna de Jujuy, de Salta, de Catamarca, de La Rioja. Todo ese noroeste argentino, que es andino desde los valles hasta la Puna. Hasta las montañas más altas de los Andes. Pero también es un legado cultural que históricamente estuvo estrechamente ligado, más allá de las fronteras con Bolivia, con Perú, con Ecuador, con Chile hasta Colombia. Formamos un gran territorio andino, que en nuestro norte está vivo y presente y vigente.

En un carnavalito, en una copla, parece aparecer una voz comunitaria que resuena a casi todos los habitantes de la región, incluso los que viven en las grandes ciudades

Si, y yo creo que tiene que ver con la memoria ancestral. Una memoria que traemos en la copla, la baguala, que está en el sikus, en la quena y hace referencia a esa memoria de pueblos que han trasmitido sus tradiciones a través del hablar entre las generaciones, de abuelo a padre a hijo y a nieto. Yo creo que ahí están esos puntos de contacto entre todos.

Cuando se te escucha y se te ve tocar trasmitís una suerte de alegría interna ¿Te divertís cantando?

Si, totalmente. Mucho más en esta época del año, ya empezamos a cantar formas de carnaval, tengo varias amigas de todo el país a las que ya les estoy preguntando si ya se están preparando para el juego de comadres. Y ellas me dicen “chuuuu ¿ya estás pensando en el carnaval? Falta un montón”, pero faltan menos de 100 días!

Y mi música invita a compartir ese espíritu. Yo invito a todos los que tengan instrumentos, guitarras, charangos, sikus, quenas, que los traigan al show en la Usina del Arte, así cerramos con un gran carnavalito y nos divertimos haciendo música juntos.

 

 

 

 

También podría gustarte