Ecuador: por el recorte del presupuesto universitario peligra la continuidad de la Universidad de las Artes

Universidades del Ecuador denuncian recorte presupuestario para sueldos y salarios

El rector de la Universidad de Cuenca, Pablo Vanegas, denunció este sábado 2 de mayo de 2020 que el Ministerio de Economía y Finanzas disminuyó el presupuesto para el pago de sueldos y salarios de todo el 2020. El monto del recorte es de USD 5,5 millones, de un total de USD 52,2 millones.

De acuerdo con un comunicado de este centro de estudios superiores, “el argumento utilizado para justificar esta reducción de nuestro presupuesto y el de todas las universidades públicas del país, se basa en su condición de órgano rector de las finanzas públicas a nivel nacional y la emergencia sanitaria en el país, argumento que no sustenta lo actuado, ni es aceptado por las universidades”.

Según Vanegas, están conscientes del difícil momento por el cual atraviesa Ecuador, “hemos sido, somos y seremos solidarios, sin aquello implique poner en riesgo a nuestras futuras generaciones.

Hoy, la educación es más necesaria que nunca, es la única arma que nos permitirá enfrentar las nuevas condiciones presentes”.

El gobierno de Lenín Moreno reducirá 98 millones de dólares de presupuesto para la educación superior y pública en el país.

Vanegas aclaró que no piensa despedir a ningún profesor y empleados ni reducir los salarios, sino exigir que se respete los recursos para la educación. Según anunció, para él próximos lunes 4 de mayo tiene previsto que se reúna el Consejo Universitario para analizar el tema, pero dijo que el impacto es grave porque se lo hace a mitad de ciclo lo que afecta a la planificación universitaria, que concluirá en agosto de 2020.

Para que se entienda las consecuencias, eso implicará prescindir de cerca de 400 profesores para este semestre en marcha.

Varias autoridades universitarias del país se suman al reclamo por la reducción del presupuesto para la educación superior. Maria Augusta Espín Vicerrectora Académica y de Posgrado de la Universidad Central del Ecuador ha señalado mediante redes sociales que «Es un crimen lo que están haciendo y resulta desesperante que no podamos tomarnos las calles.»

Juan Ponce Jarrín Director de FLACSO sede Ecuador también evidenció su preocupación por el anuncio de la reducción de presupuesto notificado por el Ministerio de Finanzas, reducción que también regiría para demás instituciones públicas de tercer nivel.

Pichincha comunicaciones


¿Cuál será el futuro de la Universidad de las Artes?

Por Pamela Jijón

«Somos enanos encaramados a hombros de gigantes.
De esta manera, vemos más y más lejos que ellos,
no porque nuestra vista sea más aguda
sino porque ellos nos sostienen en el aire
y nos elevan con toda su altura gigantesca»
Bernardo de Chartres

El 31 de abril de 2020, mientras el confinamiento visibiliza nuestra fragilidad comunitaria, entre las acciones desafortunadas del presente gobierno, la Secretaría Nacional de Educación Superior, de manera imprevista decidió cesar de sus funciones a la comisión gestora de la Universidad de las Artes y con ella a su rector, Ramiro Noriega. Con la arbitrariedad de esta decisión se cierra una primera etapa de la vida institucional de este proyecto cultural, que hoy es uno de los principales emblemas de la educación en artes en América Latina.

La Universidad de las Artes, en cinco años, ha convocado a casi 2 mil estudiantes y 160 docentes que cristalizan día a día el proyecto educativo. Los logros alcanzados no se han producido por magia, sino por trabajo. Y esto que parece obvio, no lo es, pues, en un contexto en que todo lo que tenga que ver con la educación, la cultura y el arte se construye a contracorriente, sólo el trabajo arduo, colectivo y revolucionario puede pasar de la idea a la creación.

La Universidad ha tenido como lema a la educación pública en artes como un derecho y ha llenado sus aulas de un alto nivel de pluralidad social. El modelo pedagógico de la UARTES, conducido equipos profesionales de altísima calidad ha terminado con la discusión entre la ‘alta cultura’ y la ‘baja cultura’.

Guayaquil se ha dinamizado con la presencia de jóvenes creadores, que en su pleno centro han habitado el espacio público de formas nuevas e inspiradoras. Jóvenes de todo el país ocupan hoy edificios municipales antes abandonados. Guayaquil, ciudad de un país en el que la cultura no es sino el privilegio de pocos, tiene ahora una biblioteca impresionante, en la que se reconoce la decisión de ver en ella un espacio público, abierto a todos, un espacio móvil, vivo.

Además, la UARTES ha sentado las bases para viabilizar la investigación en artes. Las publicaciones, los encuentros, los coloquios, los intercambios, los convenios creados en estos 5 años han posicionado a la UA a nivel nacional e internacional como una referencia en la educación en artes.

Por último, en un país como el nuestro, en que la corrupción es la norma en las instituciones públicas, es importante reconocer y celebrar una gestión honrada y transparente.

En un proyecto tan complejo y nunca unívoco como es la creación de una Universidad, el espacio para la oposición, el conflicto, la crítica es natural y deseable. El cierre de esta primera etapa será seguramente el momento propicio para que las distintas visiones que han podido estar en desacuerdo se activen y hagan realidad sus ideas. De eso se trata, de alternar para construir entre todos. Trabajando.

Ojalá, que la nueva etapa de la Universidad no trunque la vida de una Institución que hoy encuentra especial pertinencia.

Vistazo


Declaración de las direcciones de los departamentos de la UArtes

Las Direcciones de las Escuelas y Departamentos Académicos de la Universidad de las Artes, ante la inesperada reducción presupuestaria del sistema de educación pública, manifestamos lo siguiente:

Sobre la educación pública, recaen las responsabilidades más significativas del desarrollo de toda nación, entre otras, su capacidad misma de construirse de una manera transformadora y de dotar a la sociedad de un sentido propio, consciente del presente y la realidad.

La Universidad de las Artes ha gestionado los recursos públicos, siempre pensando en garantizar y proteger los derechos de las y los estudiantes a una educación digna y de calidad. En correspondencia con esto, hemos preparado con gran esfuerzo y en el contexto de la compleja situación humanitaria y sistémica que atraviesa el Ecuador, el período ordinario de clases que comienza el lunes 4 de mayo del año en curso.

Como comunidad, en sintonía con otras universidades, rechazamos categóricamente la reducción presupuestaria dictaminada por el gobierno a través el Ministerio de Economía y Finanzas el 30 de abril del 2020, y que afecta sensiblemente a la educación pública en toda su extensión.

Miramos con honda preocupación las consecuencias a las que podría llevar dicho recorte del presupuesto de las universidades públicas; que pone en peligro la continuidad de los procesos educativos y su calidad; atenta contra la estabilidad laboral y la retribución justa del personal académico y administrativo; y vulnera el derecho a la educación de las y los estudiantes.

Demandamos que se reviertan estas medidas que contradicen lo dispuesto en nuestra Constitución (Art. 26 y 27) y, en el contexto del estado de excepción vigente desde el día 16 de marzo, lo establecido por el Artículo 165 (numeral 2).

Nuestro mayor objetivo es seguir enriqueciendo el proceso de construcción de una universidad única, cuyo aporte a la sociedad se centra en la formación superior en el campo de las artes y la cultura, derechos consagrados en la Constitución.


Manifiesto de los docentes de la escuela de Cine de las Universidad de las Artes

Al Presidente de la República,
Al Secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación,
Al Ministro de Finanzas,
Estimados señores:

Los docentes de la Escuela de Cine de la Universidad de las Artes nos dirigimos a ustedes para expresar nuestro desacuerdo y condena de las medidas que han adoptado en las últimas horas con respecto a las universidades del país y a nuestra universidad en particular.

1. Estamos totalmente en desacuerdo con el Acuerdo Ministerial N° SENESCYT-2020-045 del 30 de abril pasado. Faltando apenas 3 días para el inicio del semestre I2020 –incluidos un feriado nacional y un fin de semana- se decide cesar en funciones a los miembros de la Comisión Gestora, y en consecuencia, destituir al rector de nuestra universidad. Todo esto, en un país en estado de emergencia, bajo cuarentena decretada por la pandemia del Covid 19.
Consideramos un completo sinsentido el tomar este tipo de decisiones justo en la coyuntura actual, ya que crea inestabilidad y afecta directamente los procesos académicos que hemos venido apuntalando para poder empezar nuestras labores académicas de forma virtual.

2. También estamos en desacuerdo con la arbitraria reducción del presupuesto de las universidades del país que ha sido adoptada por el Ministerio de Finanzas, en flagrante violación a la Constitución del Ecuador y a sabiendas de las graves consecuencias que esta medida tendrá en el empleo de los docentes y los administrativos, y sobretodo en el acceso al derecho a la educación de miles de jóvenes ecuatorianos.

En estos momentos, en los que para el mundo entero se ha hecho evidente la vigencia de lo público y la necesidad de fortalecer los sistemas de salud y educación, nos desconcierta la premura y urgencia de estas medidas. La emergencia mundial ha demostrado también la importancia de las artes y la cultura en la cotidianidad del ser humano, no como un lujo sino como una necesidad vital.

Además, ahora es cuando más importante es mantener continuidad en los procesos para que los jóvenes estudiantes puedan retomar sus actividades e intentar seguir con sus vidas en un contexto tan incierto como el que estamos viviendo.

Con la experiencia vivida por la UARTES, hemos demostrado en la práctica diaria que la educación pública de calidad en artes es un derecho y es posible garantizarlo. La emergencia sanitaria actual nos dice que aquello es más necesario que nunca.

No se trata solamente de dos actos arbitrarios y violentos, sino de una muestra de insensibilidad con los procesos en curso y el delicado momento que atravesamos como comunidad universitaria, como ciudad convulsionada, y como sociedad. Esa insensibilidad sorprende y ofende, viniendo de la autoridad pública encargada de velar por el desarrollo de la educación superior.

La toma de esta decisión en las presentes circunstancias hace temer que la intención detrás de la cesación en funciones del rector de la Uartes se inscribe dentro de un proceso de debilitamiento de la educación superior pública. Una serie de medidas tomadas por el gobierno en los últimos tiempos alimentan nuestra sospecha. Si lo
que se quiere con esta medida es crear condiciones para dar continuidad a la reducción presupuestaria y a la precarización institucional, sepa que aquí existe una comunidad universitaria consciente, crítica y vigilante del respeto de los derechos establecidos en nuestra Constitución.

Nuestra intención -nuestra obligación- es defender un proceso que se ha construido colectivamente, con mucho esfuerzo y creatividad, y que los estudiantes no han recibido como una dádiva sino como la posibilidad de ejercer un derecho ciudadano largamente postergado hasta la creación de espacios como la UARTES.

Expresamos nuestro desacuerdo total con las decisiones tomadas y le informamos que estaremos vigilantes de las políticas y las medidas que afecten este proyecto universitario que va mucho más allá de cualquier persona o grupo, pues ha logrado ampliar el horizonte de miles de estudiantes que sin la UARTES no tendrían acceso real a una formación de calidad para las profesiones artísticas.

Suscrito en Guayaquil, en el Día Internacional del Trabajador, mayo 1ro de 2020.

También podría gustarte