Desde el silencio de Francisco Proaño Arandi

1.537

Desdelsilencio«Hay veces en que el silencio discurre normal, diría que en la superficie de las cosas, como cuando alguien habla y calla, pero el rumor de los pensamientos, de lo que se quiere decir, permanece como un rumor apagado, aunque inaudible, en el entorno. No es así cuando alguien pronuncia algo insospechado o brutal, algo impensado, o está a punto de sobrevenir un suceso fatal o extraordinario: entonces el silencio se ahonda, como si se abriera un abismo, y su insonoridad, habitada sin duda, hecha de pulsiones y desconciertos profundos, carcome las cosas, nos lleva a la contigüidad con el vacío, con lo absoluto, lo indecible o la nada.»
Jiménez, investigador de Policía, es el encargado de descifrar la muerte del fiscal de la república, Federico Altamirano. En esa búsqueda, descubre las pulsiones que mueven, incluso de un modo contradictorio, las acciones propias de los seres humanos. En este memorial, el investigador intenta desenmarañar la verdad escuchando las voces de quienes han permanecido en silencio durante mucho tiempo, producto de una sociedad signada por prejuicios y sometida a poderes oscuros, y en la que la víctima suele ser condenada; y el victimario, protegido. Pero a veces la víctima se rebela y desenmascara los móviles del poder.

Francisco Proaño Arandi nació en Cuenca, Ecuador, en1944. En los años sesenta formó parte de los movimientos de vanguardia, entre ellos, el grupo Tzántzicos y la revista La bufanda del sol. Es autor de novelas como Antiguas caras en el espejo, Del otro lado de las cosas, La razón y el presagio, El sabor de la condena, y de los volúmenes de cuentos Historias de disecadores, Oposición a la magia, La doblez e Historias del país fingido. Ha recibido los premios José Mejía Lequerica y Joaquín Gallegos Lara. Su novela. Tratado del amor clandestino fue finalista en 2009 del Premio Rómulo Gallegos. Por esa misma obra obtuvo el Premio José María Arguedas 2010, que otorga anualmente la Casa de las Américas. Como diplomático, ha vivido en Colombia, Cuba, la ex Unión Soviética, la ex Yugoslavia, Albania, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Argentina y Estados Unidos. Es miembro de número de la Academia Ecuatoriana de la Lengua.

También podría gustarte