Museos por la memoria

1.042

Muestra «Armenia. Una herida abierta» en el Museo Memoria y Tolerancia de México

Los procesos que llevaron al severo e inhumano desenlace representado por las 1,500,000 víctimas, se descubren poco a poco en la exposición compuesta a través de objetos que datan de más de un milenio atrás, instalaciones que revelan a través de evidencias las atrocidades masivas cometidas en contra de los armenios, hasta un memorial para aquellos que fallecieron en el desplazamiento forzado a zonas desérticas y el sometimiento a condiciones de vida inhumanas.

La exposición pretende despertar la conciencia por el respeto a los derechos de las minorías y ser una fuente de conocimiento y diálogo que motive a la responsabilidad y a la lucha por los Derechos Humanos en el mundo.

A través de más de 80 documentos, videos, fotografías e instalaciones originales, y en algunos casos inéditos, la exposición hace eco de la tragedia de las víctimas y recupera los testimoniales de los sobrevivientes para que la historia tenga una función de memoria viva y que estas expresiones de dolor y desesperanza no vuelvan a escucharse entre otros pueblos, y para que la promesa del “Nunca más”, con el nombre de genocidio o cualquier otro de sus eufemismos, sea una realidad.

La exposición Armenia. Una Herida Abierta es organizada por el Museo Memoria y Tolerancia, Carlos Antaramian y Sonia Arakelian.

Museo Memoria y Tolerancia

Uruguay tendrá el primer museo armenio extraterritorial en memoria del genocidio

El MEC (Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay) presentó el proyecto de Museo del Genocidio Armenio que será un espacio de educación, reflexión y memoria de ese pueblo, pero que estará abierto a todas las comunidades, donde se tratarán temas como el racismo, la xenofobia, los derechos humanos, la tolerancia y la paz. Uruguay fue el primer país en reconocer el genocidio de esta comunidad y ahora será el primer país que le ofrece a Armenia un museo extraterritorial.

El lanzamiento de este proyecto contó con la participación del ministro, Ricardo Ehrlich; el subsecretario, Oscar Gómez; el coordinador del Sistema Nacional de Museos, Javier Royer; el embajador de la República de Armenia, Vahagn Melikian, y el arzobispo de la iglesia Armenia en Uruguay, Hakob Kelendjian.

El genocidio armenio fue la deportación forzosa y exterminio de un millón y medio de personas por el gobierno turco-otomano entre 1915 y 1923. Se caracterizó por la utilización de marchas forzadas en las deportaciones, en condiciones extremas, que generalmente llevaban a la muerte a muchos de los deportados. La fecha del comienzo del genocidio se conmemora el 24 de abril de 1915, el día en que las autoridades otomanas detuvieron a 235 intelectuales armenios que eran líderes de la comunidad armenia en Estambul.

Uruguay fue el primer país que reconoció este genocidio, al cumplirse los 50 años de este hecho, en 1965, declarando el 24 de abril como el Día de los Mártires Armenios. Ahora, el Museo del Genocidio Armenio será el primer museo armenio extraterritorial, y tendrá como objetivo promover la memoria, la respuesta contra cualquier acto genocida y la reflexión sobre el racismo y la xenofobia.

El coordinador del Sistema Nacional de Museos, Javier Royer, definió la propuesta de este museo como un espacio de reflexión y educación, tanto sobre el genocidio armenio como de otras situaciones similares. Tratará sobre la xenofobia, el racismo, el etnocidio y será una herramienta de educación para promover la tolerancia y la paz. Se presentarán colecciones que muestren la cultura armenia con su patrimonio tangible, intangible y su historia oral, pero también tendrá espacios para expresiones culturales y artísticas de otras comunidades. Como sede, el Ministerio de Educación y Cultura ofreció la vieja casa de José Enrique Rodó, en la calle Treinta y Tres, la que deberá ser reacondicionada para este proyecto.

Las autoridades presentes coincidieron en que la colectividad armenia en Uruguay es muy amplia y presente, y es la muestra de lo que fue el Uruguay de inmigrantes, aquel que constituyó una sociedad diversa y que, en esa diversidad, permitió el desarrollo de aquellas personas que tuvieron que vivir el desarraigo de su lugar de origen.

En esa línea, sostuvieron que este museo será una muestra de fortaleza y de construcción de toda la ciudadanía y no solo del pueblo armenio-uruguayo. Será un lugar para la construcción cotidiana de los valores del respeto por el otro, en pos de la tolerancia en la diversidad y en la igualdad de los derechos. Como lo subrayó el ministro Ricardo Ehrlich, “todo dolor que afecte la dignidad humana nos concierne. No podemos ser ajenos”.

Portal de Museos del Uruguay

También podría gustarte