Colombia: cuarenta años de una obra sobre la violencia política

1.126

La obra ‘Guadalupe años sin cuenta’ cumple 40 años

Todo empieza como un juicio. Un fiscal y un abogado, con argumentos irrisorios, tratan de demostrar quién tiene la culpa por el asesinato de Guadalupe Salcedo, líder de las guerrillas de los Llanos Orientales, que murió en extrañas circunstancias.

Así se van hilando una serie de situaciones que hablan sobre el comienzo del conflicto armado en Colombia. Con este argumento se estrenó el 11 de junio de 1975 ‘Guadalupe años sin cuenta’, una creación colectiva dirigida por el maestro Santiago García, la cual se convirtió en uno de los grandes clásicos del teatro colombiano.

La pieza del Teatro La Candelaria, que contó con la asesoría del historiador Arturo Alape, superó las 2.000 funciones y ganó el premio Casa de las Américas en 1976.

«Esa obra es uno de los antecedentes importantísimos del conflicto armado y social de Colombia, porque además muestra el ascenso del liberalismo y su crisis también», cuenta Patricia Ariza, una de las actrices del grupo.

Además de Ariza y García, en el proceso de creación también participaron Luz Marina Botero, Graciela Méndez, Fernando Cruz, Inés Prieto, Luis Hernando Forero, Oberth Gálvez, Manuel Gil, Carlos Parada, Fernando Mendoza, Maria Elena Sándoz, Francisco Martínez, Fernando Peñuela, Alfonso Ortiz y Alvaro Rodríguez.

«La gran importancia de la obra fue que empezó a hablar de las causas, del porqué de la guerra absurda que estamos viviendo”, dice Forero.

Aunque la puesta en escena tiene como protagonista omnisciente a Salcedo, todo el relato va contando el nacimiento de las guerrillas liberales en los Llanos Orientales, y también habla sobre la participación de militares colombianos en la Guerra de Corea.

Uno de sus aspectos más importantes es la música, que fue compuesta por Forero y Peñuela. En las letras de las canciones también participó Alape.

Los músicos hacían las veces de un coro griego en el montaje, profundizando en la personalidad de los personajes y en el contexto histórico colombiano.

“La memoria de la mayoría de la gente de los Llanos está en la música, en los corridos, en los pasajes”, añade Forero.

Los personajes centrales de la historia son el soldado Joaquín Robledo y el campesino Jerónimo Zambrano.

Robledo, encarnado primero por Alfonso Ortiz y luego por César ‘Coco’ Badillo, empieza prestando servicio en los Llanos Orientales y luego hace parte de los soldados colombianos que participan en la Guerra de Corea.

Cuando vuelve a Colombia protagoniza una de las escenas más famosas de ‘Guadalupe…’ cuando se proclama ‘El colombian tiger’ en medio de una borrachera en una cantina.

Zambrano (Francisco Martínez) está en el otro lado del conflicto: se convierte en el informante de Guadalupe Salcedo y además en el vínculo con los dirigentes liberales en las ciudades.

En el montaje, los actores interpretaban varios papeles, sobresaliendo el trabajo del maestro García con papeles como Don Floro, un hacendado de los Llanos, y Armando, un cínico dirigente liberal.

«El día del estreno tuvimos que hacer tres funciones, al mediodía, la vovimos a presentar por la tarde y después por la noche. Y tres funciones de ‘Guadalupe’ es para uno morirse, se necesita tener la edad que teníamos para poder hacerla. Con ‘Guadalupe’ las colas le daban la vuelta a la manzana, se llenaba completamente», finaliza Ariza.

El Tiempo

 

 

También podría gustarte