3 obras dirigidas por Carlos Gallegos en escena

745

“Heraldo”, Barrio Caleidoscopio” y “Para Siempre”, se verán desde mañana en la sala “Alfonso Carrasco”.

Aprovechando la presencia del director, Teatrovando, integrado por Santiago Baculima y Liviana Angeloni, y el actor René Zabala, deciden juntar tres obras y hacer un min-ifestival de obras de teatro cuencanas, todas creadas, dirigidas y montadas aquí con el dramaturgo, actor y director Carlos Gallegos.

Desde mañana hasta el sábado en la sala Alfonso Carrasco, a las 20:00, la gente podrá ver mañana, “Heraldo”, la historia del hombre cuya hemeroteca es su encuentro para vivir; mañana “Barrio Caleidoscopio”, de Carlos Gallegos, quien estrenará en Guayaquil el 11 de julio su obra, “Solo, solo, solo”; y el sábado “Para Siempre”, una especie de paneo a las cosas que pasan casa adentro con un matrimonio; y

Dejarse dirigir por Carlos Gallegos es un espaldarazo y un trabajo que requiere concentración, dedicación, creación y perseverancia. Santiago Baculima y René Zabala, lo saben, los trabajos que estarán en tarima en el pequeño festival surgieron de proyectos conjuntos, es decir la escritura de la historia, el montaje, la puesta en escena, lo hicieron los actores y Gallegos.

“Heraldo” de René Zabala que tiene 42 presentaciones abre el mini-festival. Un solo de teatro gestual es lo que pone en escena Zabala. Esta es la historia de un personaje y su mundo que es el pasado y su amor una torre de periódicos. Heraldo cumple a cabalidad con las exigencias de su jefe invisible y de su amante voraz. También disfruta de emocionantes partidas de ajedrez con su otro yo. Toda esta rutina lo llena de felicidad hasta que un día un llamado del mundo exterior en la superficie desestabilizara peligrosamente su mecánica y alegre soledad.

La obra fue escrita por René y Gallegos, cada aspecto de la misma la plasmaban a través de la improvisación, así llegaron al boceto hasta dar forma a las escenas. Fue en las escenas cuando Zabala empezó a comprender el personaje mientras Carlos profundizaba en la parte de la historia. “Ahí comprendí que era interesante comprender la historia para comprender al personaje”, dice René.

El respaldo de un director, como el cuencano radicado en Francia, cuenta a la hora de aceptar la obra, es comprender que el teatro es un trabajo colectivo, de equipo, a pesar que solo Zabala está en la tarima, la mano de Gallegos está en las escenas y el sello de la escenografía es de Virginia Cordero.

“Para Siempre” Santiago Baculima tiene dos profesiones, diseñador gráfico que fue la primera y actor que es la segunda; quizá a ella le dedica más tiempo pero los afiches de sus obras y otras “chauchas” los hace como diseñador. Carlos Gallegos también estudió diseño pero se quedó con el teatro, los dos son amigos y compañeros, y lo fueron ya en sus tiempos de estudiantes.

Cuando cursaba la universidad no se le atravesó a Santiago ser actor, pero el ingresar a un taller en el 2004 se encontró con Carlos y con una nueva forma de ver la vida, el teatro clown, entonces se unió a Virginia Cordero, Toño Harris y Paulina Sánchez y se juntaron para hacer los Clowndestinos, de ese grupo salió “La Muerte”, un juego de clown.

Santiago y su compañera Liviana Angeloni conforman Teatrovando y bajo la dirección de “El cacho”, montaron “Para siempre”, esa obra que se adentra en un matrimonio, y con sutileza describe una mesa, dos sillas, dos personas, dos sexos, dos amores que se agitan en el mismo andarivel de la costumbre y la rutina. Ritual en dos tiempos, en dos intensidades. Ella es gesto contenido a punto de explotar. Él es contención, ensimismamiento. Lo trágico, no poder mirarse, ojos que se encuentran y rehúyen.

Llegar a “Para Siempre” fue la tercera experiencia de Santiago con Gallegos, antes de ella le dirigió “El Patriota” un solo de clown. Lo que el sábado pondrán en escena nació de una idea de los actores de hacer una obra para hablar de la pareja, de su vida cotidiana. Muchas ideas tenían que llevar los actores al director para en base a ellas crear entre los tres las escenas

“Es maravilloso trabajar con el “cacho”, a más de ser un director, maneja bien la dramaturgia nos pone en que tiempo, es decir cuando y en donde, además orienta a los objetivos, y a los personajes: el protagonista, el antagonista, el clima, el conflicto, el punto final, el desenlace eso permite estructura sólida a los actores”, dice Santiago.

El Mercurio

También podría gustarte