«Una suerte pequeña» de Claudia Piñeiro

1.350

una suerte pequeñaSi algo caracteriza a “Una suerte pequeña”, la última novela de Claudia Piñeiro es la extraña sensación, para el lector que conoce su vasta obra, de que la autora pierde el control de la novela, de la historia y de sus personajes. En una narrativa que suele funcionar como un mecanismo de relojería y en la que cada paso parece servir al ya pensado final, la historia de Mary Lohan aparece como de sorpresa. En este sentido puede emparentarse con “Las grietas de Jara”, una novela injustamente menospreciada en la obra de Piñeiro.

La historia del regreso de Lohan, que fue Marilé y también María Elena Pujol, es un espacio de constante vacilación. Es allí donde el talento de Piñeiro como escritora se luce. Logra que esa incertidumbre personal, esa sensación de salto al vacío, se transmita al lector. En el modo en que entreteje pequeñas situaciones, aquellos momentos que atraen la atención dispersa, Piñero reconstruye la mirada perdida de Mary, Marilé o María Elena que se pierde frente al mundo intentando procesar el temor ante lo desconocido por venir.

La profesora, representante de un modelo educativo estadounidense viaja a Buenos Aires para hacer un informe sobre un colegio de los suburbios que pretende obtener una certificación para la institución. Esa escuela y ese barrio esconden el peor momento de su historia y es el lugar de donde se fue repentinamente para nunca volver. Hasta este momento.

La novela es centralmente una reflexión sobre la mirada de los otros y el modo que cada uno puede procesar la tensión entre lo que esta construye y lo real vivido.

Como Mary Lohan, Piñeiro vuelve al sur del conurbano de Buenos Aires, el lugar de su propia historia que magníficamente narrara en la casi autobiográfica “Un comunista en calzoncillos”.

Volver a donde todo se dejó sin decir una palabra, sin poder decir adiós. A ese vacío nos conduce “Una suerte pequeña”, novela que demuestra el talento de la autora, mucho más allá de los policiales y los barrios privados donde tantos pretenden encerrarla.

También podría gustarte