Colombia: Festival «Ni con el Pétalo de una Rosa» contra la violencia de género

Es una de esas tantas historias perversas que ha dejado desperdigada la violencia en Colombia. Hace 20 años, Victoria se desempeñaba como médica voluntaria y fue al río Atrato para luchar contra la malaria y terminó enfrentada contra las mafias que traficaban con niñas. Por esa lucha, la terminaron secuestrando y ultrajando durante toda una noche.

Victoria sobrevivió, pero se fue del país, se convirtió en religiosa anglicana y en pocos días regresará al Atrato para realizar un acto de reparación y dictar un taller sobre el perdón.

Viene de la mano de la actriz Alejandra Borrero, que lleva más de un año contando su historia, y que además dirige el festival Ni con el Pétalo de una Rosa, de Casa E, que comienza hoy su programación nacional en Popayán con la obra Ella en Shakespeare.

Al igual que el año pasado, el objetivo central del evento es denunciar la violencia de género desde expresiones artísticas. “No hay claro conocimiento sobre las leyes. Las mujeres en Colombia saben que la justicia es bastante coja y todavía no quieren denunciar. Así que es muy importante en este momento denunciar porque si no, los victimarios no van a pagar”, señala Borrero.

El festival tendrá varias actividades en 20 puntos del país, desde Tumaco hasta La Guajira, continuando con la filosofía con la que la actriz comenzó la campaña del mismo nombre y que ha tenido varias etapas simbólicas.
“Como artistas, estamos más que interesados en la memoria y poder recoger de viva voz lo que ha pasado y transformarlo en arte”, asegura.

El festival estará compuesto por cuatro módulos: las actividades regionales, divididas en ‘Rompiendo imaginarios’ y acciones simbólicas de sanación; programación de calle, la parte pedagógica y los eventos en Bogotá.

“Es un festival interactivo con el público, usted puede participar, hacerse oír, acompañar. Digamos que todos los sentidos van a estar involucrados, no solamente es sentarse a ver una obra, usted puede involucrarse con todo su cuerpo”, dice la actriz.

En Bogotá, la inauguración será el 22 de noviembre con una Ciclovía por las Mujeres. En la parte teatral, Uruguay será el país invitado de honor con obras como Algo de Ofelia, dirigida por Mariana Percovich, y Mi muñequita, de Gabriel Calderón.

La primera es un unipersonal protagonizado por Gabriela Pérez y que se inspira en la heroína trágica de Hamlet, la tragedia de Shakespeare.

Mi muñequita, una descarnada comedia negra sobre el abuso intrafamiliar, es la ópera prima de Calderón, uno de los autores más destacados de la escena uruguaya y cuyos textos se han traducido y montado en varios idiomas.
“Estamos apostándole a un teatro muy contemporáneo, a una lectura de la mujer muy diferente, no tenemos la intención de llorar, de rogar… Es un festival para reivindicar la mirada femenina, aún dada por los hombres”, cuenta Borrero.

En esa línea también se inscriben las propuestas de artistas como el argentino Matías Umpierrez, director del performance DramaHome, que será protagonizado por amas de casa que dejaron de lado sus profesiones, y el grupo mexicano Las reinas chulas.

También se estrenarán la radionovela Hacia la libertad, protagonizada por Julieth Restrepo y John Álex Toro, y la obra Precoz, sobre embarazo adolescente, dirigida por Borrero y Camilo Carvajal. Además, habrá un ciclo especial de microteatro.

La toma de la plaza de Bolívar

El 25 de noviembre, Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el festival realizará un gran ‘performance’ en la plaza de Bolívar, con el grupo Revelation (Francia), 50 mujeres víctimas de la violencia, artistas e incluso mujeres que se quieran unir a la actividad. “Queremos convocar tres mil mujeres para ese ‘performance’ ”, asegura Borrero.

Además, el artista Juan Carlos Romero intervendrá la fachada del Congreso y también habrá actividades dentro del recinto.

Publicado en El Tiempo
También podría gustarte