Larga el Cosquín Rock

664

¿Por qué siempre tocan las mismas bandas? ¿Se pueden bajar los precios de la cerveza y el fernet? ¿Y Charly García? ¿Pity Álvarez? ¿Skay? ¿Bandas internacionales? ¿Los menores de 5 años pueden entrar gratis? A estas y muchas otras más preguntas se expone, a diario y por redes sociales, José Palazzo. El amo y señor de Cosquín Rock, (a realizarse 6, 7 y 8 de febrero), nunca se caracterizó por el perfil bajo ni por esconder la cabeza. De fácil acceso y trato, siempre se lo puede ver merodeando por los predios de cada show que produce en Córdoba, su provincia natal. Ahí también lo “matan” a preguntas, o bien, le piden fotos. Hace pocas semanas y vía Twitter, transmitió a sus más de 132 mil seguidores su felicidad por haber llegado a los ocho meses sin consumir cocaína. ¿Será este Cosquín su primero sin intoxicarse?
“Durante el trabajo nunca consumí, pero sí, este será el primero sin cocaína. Me aburrió, es una droga sumamente aburrida, te saca tiempo de descanso. Así que le puse huevos y acá estamos: estoy seguro de que va a ser mucho mejor”, confiesa Palazzo en los días previos al inicio del festival.

La decimosexta edición se realizará, por sexta vez consecutiva, en el Aeródromo de Santa María de Punilla, que en sus diez hectáreas albergará a más de 160 artistas repartidos en cinco escenarios (y otros espacios). Con 40 millones de pesos invertidos, este Cosquín Rock no contará con ninguno de los padrinos mágicos de los años ochenta (Charly García, Andrés Calamaro, Fito Páez) y supone cierto recambio en las cabezas de cartel: la afirmación de NTVG, La Beriso, Las Pastillas del Abuelo y Dos Osvaldo como las bandas de rock más convocantes de la actualidad; la presencia cada vez más clásica de los ex alternativos Babasónicos y Massacre; los escenarios temáticos de reggae, metal y rock aportando el condimento de “tribu”; las atracciones extramusicales abordadas desde el cine, el teatro y la performance; y la cada vez mayor predominancia del semillero en el festival más federal, más integrador y más grande del país. Afirma Palazzo: “El objetivo fue volver a los orígenes, a cuando lo hacíamos en la plaza Próspero Molina y programábamos una grilla amplia en estilos, para que en cada fecha se generen ‘microfestivales’. Apuntamos a la variedad y a que la gente se movilice por el predio”. Y ejemplifica con un gran momento que se dará durante la primera noche: la mezcla del público fan de reggae tras el show de The Wailers con los metaleros que verán, a continuación, a Almafuerte.

Una de las críticas más frecuentes al festival, y a esta edición en particular, es sobre la aparente falta de “pesos pesados” y poca sorpresa entre los números centrales, cuestión que Palazzo adjudica a una falta de información: “La palabra ‘repetitiva’ se utiliza mucho para referirse a la grilla, pero mirándola bien, hay bandas que tal vez uno cree que tocaron el año pasado y en realidad no”, justifica. En ese sentido, Palazzo y equipo reforzaron la comunicación, no sólo instalando leds en todo el predio, sino también desarrollando una aplicación para celulares, en la cual cada uno puede generar “su propio festival”, sabiendo qué hay en cada espacio y a qué hora. La programación completa puede chequearse en www.cosquinrock.net.

CATUPECU MACHU: TEMPRANEROS

Una rareza de esta edición serán los tres shows tempraneros (uno por fecha y a las 19.10) que Catupecu Machu (foto) dará en la carpa Geiser. La escudería indie de PopArt se hará lugar con Banda de Turistas, Francisca y los Exploradores, Zero Kill y Rayos Láser, entre otros, además de funcionar de escenario para “Madera Microchip” de Catupecu, formato en el que llevan un paso más allá la experimentación electroacústica de su repertorio. “Nos gusta la idea de hacer algo distinto a lo de siempre, por eso estamos a full preparando no sólo los ensayos, sino también lo técnico. Esto lleva mucho más laburo que el show rockero que siempre dimos en Cosquín. Y está bueno tocar a esa hora para jalar al público a que también venga a ver a las bandas nuevas. ¡Así que lleguen bien temprano!”, arenga Fernando Ruiz Díaz. Además del espacio Geiser, habrá más under en el escenario Hangar, cada día con una temática distinta en más de 40 bandas: rock de Córdoba (cierra Trebolares), rock para todos (Rey Argento como último número) y heavy para todos (Violencia).

DOS PLATOS FUERTES DEL MENÚ

NTVG, los uruguayos liderados por el argentino Emiliano Brancciari (foto), ya habían tocado en tres ediciones del CR (2004, 2009 y 2011) pero esta vez llegarán para probar su “estado-de-estadio”. Es el grupo de rock que más público convoca en la Capital Federal (el año pasado tocaron dos veces en Vélez), uno de los que más recorre el país de punta a punta y atracción principal en muchos festivales de América, apoyados en las canciones de su disco más reciente, El tiempo otra vez avanza (2014). Otra vuelta al escenario mayor de Cosquín Rock será la de Bersuit Vergarabat después de ¡doce! años sin participar. En 2004, era la banda del momento y cantaba Gustavo Cordera. Hoy, replegados en convocatoria y con las voces de Cóndor Sbarbatti y Daniel Suárez al frente, vuelven con novedad bajo el brazo: presentarán ante la prensa su flamante La nube rosa y estrenarán en vivo algunas de sus canciones.

LOS TELONEROS DE LOS ROLLING Y OTROS MÁS

Las Pastillas del Abuelo y Don Osvaldo tomaron por asalto las primeras planas del escenario central de este Cosquín Rock a fuerza de su sonido crudo, barrial y callejero que más hace bailar a las huestes embanderadas en el rock and roll. “Siento una enorme alegría por volver al mejor festival de Argentina y esta vez compartiendo escenario con Ciro y Los Persas, tocando en un horario interesante y acorde a cómo está la banda hoy”, dice Rolo Sartorio, cantante de La Beriso, quienes en la misma semana serán nada más y nada menos que teloneros de los Rolling Stones en La Plata. En tanto, Las Pastillas del Abuelo y Don Osvaldo llegan al festival estrenando discos: los primeros (posibles teloneros de los Stones) llevarán Paradojas, los segundos liderados por Santos Fontanet, presentarán Casi Justicia Social.

LAS BANDAS DEBUTANTES

Barco, Otro Mambo, El Plan de la Mariposa, Boomerang, La Triple Nelson (de Uruguay) y TNT no sólo tocarán por primera vez en Cosquín Rock, sino que además lo harán sobre el escenario principal. Manso debut para estos grupos que serán los animadores de las primeras horas de cada jornada. “Para nosotros es una sorpresa porque nunca fuimos a Cosquín, ni siquiera como público. La experiencia de vernos en vivo es distinta a la del disco: nos ponemos más rockeros, así que no es tan deforme que estemos en un mismo escenario con Pastillas del Abuelo, La Vela Puerca, Don Osvaldo y Guasones. Nuestra propuesta tiene que ver con la armonía, la expansión y con abrir las fronteras”, declara Alejandro Alvarez, cantante de Barco y voz sensación del electropop porteño. Recientemente colaboró en Flores de Acapulco, el nuevo single de Poncho, y se irá de gira por El Salvador y México.

Publicado en Clarín

El nuevo zar del rock tiene acento cordobés

Llega acompañado por una mujer y un hombre. No cualquiera. Ella, Carmen Castro, la «Negra Poly»; él, Eduardo «Skay» Beilinson. Pilares -junto a Carlos «Indio» Solari- de Los Redondos, mítica banda del rock argentino. José Palazzo es el padre de Cosquín Rock, el único megafestival del género en la Argentina. El próximo fin de semana el evento cumple 15 años. Su récord de espectadores es 130.000, cifra que espera repetir en esta edición.

Abogado, músico, ex gerente de programación del canal de cable de su papá (José Palazzo, dirigente de la Ucedé y ex titular de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones durante el menemismo) y conductor de radio y televisión, Palazzo compite con las grandes productoras nacionales, como T4F y Fénix. Define su negocio como «regional»; convirtió a Córdoba en un escenario entre Buenos Aires y Santiago de Chile.

«Le abrimos un espacio a los rockeros y, además, generamos una plaza», comenta. Metallica pasó por Córdoba un martes y Madonna vendió 42.000 entradas en el estadio Kempes. La ciudad se convirtió en un nodo para público del noroeste, de Cuyo y parte de la Mesopotamia. Como los artistas -cuenta- les pagan a sus músicos por semana trabajada, sumar fechas les achica costos. Por año, en tickets Córdoba mueve unos 300 millones de pesos.

En su oficina -donde la mira de un cañón (una instalación artística) apunta a los sillones- admite que su amistad con los rockeros pudo ser «peligrosa», pero le rindió. «Terminamos generando hechos comerciales interesantes», apunta. Es el manager de Charly García, La Renga y Don Osvaldo, la banda liderada por Patricio Fontanet. La producción de los ex Callejeros es siempre foco de polémica.

Acostumbrado a lidiar con el ego de los artistas, enfatiza: «No les niega nada de lo que pidan para arriba del escenario, pero abajo, como somos socios, les cuido la guita». Charly toca con músicos muy caros, pero es un capricho «indiscutible», dice, y añade: «No le planteo que la gente va a verlo a él y que podría salir más barato si no eligiera a esos talentosos».

Hiperquinético y pendiente de su celular, está convencido de que la producción argentina de espectáculos es «muy profesional». Chile está a la misma altura, y Uruguay y Perú van por detrás. Brasil juega en otra división por tamaño y población. Los costos locales aumentan por los traslados, los precios de las cargas y el valor muy alto para exportar e importar temporalmente equipos. Otra vez Charly es el ejemplo: «Sacar sus instrumentos a Venezuela cuesta unos US$ 90.000; mucho». El 90% de los artistas internacionales se maneja en aviones privados. «Todo suma», comenta.

«¿Si el cepo al dólar complicó? -se pregunta-. Sí. Hay artistas que recién ahora van a cobrar y tocaron hace tres meses; habrá que pagar con un dólar a 14 pesos. No sé si en otras áreas fue lógica, pero en la música fue una medida ridícula.»

Los extras del rock

El Cosquín Rock nació impulsado por el histórico conductor del festival folklórico Julio Marbiz. «Cuando me lo dijo pensé que había tomado un vino de más -se ríe-. Después me enteré de que era abstemio. A la segunda edición no queríamos seguir por el estrés que genera; ese año además hubo violencia.»

No duda de que el rock es el género más difícil de producir. «Hay que pelear con el artista y con el público que es exigente y problemático, siempre disconforme. No es un teatro con un acomodador; nuestra responsabilidad se extiende a la calle e incluye la limpieza, los baños químicos y los extras por seguridad.» El sobrecosto por vigilancia es de entre el 30 y el 40 por ciento.

Asegura que no producirá más para público adolescente. Sufrió con Justin Bieber. «Es insoportable y las chicas, imposibles de parar, con los padres alentando atrás. A la mañana rompieron una reja del estadio, parecían barras bravas», relata.

Para Palazzo, los precios de las entradas en la Argentina están a tono con el promedio internacional. Asegura que ya no existe el artista que llena seguro: «La sorpresa puede venir por un espectáculo que te hace ganar cuando esperabas vender poco. Los que mástickets cortan son los que más venden y los más importantes tienen seguros muy altos».

Publicado en La Nación

Cosquín Rock y una agenda de bandas que potencia la cartelera nacional

Los motores empezaron a calentarse desde este mediodía, tras el anuncio completo de la grilla de recitales y actividades que se proponen en esta nueva entrega del encuentro de rock más federal de Argentina, que además de mantener un precio accesible para sus tres jornadas, deja de lado el campo VIP, que se impuso en grandes recitales y que tan repudiado es por los melómanos.

Esta 16ta. edición, cuyo logo diseñado por Rocambole pone énfasis en el músico olvidado: el baterista, presentará a más de cien bandas en escena entre rockumentales, la película documental del Cosquín Rock, espectáculos como los de Fuerza Bruta, shows de stand up, fiestas y otras actividades como las que el año pasado tomaron forma de tirolesa y toro mecánico.

Un show diferente a la propuesta que caracteriza al festival será el que ofrecerá Catupecu Machu con su espectáculo «Madera Microchip», donde los músicos fusionan lo acústico y lo rústico, en un teatro que se montará dentro de la carpa Geiser durante los tres días del encuentro a las 18.30.

También se pre-estrenará la película que reúne quince años consecutivos de rock, «Cosquín Rock XV. El Rockumental», dirigido por Francisco Mostaza, y que se construye a través de materiales de archivo, de noticieros, de músicos y aficionados, con entrevistas y anécdotas que fueron edificando la identidad del festival.

El ritual rockero, que se percibe con los cinco sentidos desde 2001, incorporó a su circuito del Aeródromo el leprosario La Colonia que se ubica a menos de 500 metros del predio y que intervino un grupo de actores. En él se ofrecerán distintos espectáculos.

En la programación musical del Cosquín Rock hay grupos de Uruguay, Brasil y Chile pero «hicimos mucho hincapié en las bandas que tuvieron un gran crecimiento durante este último tiempo. Creo que la excesiva cartelera internacional está haciéndole un poco de daño al rock nacional y nosotros tenemos esto como un trabajo, entonces necesitamos desarrollarlo y potenciarlo», manifestó José Palazzo, el productor y organizador del festival.

Como años anteriores, el predio contará con cinco escenarios: el principal; el temático que tendrá su día heay, reggae y rock; el hangar, donde se presentarán bandas cordobesas el primer día, rock y heavy; la carpa del sello Geiser donde se combinarán la propuesta acústica de Catupecu Machu, bandas emergentes e indies; y el Alternativo que fusionará la fiesta de la Bomba del Tiempo y Agarrate Catalina, espectáculos de Favio Posca, Hernán Casciari junto a Zambayonny y la proyección de rockumentales.

En esta ocasión el primer día del Cosquín Rock, el 7 de febrero, coincidirá con la cuarta visita de Rolling Stones al país. «Cuando anunciamos la grilla, que coincide hace cuatro años con el carnaval, pensamos en la gente que viaja desde el interior. Esta vez comunicamos la fecha en julio y se agotaron rápidamente los lugares de camping y de hotelería. Cuando consulté, tres meses antes de que se anuncien los Stones sobre las fechas de sus recitales y me enteré de que uno era el 7, ya teníamos todo organizado», expresó Palazzo.

«Va a haber gente que va a ir a los Stones, va a haber gente que no va a conseguir entradas y va a haber gente que va a preferir gastar la misma plata de un recital de los Stones para ver toda la grilla del Cosquín. Son distintos tipos de públicos», enfatizó el productor.

«El festival tiene un público que no es solamente rockero -declaró- sino que también hace turismo y que se manda al festival por curiosidad, para conocer, y como hay otras actividades además de los recitales, decidimos dejarlos. Nos salió bien».

Sobre el punk, género que hace mucho tiempo no tiene su propio escenario dentro del festival, el organizador explicó que había armado un escenario temático pero el «el punk está muy repetitivo. Le falta crecimiento. Tenemos artistas punks en los escenarios alternativo y heavies, pero no en un escenario propio porque convoca poca gente y desequilibra el festival. El punk perdió fuerza porque son grandes, ese es el problema. Ahora no hay bandas como en su juventud los 2 Minutos o Attaque».

A CONTINUACIÓN LA GRILLA DEL FESTIVAL:

SÁBADO 6

-Escenario Principal: Ciro y Los Persas, La Beriso, Kapanga, Salta la Banca, Almafuerte, The Wailers, Los Pericos, Las Manos de Filippi, Indios, El Plan de la Mariposa y Otro Mambo.

-Temático Heavy: Malon, Carajo, Animal, Horcas, Coverhead, Lethal, Plan 4, Pésame, Hammer, Arraigo, Arpeghy y GTX.

-Hangar Rock de Córdoba: Nostica, Trebolares, Inside Job, Los Monkys, Planeador V, Modern Monsters, Los Frenéticos, Sir Hope, Segundo Nova, Cith, Los Cocaleros y Géminis.

-Alternativo: Fiesta La bomba de tiempo, Todo aparenta normal, Favio Posca, Parte Planeta, Pérez, Bigger, Pecado Original y la proyección de rockumentales.

-Espacio Geiser: Banda de Turistas, Catupecu Machu con «Madera Microchip», Nea Agostini, Fetzet, Cállate Mark y Asteroids.

DOMINGO 7

-Escenario Principal: Las Pastillas del Abuelo, La Vela Puerca, Guasones, Eruca Sativa, Don Osvaldo, Ojos Locos, Estelares, Los Echeverría, Barco, Octafonic y Juan Terrenal.

-Temático Reggae: Nonpalidece, el jamaiquino Kenyatta Hill, Dancing Mood, los brasileños de Ponto de Equilibrio, Fidel Nadal, Rondamon, Blackdali, El Natti Combo, Riddim y Contravos.

-Hangar Rock para Todos: Casiqueva, Barriales, Nada anda mal, Hojas Vacias, Madre Negra, La Viciosa, Triper, El muro, Nuda vida, Los Persas, Ojos de Cristal, Casa de Locos, El mendigo, Palo Borracho, Vidas Desprolijas y Rey Argento.

-Alternativo: Bizarren Miusik Party, Marilina Bertoldi, Favio Posca, Sol Pereyra, Blazer, Viejos Komodines, Jaque Reina y proyección de rockumentales.

-Espacio Geiser: Infierno 18, Catupecu Machu con «Madera Microchip», Rayos Láser, Olímpica, Mano y Diosque.

LUNES 8

-Escenario Principal: No te va gustar, Las pelotas, Babasónicos, Bersuit Vergarabat, Massacre, La que Faltaba, Los Caligaris, La Triple Nelson, Boomerang, 4 al hilo y TNT.

-Temático Rock: Los Gardelitos, El Bordo, Cielo Razzo, Naguel, Jóvenes Pordioseros, Villanos, La Mocosa, Andando Descalzo, Maldita suerte, Condena de Caín, La Furia de Petruza y La Caverna.

-Hangar Heavy Para Todos: Los ojos de Clarence, Insobrio, Emanuel Cardenas, Arsénica, Trial X, A.P.G, Aerea, Proyecto X, Sin destino, Karkaman, Coral, Golem y Violencia.

-Alternativo: Agarrate Catalina, Científicos del Palo, espectáculo de Casciari y Zambayonny, Sambara, Resanta, Huevo, Marionetas Viajeras y proyección de rockumentales.

-Espacio Geiser: Catupecu Machu con «Madera Microchip», Surfistas del Sistema, Sobremesa con el dos y Los Nuevos Monstruos.

Publicado en Télam
También podría gustarte