Más música, menos balas

Más Música, Menos Balas: de las redes sociales a las calles de Guadalajara

Hace casi cinco años comenzó en Acapulco (Guerrero, México) una campaña en redes sociales, desde la que se impulsaba a las personas a trabajar colaborativamente en la difusión de la cultura de paz y la recuperación de espacios públicos afectados por la situación de violencia extrema que vivía el estado de Guerrero. ¿Su lema? “Más música, menos balas”.

El movimiento, ideado por el comunicador y promotor cultural Abraham Chavelas, empezó cuando se encontraron 15 cabezas en un centro comercial del puerto de Acapulco. Convencidos de que nadie debería acostumbrarse al crimen organizado y el miedo, Abraham y otros compañeros pasaron a organizar conciertos y eventos culturales en la ciudad antes considerada un destino paradisíaco. Y “Más música, menos balas” creció y tomó otros rumbos.

“A seis meses de comenzar la campaña me sumo desde Guadalajara (Jalisco) y junto a 35 colaboradores logramos desarrollar la campaña convirtiéndola en una ONG”, cuenta Belén Palacios, directora de la organización que se creó en el estado de Jalisco en 2012, cuando descubrieron que ya no era solo una campaña viral y que debían “dar pasos más firmes, salir más de las redes y llevar las ideas a los hechos”.

Nacía, entonces, la ONG Más Música, Menos Balas Guadalajara, que acabó siguiendo sus propios caminos y que actualmente es una de las 14 organizaciones que forman parte de la plataforma Cultura Viva Comunitaria México. Entre las acciones que estos ciudadanos generan con vistas a ayudar a otros y mejorar el entorno están intervenciones artísticas, exposiciones, conciertos, presentaciones de libros y talleres, espacios de diálogo, ferias de organizaciones, galerías de arte y proyectos de desarrollo comunitario.

“La violencia no solo está ligada al narco, aunque sean muy evidentes y alarmantes sus consecuencias”, afirma Belén Palacios. “La violencia está también en las calles, en las escuelas y en el 20% de los hogares de América Latina. La violencia está muy cerca, cambiando nuestros hábitos, estilos de vida, y convirtiéndonos en víctimas del ataque o del miedo que genera este contexto hostil.”

Ya que la violencia nos afecta a todos, y nos aleja los unos de los otros, los integrantes de la organización saben que el arte, la cultura y la educación son medios fundamentales para lograr, poco a poco, la recuperación de una vida en comunidad benéfica y estable. Por eso están convencidos de que “Más música” es también más arte, más cultura, más cine, más teatro, más literatura, más danza, más pintura…

“La cultura y el arte son herramientas de inestimable importancia para lograr la transformación de los pueblos, siendo conscientes de que hay que generar acciones inmediatas que nos permitan reactivar y recuperar espacios perdidos por causa del miedo, alejar a los jóvenes de la delincuencia y generar espacios de intercambios culturales para abonar la creación de nuevos públicos que disfruten de las expresiones artísticas y deseen participar de proyectos comunitarios”, resalta la directora de la ONG.

Ver nacer la plataforma Cultura Viva Comunitaria México, en octubre de 2015, fue también una forma de poner en común los sueños y la búsqueda de una acción cultural transformadora. “Decidimos ser parte de la red para generar intercambios y alianzas que nos permitan seguir fortaleciendo la construcción de un tejido cultural comunitario interesado y con capacidad de lograr transformaciones sostenibles”, afirma Belén. “Esperamos que la plataforma crezca y se desarrolle, aporte ideas y reflexiones sobre una visión comunitaria de la cultura, y que podamos entre quienes la formamos incidir para lograr cambios sobre algunas políticas públicas”. Al final, el rechazo a la violencia pasa también por el entendimiento, la integración y la solidaridad.

Publicado por IberCulturaViva

El surgimiento de la plataforma Cultura Viva Comunitaria México

Por Rafael Paredes*

México es un país con una extensión de 1,964,375 km2, el territorio más grande de Latinoamérica después de Brasil y con una población de 112,336,538 de habitantes, sin contar los 20 millones de mexicanos que viven en los Estados Unidos. La primera vez que nos reunimos en febrero de 2014, el compañero Sael Blanco del Colectivo Altepee hizo bien en señalar que el gran reto de nuestra articulación será tender puentes entre regiones distantes, realidades comunes y miradas diversas. Fue hasta octubre de 2015, luego de mucha búsqueda y diálogo, que en la ciudad de Tlaquepaque, Jalisco nos reunimos catorce organizaciones para sembrar la semilla de la amistad y así ver nacer la plataforma Cultura Viva Comunitaria México.

wacha-mi-barrio-torreon-coahuila

Mientras que en Jalisco el Colectivo Cafeteros, la Abarrotera Mexicana, CulturAula, Colectivo Cultural Polanco, Bailando Ayudamos y la ONG Más Música Menos Balas trabajan en recuperación de la memoria, arte lúdico, autonomía audiovisual, diversidad musical y cultura de paz, del otro lado del país la Comunidad Comelibros y Mazorca de Colores en Puebla trabajan en promoción de la lectura y defensa del territorio.

colectivo-cultural-polanco-guadalajara-jalisco

Al sureste el Colectivo Altepee de Veracruz promueve la música tradicional de cuerdas y el Centro Cultural Ki’ki’t’aan las expresiones culturales emergentes de la península de Yucatán. Al norte en Coahuila encontramos el observatorio infantil de derechos humanos Wacha Mi Barrio y en Tamaulipas al colectivo Aché Tének que recupera espacios públicos para la convivencia y el arte.

altepee-acayucan-veracruz

Finalmente la asociación civil Planta Baja en Michoacán promueve la música, el arte y los juegos tradicionales mientras que el colectivo Habitajes de la Ciudad de México realiza acciones en el espacio público como práctica reflexiva de derechos humanos.

habitajes-ciudad-de-mexico

Así, con diferentes formas de accionar desde el arte, la tradición, la investigación y la gestión, buscamos poner en común nuestros sueños y nuestra ética de una acción cultural transformadora. Buscamos que la plataforma de Cultura Viva Comunitaria México pueda servir para que las organizaciones y las redes culturales ya conformadas en lo local puedan visibilizarse, articularse y fortalecerse para incidir en política pública.

comunidad-comelibros-puebla-puebla

Estamos entusiasmados de participar en el Consejo Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria y agradecidos del abrazo de bienvenida que hemos recibido del Movimiento de Arte Juvenil Mesoamericano (MARACA) y de todos los países que conforman este movimiento continental. México ya está mirando al sur.

*Rafael Paredes es miembro del colectivo Abarrotera Mexicana y vicepresidente de innovación ciudadana del Consejo Promotor de Innovación y Diseño de Jalisco.

Publicado por IberCulturaViva
También podría gustarte