Guatemala: se celebró el Festival Aires Libres en el que 50 artistas pintaron sobre la laguna Chichoj

755

El Festival Aires Libres reunió a más de 50 artistas en los alrededores de la laguna Chichoj en San Cristóbal Verapaz para pintar en vivo y hacer eco sobre el cuidado de los mantos acuíferos del país.

Que cosa más sabrosa es caminar al aire libre, un acto de libertad total. Estas actividades nos conectan con la vitalidad de la madre tierra. La sensación de la tibieza del sol y el viento acariciándote la cara son de los mejores regalos que se pueden disfrutar en este lapso de tiempo llamado vida.

El espacio al aire libre es simplemente mágico. En los cuatro puntos cardinales del país podemos encontrar verdaderos paraísos terrenales. Recuerdo muchos amaneceres en la hermosa Panajachel, en Monte Rico, medios días llenos de color en Chichicastenago y me podría poner a pensar en cada uno de los diferentes departamentos del país, cada uno me ha regalado placer total. Ustedes, lectores, seguro han disfrutado de estas maravillas en varios instantes de su vida.

El sábado 5 de marzo, alrededor de cincuenta habilidosos del pincel buscaron una perspectiva para retratar la laguna Chichoj, se conectaron con el entorno y sus ojos se perdieron en el horizonte. Con la pasión a flor de piel fueron encontrando los diferentes tonos de color que nos regala la vida y los plasmaron en sus lienzos.

A este espacio alternativo se sumó la gente de Festivales Solidarios, que ofrecieron buenas rolas para acompañar a los pintores. La inspiración de Sara Curruchich se hizo tangible a través de su poesía e información para la vida. El maestrísimo Manolo Gallardo maravilló a todos con la oportunidad de verlo pintar en vivo. (Bueno, es que el maestro es el maestro, yo nunca lo había visto pintar en vivo y a todo color y personalmente quedé extasiado, como la vez en que Evelyn me llevó a conocer su estudio).

San Cristóbal Verapaz, un municipio pequeño, cálido y maravilloso. Lo tiene todo. Incluida la Laguna Chichoj. Lastimosamente es una laguna en situación de riesgo y su situación es similar a la del Lago de Amatitlán, ambas aberrantes como producto de la irresponsabilidad total de los esos autodenominados “buenos empresarios”.

Hablo de esos emprendedores admirables que tiran sus desechos tóxicos donde les place o aquellos que desvían ríos como parte de su gesta empresarial que supuestamente genera “desarrollo”. No me voy a detener específicamente a escribir sobre las causas que tienen en esta situación a nuestros hermosos lagos, lagunas, bosques y demás recursos naturales. Hacerlo sería iniciar a escribir mil maldiciones viscerales sobre esta hoja.

Maldecir por ejemplo esa idea descabellada de desarrollo, en donde se prefiere construir un centro comercial o condominios lujosos para la gente bien, no importando eliminar el bosque que crecía en ese mismo sitio y sobre todo los costos ecológicos que cada una de esas “oportunidades de desarrollo” implica.

“Aires Libres” es un esfuerzo del colectivo local Kaq Koj. El nombre del festival nos trae a la mente y el cuerpo esa necesidad de libertad que podemos encontrar en lo maravilloso que nos da el espacio exterior. Pero también incita a pensar en esos aires libres que como torbellino nacen en nuestros más recónditos interiores. Aires libres es también esa loca necesidad de expresarse de la forma en que lo hacemos los que intentamos hacer arte.

Poder observar lo que nos rodea y tratar de representarlo tan vivo sobre el lienzo es un trabajo admirable. Yo no soy pintor de paisajes, no podría. Hay que desarrollar la técnica por medio de una disciplina guiada por la mano de los dioses. Sin embargo, en Guatemala sí que existen grandes artistas que han logrado dominar y desarrollar la técnica paisajista con un muy buen nivel.

No me queda más que agradecer este esfuerzo del Grupo Kaq Koj y el Festival Aires Libres por tan maravilloso espacio. Fueron ellas y ellos quienes gestionaron todos los apoyos necesarios para este evento, donde se sumó la Alcaldía Municipal y el valioso apoyo de la Embajada de Panamá y de su embajador, José Didacio Pittí Sánchez.

Las actividades concluyeron con la exposición de las pinturas realizadas en el Festival 2015 de Pintura al Aire Libre en el Centro Cultural de San Cristóbal Verapaz.

Publicado en La Hora

 

También podría gustarte