L’Explose: 25 años de danza

Con los ojos cerrados. Así se llamaba la primera pieza que el coreógrafo y bailarín español Tino Fernández estrenó con su grupo L’Explose, en junio de 1991 en París.

Una crítica de prensa, recuerda Fernández, decía que aquel bailarín debía tener las rodillas de acero, ante el esfuerzo físico y el torrente de emociones que plasmaba en esa producción de 20 minutos.

Esa es solo una muestra del riesgo y los diferentes niveles de significación que ha explorado el español con las producciones del grupo, que está celebrando 25 años.

“Buscamos también sorprendernos a nosotros mismos. Pero también hay una cosa muy importante y es la lectura del público, porque uno está acostumbrado a leer el teatro desde la palabra misma; el cuerpo tiene otro lenguaje, que nos deja ir más allá, y eso permite que cada espectador se apropie y haga su lectura de un mismo hecho”, cuenta el artista.

Durante 17 años de este cuarto de siglo de L’Explose, Fernández ha estado acompañado de Juliana Reyes, que en su primera colaboración fungió como reemplazo de emergencia ante la renuncia intempestiva de una actriz en una temporada de la obra ‘La huella del camaleón’.

Reyes se convirtió en la dramaturga del grupo y reforzó esa intención de Fernández de encontrarle un significado a cada movimiento de sus intérpretes.

“Yo creo que Tino tenía una sensibilidad muy teatral en su trabajo; cuando llegué, él todavía bailaba y yo había estudiado teatro gestual, y había la necesidad de que todo estuviera contado. Entonces nos juntamos con dos sensibilidades muy similares en ese sentido”, dice Reyes.

En sus montajes, L’Explose suele dejar imágenes para el recuerdo, como una bailarina moviéndose entre unos vasos de vidrio (¿Por quién lloran mis amores?) y un grupo de intérpretes bailando alrededor de una frontera invisible.
Y también son comunes sus incursiones en proyectos de alta magnitud y sus colaboraciones con otros artistas, como sucedió con Martini Blues Cabaret, un espectáculo de comedia musical que se estrenó en Casa E, y con la cantata Carmina Burana, coproducción de gran formato con el Teatro Mayor.

“Ahí el reto fue poner a cien personas que conformaban el coro, coreografiar para ellos, que tomaran el protagonismo, y ni ellos mismos lo creían. Entonces también hubo una labor de convencerlos”, dice Fernández.

L’Explose celebrará su aniversario con una temporada de su más reciente producción, El carnaval del diablo, con coreografía y dirección de Fernández y dramaturgia de Reyes.

La pieza se estrenó en la Bienal de Danza de Cali del año pasado, pero ha estado en un proceso de reconstrucción desde ese momento, y ahora se presenta una nueva versión. De hecho, cuentan los realizadores, al principio la idea era hablar de paz, pero el proceso les fue mostrando que el camino era hablar sobre el conflicto.

“Una vez que empezamos la creación nos dimos cuenta de que estábamos tan sumergidos en el conflicto que es muy difícil hablar de la paz. Yo creo que hace falta una mayor distancia con la problemática”, afirma Fernández.
“Empezaron a aparecer inevitablemente las imágenes fuertes que ha habido; esa memoria histórica emergió, y lo que sucedió es que la memoria histórica se convirtió en el tema, más que la paz”, dice Reyes.

¿Dónde y cuándo?

El carnaval del diablo. Jueves a sábado, 8 p. m. La Factoría de L’Explose. Carrera 25 n.° 50-34. Boletas: 30.000 pesos.

Publicado en El Tiempo

 

25 años de buen movimiento: L´EXPLOSE compañía de danza contemporánea

«…y consideremos perdido cualquier día que no hayamos bailado alguna vez,
y consideremos falsa cualquier verdad no acompañada por una carcajada…»
Nietzsche (Así habló Zarathustra)

Hace 25 años que la L’EXPLOSE fue creada; un cuarto de siglo en el que esta compañía se ha dedicado a cumplir con el objetivo para el que fue instituida: la expansión de la cultura dancística y las Artes Escénicas afines. Es así como esta compañía en su tiempo de existencia ha elaborado más de 30 creaciones de danza contemporánea y ha participado en numerosos eventos y festivales. L’EXPLOSE nació en París y posteriormente se mudó a Colombia en donde ha hecho sede desde 1996. Hoy en día es una de las compañías de danza de mayor reconocimiento en nuestro país.

Una ininterrumpida presencia en escenarios nacionales e internacionales representando a Colombia. Ha logrado poner a juicio del público al menos una creación por año, con una interesante mixtura de diversas disciplinas, siendo la danza teatro su foco cardinal. La estabilidad de esta compañía se debe –cómo no– a la calidad de los intérpretes, pero también a la expertise y madurez de su Director Tino Fernández (quien de origen español es más colombiano que cualquiera de nosotros, ostenta con orgullo nuestra nacionalidad) y a su magnífica y rigurosa Dramaturga Juliana Reyes.

En estos últimos años L´EXPLOSE ha construido un lugar de creación, un teatro: La Factoría, que es también un espacio de producción de muchas otras compañías; un hervidero de experimentación de diversas disciplinas escénicas con énfasis en la danza contemporánea, esa que suele llamarse danza-teatro, esa que continúa inventándose y escribiéndose. Un espacio en donde tienen cabida compañías consagradas así como agrupaciones en consolidación, experimentales o performances. Cuenta con un buen equipamiento de audio, visual y lumínico para la buena puesta en escena de las obras propuestas y para beneficio del público. Un espacio flexible e intimista que tiene una programación permanente y una capacidad de 100 butacas. Poco a poco ha venido convirtiéndose en el sitio de encuentro de agrupaciones y público vanguardista. ¡Larga vida a esta idea y a este espacio!

Ha querido L´EXPLOSE celebrar este cuarto de siglo de movimiento con la pieza «El Carnaval del Diablo», y qué mejor, porque esta trata de un tema de gran actualidad nacional: el conflicto armado en Colombia. Para ello pone en escena momentos significativos, que son interpretados dancísticamente con la gran sutileza de abstracción que ha caracterizado siempre esta agrupación.

Nos adentra el escenario en un ambiente selvático, lugar predilecto de nuestras violencias, de los infames falsos positivos, de la bárbara matanza que infligió la guerrilla a la población de Bojayá, de las violaciones y del irrespeto a la mujer y a la vida en general, al mismo tiempo que –oh paradoja idiosincrática– un ambiente festivo, inspirado del Carnaval de Ríosucio e impregnado de juerga, de desfogue a la desgracia, de vitalidad y contento en medio de la hecatombe. Una muy artística, sutil pero desgarradora pieza que no deja respiro al espectador y que mantiene desde el principio de la pieza un tempo elevado que sólo encontrará solaz a su finalización; ah, y con una sorpresa desgarradora a guisa de colofón. Cada frase y cada cuadro coreográfico cargados de enorme semántica, ningún movimiento al azar.

No han querido sus creadores tomar partido político en el contenido ni en la expresión de esta pieza. Su afán, aparte del artístico en el que impera la estética del movimiento, es el mostrar algunos hechos prominentes, los desastres y la barbarie de esta contienda extendida triste y vanamente a lo largo de tan numerosos años, más de medio siglo, para que sirva de reflexión sobre la necesidad de terminar con esta carnicería.

Una bella puesta en escena con 4 bailarines colombianos de primer plano y una sola bailarina; esta guerra, como en general las son todas, es un affaire de hombres, las féminas están involucradas, y de fuerza, para alimentar, para satisfacer a los guerreros, son por antonomasia las víctimas de estas pendencias.

La escenografía está a cargo de la reconocida escenarista Laura Villegas quien nos reproduce una realista selva con las plantas emblemáticas y testigos permanentes del conflicto: la Palma de Cera, la Coca y el plátano; la primera, nuestro árbol nacional, la segunda, la mata que para nuestra desgracia crece con tanto vigor en nuestras tierras, y de la que se alimentan las arcas del conflicto, y la tercera que nutre a los beligerantes.

Es entonces esta nota una felicitación a la compañía de danza L’EXPLOSE en su 25° aniversario, cargada de buenos augurios por su larga continuación y representación que de las Artes Escénicas hace en nuestro país y fuera de él. Felicitaciones a sus Intérpretes, su Director y su Dramaturga. Asimismo, una invitación a asistir a la obra de celebración «El Carnaval del Diablo» que bien vale la pena para comprender mejor y profundizar en este conflicto que desde tanto tiempo asola nuestras tierras y humanidad, y que por esta época se nos presenta bajo la forma de paz.

Publicado en KienyKe

 

También podría gustarte