«Contra los escritores»

709

El escritor polaco (algunos dirían polaco-argentino) Witold Gombrowicz (1904-1969), afincado en nuestro país durante veinticuatro años (1939-1963), ha sido una figura singular, con un destino –podríamos decir– un tanto errático en nuestro país: alejado (y crítico) de los círculos literarios consagrados (como el del grupo de la revista Sur), apostó a la juventud, a las nuevas camadas de escritores y poetas (por mencionar sólo dos nombres: Jorge Di Paola y Miguel Grinberg), para desarrollar las temáticas que consideraba fundamentales en la literatura y en la vida: la Forma y la Inmadurez –tal como ya lo había planteado en su obra más famosa, Ferdydurke (1937), novela publicada en Argentina en 1947, traducida por el mismo autor junto a un “comité asesor” encabezado por los cubanos Virgilio Piñera y Humberto Rodríguez Tomeu junto a un grupo de jóvenes locales–. Años después Gombrowicz sería rescatado por la crítica; entre otros, por Ricardo Piglia (ver su libro Formas breves).

En lo que hace al tema de la publicación y difusión en nuestro país de este autor, la editorial El cuenco de plata ha venido publicando los últimos años la obra completa del escritor (en su “Biblioteca Witold Gombrowicz”, cuyo próximo volumen seráPeregrinaciones argentinas, inédito aquí), y, más recientemente, surgió la propuesta y organización –no casualmente llevada adelante por gente joven– del “Congreso Gombrowicz”, que ya realizó en 2014 su primer Congreso internacional en la Biblioteca Nacional, publicó un libro con las ponencias del mismo (obtenible gratuitamente en la página web del Congreso), y, ahora, prepara un evento, con entrada libre y gratuita, para el martes 16 de agosto en el Teatro del Globo, intitulado “Contra los escritores”.

Para hablar de todo esto, convocamos a la gente del Congreso Gombrowicz.

¿Cómo vienen los preparativos de “Contra los escritores”? ¿Qué novedades hay al respecto?

Diego Tomasi: Los preparativos son una locura. Todos los días sumamos cosas para hacer, para pensar, para conseguir. Resulta muy loco para todos nosotros que un evento de una hora lleve tantos meses, tanto esfuerzo, tantas ganas. Pero estamos muy contentos. Las novedades serían las siguientes: “Contra los escritores” va a estar buenísimo. Muy, eh. Así que vayan preparados para sorprenderse.

Nicolás Hochman: Tal vez se podría adelantar el nombre de las personas que de un modo otro estuvieron y van a estar involucradas en el evento (sin nombrar a los veinticinco que lo estamos organizando): Paola Barrientos, Hernán Casciari, Jorge Dorio, Elsa Drucaroff, Diego Frenkel, Gabriel Goity, Diego Golombek, Dalia Gutmann, Gonzalo Heredia, Tom Lupo, Enzo Maqueira, Pablo Méndez, Luis Mey, Javier Medina, Víctor Hugo Morales, José María Muscari, Rita Pauls, Pablo Picotto, Felipe Pigna, Rep, Samanta Schweblin, Reynaldo Sietecase, Adolfo Stambulsky, Valentina Vidal y Eugenia Zicavo. De estas personas algunas van a estar participando arriba del escenario, otras grabaron videos o locuciones, otras van a estar acomodando al público en la sala. El evento lo van a conducir Patricio Barton y Maru Drozd.

Otro aspecto destacable de “Contra los escritores” es el mecanismo para costearlo económicamente: con financiación (crowfunding) vía venta de “merchandisinggombrowicziano” (medias, tazas). Incluso se superó la cantidad de dinero necesaria. ¿Qué pueden decir sobre esto?

Valentino Cappelloni: Desde el comienzo pensamos realizar “Contra los escritores” con entrada libre y gratuita, y como no estamos sostenidos por ningún tipo de financiamiento institucional o estatal recurrimos al crowdfunding. Lo hicimos así porque nos parece una forma genial de que las personas que se interesan puedan ser partícipes de la promoción de un evento así, y, de paso, llevarse un buen souvenir. Las medias y las tazas surgieron como una forma divertida (y casualmente provocadora) de entregar algo material. En el grupo tenemos a un fabricante de medias, Gonzalo Gálvez Romano, de la “Tienda El Calcetín”, que produce medias de alta calidad, así que nos vino un poco predeterminado. Él tuvo el gesto generosísimo de diseñar, fabricar y aportar unos trescientos pares de medias para poder financiar el evento.
No esperábamos, de ninguna forma, superar el límite, y eso fue una sorpresa muy grata para todos, porque habla del entusiasmo y el interés que muchísimas personas pueden tener con un evento de literatura. Por supuesto, todos nosotros estamos trabajando ad honorem, y la plata recaudada extra va a ir a parar a la organización del Segundo Congreso Gombrowicz.

Les pido que comenten brevemente cómo nació la idea del Congreso Gombrowicz, y también sobre el contenido del libro de las primeras Jornadas Witold Gombrowicz.

Wanda Wygachiewicz: El Congreso Internacional Witold Gombrowicz se llevó a cabo en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno en agosto del 2014. Surgió como una propuesta de Nicolás Hochman, quien realizó una convocatoria, para luego más tarde formar el colectivo Congreso Gombrowicz, de los cuales muchos de los participantes seguimos hoy trabajando en esta nueva, entretenida y singular propuesta que es “Contra los escritores”. El Congreso fue una idea en constante crecimiento y con un lema de trabajo muy clara: queríamos sumar otras actividades al congreso que fueran propuestas interesantes para quienes ya estaban cerca de la obra de Gombrowicz y para quienes no. Por eso mismo, durante el Congreso también se pudo disfrutar de una muestra de ilustradores (con la posterior publicación del libro: Esto no es una nariz), un City Tour por los principales lugares de la Ciudad de Buenos Aires por donde el escritor polaco se movía y un ciclo de teatro.

Sofía Alemán: El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina es un libro compuesto por 37 artículos inéditos, que abordan diferentes temáticas: si bien todas giran en torno a la vida y obra de Witold Gombrowicz, lo hacen desde una multiplicidad de perspectivas. El fantasma… tiene más de 350 páginas, y sus autores son especialistas en Gombrowicz, que provienen de disciplinas como la literatura, la Filología, la Semiología, la Historia, el Teatro, el Ajedrez y el Psicoanálisis, entre otras. Además, incluye material sobre Kronos, el diario que Gombrowicz mantuvo en secreto y que se editó en Polonia en 2013, luego de que pasaran más de 40 años desde su muerte. Todavía no se tradujo al español y son textos que la viuda de Gombrowicz tuvo guardados durante 25 años debajo de su cama.
La descarga es libre y gratuita, desde http://www.congresogombrowicz.com/libro-del-congreso

Pregunto ahora por el panorama cultural más general, y cómo lo ven en lo que hace al conocimiento y difusión de la obra de Gombrowicz. Qué recepción crítica hay. Qué debates hay, etcétera.

Marcos Urdapilleta: Ernesto Sabato decía, hablando sobre Gombrowicz, que Argentina y Polonia son dos países igualmente inmaduros, porque los dos están históricamente (por lo menos para el momento en que escribe) al margen de un centro cultural europeo. Hoy, la situación de Gombrowicz en estos dos países es inversa: en Polonia se lo lee en las escuelas, acá se lo lee poco y nada, en Polonia es un autor nacional, acá casi no se lo conoce por fuera de los circuitos literarios o académicos. En Polonia, Gombrowicz está pasado por el filtro de la cultura institucionalizada. Acá, es un desconocido que golpea la puerta. Pero golpea cada vez más y cada vez con más fuerza. Antes de 2014, por ejemplo, sus libros era figuritas difíciles, salvo algunas excepciones (el Diario argentino, El casamiento, Gombrowicz en la Argentina), no se conseguían nuevos, y usados circulaban muy poco, por internet, y por lo general caros. Eso viene cambiando, quizás, con el Congreso como puntapié inicial. Desde 2014, se reeditaron Ferdydurke, Bacacay,Cosmos, Trans-Atlántico, el Diario argentino y Peregrinaciones argentinas, que sale en septiembre y va a tener preventa exclusiva durante “Contra los escritores”. Por otro lado, nuestro libro de artículos El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina viene a llenar una brecha en cuanto a la crítica literaria: si, como dicen algunos, la identidad cultural que Sabato encuentra entre Polonia y Argentina ya no existe, y el aparato crítico alrededor de Gombrowicz está desactualizado, este nuevo libro viene a ofrecer una mirada crítica nueva, fresca y heterogénea. Pero sobre todo, está lo que es el motor principal de las propuestas del Congreso Gombrowicz: romper las barreras de la academia y los circuitos cerrados, abrir a Gombrowicz –un autor de culto en Argentina– a un público amplio, hacerlo, si no popular, sí accesible. La idea es, desde un principio, echar a Gombrowicz a la calle.

¿Planes para el futuro?

Diego Tomasi: Nuestros planes son seguir echando a Gombrowicz a la calle, seguir buscando modos de difundir su obra (y la cultura en general) de maneras nuevas, distintas, que puedan llegar cada vez a más personas. Dicho esto, hay que reconocer que lo que todos queremos necesita financiamiento y mucho trabajo, pero en algún momento lo vamos a hacer, claro. Ese objetivo tiene cinco palabras: Segundo Congreso Internacional Witold Gombrowicz.

Página del Congreso Gombrowicz: http://www.congresogombrowicz.com/
Cuenta en Twitter del Congreso Gombrowicz: @CongresoWG

El evento “Contra los escritores” se realizará el próximo martes 16 de agosto, en el Teatro del Globo (Marcelo T. de Alvear 1155, CABA), a las 20.30 hs., con entrada libre y gratuita.

Publicado en La Izquierda Diario

“Contra los escritores”, un proyecto que busca dar a conocer la obra de Witold Gombrowicz

La fascinación por un escritor polaco poco conocido en el país que vivió en Tandil en la década del ’60 fue el puntapié para la creación, en 2014, del Congreso Gombrowicz. La reunión fue un éxito, y las acciones para difundir la obra de Witold Gombrowicz se sucedieron en el tiempo. Hoy, el grupo que llevó adelante aquel evento decidió dar un paso más en el objetivo de demostrar que “no hay autores difíciles”. Así nació “Contra los escritores”, un show con formato televisivo en el que más de veinte van a jugar, leer y deformar a Gombrowicz. Además, en el mismo acto se lanzará libro “El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina”. La cita es el martes 16 de agosto en el porteño Teatro del Globo. La tandilense Sofía Alemán, integrante del Congreso Gombrowicz, charló con El Eco de Tandil sobre este particular personaje.

-¿Quién fue Witold Gombrowicz?
-Fue un escritor polaco que nació en 1904 y murió en 1969, además, un personaje exquisito. Un autor traducido a más de treinta idiomas, que en Estados Unidos o en países de Europa es muy conocido y en otros, poco. Por ejemplo, en Polonia, su Ferdydurke es de lectura obligatoria en las escuelas secundarias, al mismo tiempo que en Argentina, donde vivió casi veinticuatro años y produjo parte de su obra (Trans-Atlántico, El casamiento y Pornografía), no termina de salir de los círculos de letras o del ámbito del teatro.
-¿Cómo llegó a Argentina?
-Gombrowicz llegó a Buenos Aires en 1939 porque había sido invitado a cubrir el viaje de inauguración del buque transatlántico Chrobry. Según cuenta en su diario, llega por casualidad, solo por dos semanas, y la Segunda Guerra Mundial lo deja varado en nuestro país. Parece que la cosa fue al revés, y el barco de vuelta había zarpado antes de que la guerra estallase. Eso sería anecdótico; la cosa es que Gombrowicz elige quedarse en Argentina y no deja bien claro por qué: un polaco que no habla español, que tiene 200 dólares en el bolsillo, y que deja su tradición, familia y status social (se presentaba como “conde”), de un momento a otro.
-¿Por qué terminó en Tandil?
-Gombrowicz tiene problemas respiratorios, escapa de la humedad de Buenos Aires y llega a Tandil a fines de los ’50. En la serrana, traba amistad con Jorge Vilela, Juan Carlos Ferreyra, Mariano Betelú y Jorge Di Paola (Dipi). Lo curioso es que cuando llega a Tandil, estos jóvenes ya lo habían leído. Dipi cuenta que a principios de 1957 se encontró con Ferreyra en el café Ideal, y que este llega conteniendo la risa: había encontrado una novela extraña llamada Ferdydurke, llena de moho en la biblioteca. Del autor de apellido impronunciable, ni noticias. Meses después, otro amigo, Magariños, le avisa a Dipi que hay un escritor polaco “medio demente” que quería hablar con poetas jóvenes. Ambos emprenden el camino a la confitería Rex y lo encuentran. Se acercan y le preguntan su nombre. Gombrowicz les dice que “es un nombre difícil para criollitos”, y que se los puede escribir en una servilleta. Cuando el polaco lo hace, Dipi le contesta: “Autor de Ferdydurke” y Gombrowicz retruca: “¡Un lector en la pampa salvaje!”. A partir de ese momento, durante dos años los encuentros van a repetirse. Hay un libro precioso que cuenta esto y mucho más, se llama Evocando a Gombrowicz.
-¿Cómo definirías la obra del escritor?
-Por suerte las lecturas son infinitas y evitaré encasillarlo. Podría describirla como bastante crítica; Gombrowicz era un provocador, molestaba por deporte. El tipo escribió filosofía, obras de teatro, narrativa, diarios, que de íntimos no tenían nada porque a veces escribía sabiendo que iban a salir en un diario polaco. Seguro es que algunos de los temas que se repiten en todos sus escritos, de forma programática a partir de 1947, son la juventud, la inmadurez, la forma, y Argentina es un poco todo eso, en relación con la Europa madura y culta.
-¿Cómo nació el Congreso Gombrowicz?
-Surgió como una idea sencilla, como excusa para celebrar los 75 años de la llegada de Gombrowicz a la Argentina, y terminó siendo una bomba. En 2014 durante tres días expusieron especialistas en su obra, provenientes de 16 países del mundo (¡hasta vino un japonés!). Esa fue la parte académica, también hubo apuestas menos solemnes: un city tour gombrowicziano, un ciclo de teatro, la producción y proyección de un documental y la edición de un libro. Fueron unas 1000 personas. Finalizado el Congreso, realizamos diversas acciones para seguir con la difusión e hicimos un ciclo de lecturas en 2015; performances en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA; y este año lanzamos la biblioteca y la audiovideoteca digitales y gratuitas sobre Gombrowicz.
-¿Se puede convertir a un escritor de culto en un escritor popular?
-No sé si Gombrowicz es de culto, seguro es (o)culto y queremos hacerlo más visible. Estamos convencidos de que la obra del polaco no es difícil, en el sentido de ilegible, por tratar temas que pueden parecer complejos y existenciales, y también de que se lo puede abordar de forma no tradicional. Es decir, hay autores legitimados por determinados circuitos, y por eso nos propusimos organizar movidas que salieran de los circuitos tradicionales: así nace “Contra los Escritores”.
-¿Cómo surgió el proyecto?
-Después del Congreso, empezamos la campaña para echar a Gombrowicz a la calle, sacarlo del ámbito académico. En esa línea, empezamos a trabajar en un libro con 37 artículos inéditos sobre su vida y obra, al que bautizamos “El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina” (de descarga libre desde la página del Congreso). Nos tomó mucho trabajo de edición y corrección, así que cuando estuvo listo nos juntamos a pensar cómo íbamos a lanzarlo de manera especial. Con la premisa de acercar ese material a un público heterogéneo, que no lo haya leído o conozca, queríamos hacer algo diferente. “Contra los poetas” fue una conferencia que Gombrowicz dio en 1947 y apuntó filosamente contra la poesía pura. A partir de ahí, y con todo lo que Gombrowicz renegaba contra los escritores, el título vino solo. Con ese título-guiño, invitamos a personas del mundo del espectáculo a participar de un evento con formato de juegos de preguntas y respuestas, al estilo programa de televisión. Esto es el 16 de agosto y va a ser conducido por Patricio Barton y Maru Drozd. Tenemos confirmados a Gabriel Goity, Erica García, Gonzalo Heredia, Felipe Pigna, Diego Golombek, Diego Frenkel, Dalia Gutman, Rita Pauls, Rep, Jorge Dorio, Eugenia Zicavo, José María Muscari, y otros tendrán aparición sorpresa.
-En lugar de cobrar entrada, acudieron a una plataforma digital para recaudar fondos. ¿Por qué?
-Todos los eventos que organizamos son con entrada gratuita. Queremos facilitar el acercamiento al mundo gombrowicziano. Sabemos, además, que hay muchas personas interesadas en que esto ocurra: la campaña de financiamiento colectivo fue todo un éxito. Mucha gente se copó con el evento; estamos harto agradecidos por ello, porque sin esa ayuda hubiera sido muy difícil costearlo. Nuestro trabajo no es rentado y somos una asociación civil sin fines de lucro. Nota, y polémica, al margen, las recompensas de la campaña son tazas, libros y medias de Gombrowicz. Inédito. Es muy difícil conseguir quien ponga plata para este tipo de movidas, queremos hacer el II Congreso Internacional y no perdemos las esperanzas de que aparezcan mecenas.
-¿Qué creés que diría Gombrowicz sobre esta movida?
-Es una gran pregunta. Supongo que contradictorio como era, por un lado, nos hubiese mandado un mail con instrucciones para dirigir cómo presentarlo, y, por el otro, creo que el título “Contra los Escritores” hubiera logrado que el mail fuera menos largo que si tuviera otro nombre.

Publicado en El Eco

Un show teatral dedicado a Gombrowicz

«Contra los escritores.» ¿Una convocatoria antiliteraria, una marcha de protesta? Nada de eso. La frase invita al público a participar de un original homenaje a Witold Gombrowicz con actores, músicos, periodistas, científicos, artistas y autores. Mañana, desde las 20.30, en el Teatro del Globo, los espectadores y los invitados podrán compartir escenas de la vida del escritor polaco que vino al país de paso en 1939 y se quedó hasta 1963. El festejo tendrá el formato de un programa televisivo de preguntas y respuestas sobre el autor de Ferdydurke, aunque los organizadores aclaran que para sumarse al juego no es necesario haber leído sus obras.

«Alrededor de 20 figuras de diversas disciplinas van a jugar, leer y deformar a Gombrowicz», explica Nicolás Hochman, de la productora cultural UnaBrecha. «El objetivo es que el público se vaya del teatro con ganas de leer a Gombrowicz, aunque nunca hayan oído hablar de él.»

Participarán Diego Golombek, Felipe Pigna, Eugenia Zicavo, Luis Mey, José María Muscari, Rep, Diego Frenkel, Jorge Dorio, Érica García, Gonzalo Heredia y Rita Pauls, entre otros. Además, habrá videos de Víctor Hugo Morales, Reynaldo Sietecase, Paola Barrientos, Gabriel Goity, Samanta Schweblin y Elsa Drucaroff .

«Los juegos están pensados para ir aportando elementos de la vida y obra de Gombrowicz de una manera no enciclopédica. No buscamos que los participantes aprendan quién fue y qué hizo, sino que algo de todo eso quede. Queremos que el público se vaya con una idea, una frase, una sensación, con ganas de googlear o comprar un libro. Gombrowicz es la excusa. Lo mismo se podría hacer con cualquier otro autor. Queremos transmitir que el acceso a la cultura puede hacerse de maneras no tradicionales, que la literatura no tiene dueños, que vale casi cualquier cosa con tal de generar ganas de leer».

Durante el acto se va a presentar el libro El fantasma de Gombrowicz recorre la Argentina, con 37 artículos inéditos sobre el autor, que se puede descargar gratis desde la web.

Publicado en La Nación

 

También podría gustarte