Con un importante crecimiento cerró la XI edición del Festival de documentales de México DocsMx

Por Daniel Cholakian – NodalCultura

Después de una larga semana de exhibiciones, se cerró la XI edición del Festival de cine documental más importante de México, DocsMx. Aún cuando el festival es propio de la ciudad capital, las actividades se expanden más allá de la misma, ya sea con el Desafío Docs que se llevó a cabo también en Puebla, Mexicali, Tijuana y Tolima, entre otras ciudades, se proyecto en una red de salas colaborativas en todo México y el resto de América Latina.

Un dato destacable de la premiación fue que la mayoría de los reconocimientos recayeron en películas realizadas por mujeres. El dato implica de algún modo una realidad en “el estado del arte” del género documental en el mundo. Las mujeres están siendo protagonistas fundamentales en la creación, sin estar encerradas en un eje temático o un formato dado. Transversalmente a todas las secciones, Cinepoema, Cine político, Cine en medio de una guerra o Documental de creación, las premiadas han mostrado perfiles diversos, estéticas eclécticas y modos de producción completamente diferentes entre sí.

La ceremonia de entrega de los premios estuvo llevada adelante por Pau Montagud e Inti Cordera, directores artístico y ejecutivo respectivamente, tuvo la interesante particularidad que casi todos los premiados en ausencia, ya sea por no haber concurrido a México o por haberse ido antes del cierre, hicieron llegar su mensaje grabado. Esta situación resolvió de un modo creativo el vacío que suele presentarse cuando no hay quien reciba el premio correspondiente. Lejos de ser una entrega fría de galardones, se convirtió en una ceremonia cálida y divertida.

El crecimiento del interés del público y de los jóvenes realizadores por el cine documental, representa para Inti Cordera, el director del Festival DocMx, una realidad insoslayable. El aumento del público en las salas, más la gran cantidad de películas recibidas así lo certifican.

NodalCultura dialogó con Cordera a propósito de esta nueva edición del Festival.

Entrando en la décima primera edición y habiendo sido parte de un proceso en el que el documental logró un lugar de intervención social que no tenía tal vez hasta entrados los años ‘90 ¿Cómo analizan el presente del documental y en particular la relación con el público?

Cuando en el año 2006 nos dimos a la tarea de diseñar lo que imaginamos es un festival de cine dedicado a la no ficción, no sabíamos exactamente qué estaba pasando y qué podía pasar con el documental. Lo que sabíamos es que estaba ocurriendo algo que era importante en el mundo y en México. El documental estaba retomando un lugar en la cinematografía nacional, y el público no tenía el acceso a los espacios para ver lo que estaba ocurriendo en el país, y mucho menos lo que se estaba produciendo fuera de México. La apuesta fue hecha en primer lugar para generar una oferta de calidad de cine documental, regresando el documental a las salas con el fenómeno de la experiencia cinematográfica. En ese entonces estaba casi exclusivamente encerrado en la pantalla televisiva, pues hace diez o quince años el documental se entendía como un género televisivo derivado de canales temáticos que estaban produciendo sus contenidos documentales con sus propios formatos. Lo ciernto es que el cine documental estaba germinando en un experiencia y en un fenómeno de creación que no percibíamos, y que hoy dieciséis años después demuestra que la apuesta fue muy acertada.

A la luz de este crecimiento global del documental, ¿cómo conforman el criterio de programación?

DocsMX (antes DocsDF) siempre ha tenido como una premisa en el diseño de su programación la diversidad. Nunca hemos sido un espacio de exhibición cinematográfica que se caracterice por un solo eje temático, nunca ha habido un tema que marque la línea de programación. Son tantas las películas que recibimos y  tan diversas las historias que nos muestran desde todos los confines del planeta, que la única línea posible era la diversidad. El mosaico multitemático y poco a poco definido por el carácter de géneros que hemos visto nacer, crecer y fortalecerse, nos han obligado a hacer de la programación una carta abierta, de hacer un menú en el cual el espectador pueda moverse con libertad a hacia sus diversos interés, sean los intereses políticos, sociales, producciones de una factura más cinematográfica o experimental. Hemos venido conformando una programación que genere en el espectador la posibilidad de moverse con libertad a lo largo del festival y así gozar de una amplia oferta.

El documental mexicano, al que le dedican una gran parte de su programación, es sin dudas uno de los que no sólo más creció en el contexto regional, sino también parece ser un actor en los debates mexicanos del presente ¿Cuál es el grado de intervención de la producción documental mexicana en la realidad política del país?

Sin duda el documental desde su origen es un cine que tiene un carácter militante, un cine testigo, un cine ojo y memoria que nos permite no solo hacer memoria, como bien lo decía Patricio Guzmán. Un país sin cine documental es una familia sin álbum de fotos, y eso sin duda en México marca una línea en la historia del cine documental mexicano y así lo hemos visto desde aquellos que voltearon sus cámaras y la mirada a los movimientos revolucionarios, sindicales y hoy en la actualidad a los movimientos sociales y sin duda ese es un compromiso que los documentalistas siempre asumimos. Nuestro papel como comunicadores que buscamos hacer de la experiencia del ver y hace documental una experiencia con compromiso social. Pero el cine documental ha evolucionado mucho más allá, y el cine documental mexicano nos ha mostrado también la sensibilidad y el talento de los directores mexicanos para también transformar ese compromiso político y social en experiencias cinematográficas.

Es interesante la selección de películas de América Latina que han realizado, ya que en general no corresponde al “canon de los festivales” de la región. ¿Cómo piensan ustedes esta sección? ¿Cuál es su visión del estado del documental en América Latina?

Siempre el festival se ha postulado con una profunda convicción latinoamericana, y el equipo fundador si bien tuvo como sede la Ciudad de México, creemos con fuerte convicción que esta región, en la que nos une el lenguaje por un lado, la historia y nuestra cultura, merece tener en el festival una sección que nos permita mirar, conocer, entender, aprehender la realidad de nuestra región y así caminar hacia adelante como una comunidad hispanoamericana.

El documental en América Latina se ha convertido en la voz a través de la cámara y el cine de nuestra realidad, y en México, como en todos los países que nos une esta identidad, nos permite entender las diferentes realidades que muchas son comunes, la desigualdad, los temas que hoy en día nos preocupan, la criminalización de nuestras sociedades, pero también la riqueza cultural que nos une. Creo que es motivo de celebrar a través del cine y el documental que podamos vernos cada vez más una comunidad más unida, empática, similar y fuerte.

Premiación completa DocxMx

Sección nacional Fragmentos:
Mejor película: El viajero subterráneo de Chantal Rodríguez Anguiano.

Sección internacional Fragmentos:
Mejor película: El francotirador de Kobane de Reber Dosky.

Sección Breaking Docs:
Alisa en el país de la guerra de Alisa Kovalenko y Liubov Durakova.

Sección Otro mundo es posible:
Mención honorífica: El poder del cambio. La rebelión energética de Carl-A. Fechner.
Mejor película: Próxima estación: Utopía de Apostolos Karakasis.

Sección Cinepoème:
Mención honorífica: La familia chechena de Martín Solá.
Mejor película: Fantasía caribeña de Johanné Gómez Terrero.

Sección Docuthriller:
Mejor película: El crazy che de Pablo Chehebar, Nicolás Iacouzzi.

Sección Nuestra América:
Mención honorífica: Jonas y el circo del patio de Paula Gomes.
Mejor película: Chicago Boys de Carola Fuentes y Rafael Valdeavellano.

Sección Retratos:
Mención honorífica: Adiós, amor, voy a luchar de Simone Manetti.
Mejor película: Europa, ella ama  de Jan Gassmann.

Sección Más rápido, más alto, más fuerte:
Mejor película: Afro-Napoli United  de Pierfrancesco Li Donni.

Sección Around the Cities:
Mejor película: Cuando la Tierra parece ligera de Salome Machaidze, Tamuna Karumidze y David Meskhi.

Sección México ópera prima:
Mención honorífica: Regreso a la bruma de Alicia Ortega García.
Mejor película: Te prometo nunca regresar de Pepe Gutiérrez García.

Sección Hecho en México:
Mención honorífica Hecho en México: La balada del Oppenheimer Park de Juan Manuel Sepúlveda.
Mejor película: Tempestad de Tatiana Huezo.

 

También podría gustarte