México: falleció Luis González de Alba, escritor y uno de los líderes del movimiento estudiantil del ´68

El escritor y político Luis González de Alba fue hallado sin vida en su casa de Guadalajara. Tenía 72 años.

De acuerdo con un reporte de “El Informador”, la muerte de González de Alba, uno de los líderes del Movimiento del 68, ocurrió hoy alrededor de las 12 horas en su casa de la colonia Arcos Sur.

Según información de la Fiscalía de Jalisco y la Policía de Guadalajara, no se conocen las causas del deceso.

El autor nació en el municipio de Charca, San Luis Potosí, en 1944. Creció en la ciudad de Guadalajara y con la intención de estudiar Psicología en al Universidad Nacional Autónoma de México, se mudó a la capital.

Durante el movimiento del 68, fue representante de la Facultad de Filosofía y Letras ante el Consejo Nacional de Huelga.

En una entrevista para EL UNIVERSAL en 2013, González de Alba dijo «el 2 de octubre no define el movimiento del 68».

González de Alba murió en el mismo día que se conmemoran los 48 años de la matanza en Tlatelolco.

Publicado en El Universal

Luis González de Alba, ícono de la izquierda que supo liberarse de dogmas

Por Arturo Ramón Ortiz

Luis González de Alba, escritor, columnista de Crónica en su momento, divulgador de la ciencia y uno de los pensadores más libres del país, murió ayer en Guadalajara, a los 72 años, justo en el aniversario de la matanza de la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, que significó el fin del movimiento estudiantil de 1968, del que fue partícipe y uno de los dirigentes más destacados.

La Fiscalía de Jalisco, en informaciones extraoficiales, apunta a que Luis González de Alba se suicidó.

Y teniendo como origen público el 68 mexicano, González de Alba fue claramente un ícono de la izquierda, pero uno que supo liberarse de los dogmas brutales con los que el régimen soviético convirtió el sueño liberador del Siglo XX en una efímera pero terrorífica pesadilla.

Desde una posición pensante, combatió igualmente a las posiciones reduccionistas de la izquierda mexicana y de los caudillismos en los que ésta se disolvió al paso de los años.

Quizás el capítulo que mejor muestra ese aspecto del potosino es el enfrentamiento intelectual que tuvo con Elena Poniatowska, una de las santonas de la izquierda nacional, a quien le exigió, poco antes del 30 aniversario del 68, que modificara el libro La Noche de Tlatelolco. Aquel texto, en el que muchas generaciones se enteraron de los eventos trágicos del 68, era en realidad un compendio de entrevistas y de resúmenes de otros textos, uno de ellos del propio González de Alba, en cuyo armado Poniatowska cometió imprecisiones.

Aquel enfrentamiento entre íconos de la izquierda terminó con el despido de González de Alba de su casa editorial y derivó, afortunadamente, en la posibilidad de que muchos otros diarios y revistas, incluida Crónica, pudieran contar con sus textos.

Consultado alguna vez sobre por qué había revelado las imprecisiones de Poniatowska décadas después de publicado el libro, González de Alba, en tono serio, respondía: “Me pueden creer o no, pero no lo había vuelto a leer hasta ahora”. Hace apenas unos días, por Twitter, González de Alba recordaba que Monsiváis llamaba a Poniatowska, a sus espaldas, la princesita (y algo más fuerte).

Así, inteligente y provocador, fue una figura indispensable para entender los movimientos democratizadores nacionales, lo mismo que el movimiento a favor de las comunidades gay, pero siempre con la capacidad para saber que estar del lado de lo justo no lo justificaba todo.

De hecho, su última columna en el diario Milenio, hizo alusión a que los festejos del 2 de octubre de este año estarían plagados de vándalos que romperían cristales, atacarían negocios y se dirían presos políticos si las autoridades se atrevían a detenerlos. Intransigente con quienes suponen que todo se vale en favor de una buena causa, González de Alba fustigó a propios y extraños cuando analizó las movilizaciones sociales o políticas.

Su vocación quizás más honda fue, no obstante, la de divulgador científico. El hace años estudiante de Sicología, transmitió siempre un interminable sentido de admiración por los descubrimientos científicos de toda índole.

No podía ser de otra manera, como pocos intelectuales en México, Luis González de Alba, muerto ayer a los 72 años, invocaba a que sus lectores pensaran y a que ejercieran ese sano ejercicio de sorprenderse ante lo que el pensamiento libre de tabúes puede lograr en un país como México.

Publicado en Crónica

Muere el escritor mexicano Luis González de Alba

El escritor y político mexicano, Luis González de Alba ha fallecido a los 72 años. El cuerpo de González fue encontrado en su casa de Guadalajara este domingo y aunque no se han confirmado los motivos de su muerte, algunos escritores mexicanos cercanos han apuntado al suicidio.

González de Alba fue uno de los líderes del movimiento estudiantil del 68 en México. Este domingo, 2 de octubre, se cumplen 48 años de la matanza de Tlatelolco, la intervención del ejército en la Plaza de las Tres Culturas a punta de metralleta para cortar una etapa de movilizaciones a favor de la democracia. El escritor fue detenido ese día y encarcelado dos años.

Desde la prisión de Lecumberri escribió su primera novela Los días y los años(1971), en la que describió aquella época de protestas y represión policial y lo que vivió aquel 2 de octubre. El narrador, poeta, ensayista, cuentista y colaborador de diferentes medios mexicanos, recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1997.

Siempre reivindicativo, junto a Carlos Monsiváis publicó el primer manifiesto mexicano en defensa de los derechos de los homosexuales en 1975 en la revistaSiempre!. Durante los años setenta y ochenta siguió relacionado con la izquierda mexicana, una ideología que abandonó después para convertirse en uno de los más críticos contra ella.

En su último artículo de opinión en el periódico Milenio, se anticipaba a lo que ocurriría en este 2 de octubre: «Habrá una manifestación de chavos que no saben qué es lo que no se olvida, porque ya lo olvidaron o nunca lo han sabido». Este domingo, como cada año, una marcha recorrió las principales calles del país para gritar: «Dos de octubre no se olvida». Y ese mismo día, González de Alba dejaba de existir.

En su perfil de Facebook escribió a primera hora de este domingo unas fotos antiguas de la isla griega de Poros y de él cuando era joven. El comentario rezaba: «Yo esperándote en Poros. Ábreme los brazos. No me abandones».

Publicado en El País
También podría gustarte