XXV Feria del Tamal

Con la presencia de productores, artesanos y cocineros de México y ocho países del resto de América Latina, se lleva a cabo en la Ciudad de México la vigésima quinta edición de la Feria del Tamal.

Los productores de tamales se reúnen en el Museo Nacional de Culturas Populares. Allí se presentan más de 100 variedades de tamales, desde los clásicos de mole y salsa, hasta los más innovadores como el de ancas de rana, horchata, arroz, huitlacoche y chapulines. En esta feria es posible degustar tamales de todas partes del país.

Los expositores que participan en esta feria provienen de estados como Guanajuato, Michoacán, Chiapas, Oaxaca, Tlaxcala y de la Ciudad de México, así como de Bolivia, Colombia, Cuba, Chile, Guatemala, Honduras y Venezuela.

En esta primera edición se elaboró un tamal de 10 metros de largo y 450 kilogramos de peso, a base de 200 kilos de masa, 50 kilos de carne, 10 kilos de mole, dos paquetes de hoja, dos kilos de manteca y se repartió entre el público asistente.

“Lo que más se come allá es el plátano, al igual que aquí en México el maíz. El tamal más típico es el Nacatamal que lleva arroz, pasas, aceitunas, alcaparras, chícharos y una pieza de pollo o cerdo es bastante grande pesa por lo regular 600 gramos”, comentó un productor visitante de Honduras.

“El de miel lleva miel 100% natural y aparte lleva requesón. Son tamales chiquitos de frijol que se llaman ratoncitos. Se le echa mole, queso crema y chapulines encima. El de gusano de maguey lleva salsa con gusano tostado molido, y aparte llevan gusanos enteros tal cual con quesillo”, explicó Ana María, de Milpa Alta. A su vez, Jesica, productora de Tamaulipas describió el modo en que producen el tamal de jaiba “Es una mezcla de mariscos, contiene pulpos a la mexicana, mejillón, camarón y aparte tiene la jaiba entera”

«El tamal se hace sin picante para que un niño lo pueda degustar como también una persona de la tercera edad, que sea un platillo exótico, pero que lo deguste la gente, por eso se hace la salsita aparte para que ese picantito sea más sabroso con el tamal y cada quien a su gusto», aseguró Félix José Ángel Arias, expositor originario de Tabasco. Señaló también que que el tamal más conocido en su tierra es el de pejelagarto, también se realizan los de pollo con chipilín y de cochinita.

«Nosotros como tabasqueños traemos un atole que se llama atole de novia, lleva chocolate, pinole y leche; es una tradición que se agarra para las bodas, se sirve con tamales», comentó.

Por su parte, Dara Isabel Hidalgo, directora de Desarrollo Delegacional, recalcó que el delegado Israel Moreno Rivera ha hecho énfasis a la conservación de las tradiciones, por ello, impulsan proyectos como la Feria del Tamal.

La XXV Feria del Tamal estará hasta el 2 de febrero en el Museo Nacional de Culturas Populares, ubicado en la avenida Hidalgo No. 289, Coyoacán, Ciudad de México, en el horario de 10 a 20 hs.

También podría gustarte