Advierten sobre problemas para sostener los festivales de cine en Argentina

914

Daniel Cholakian – NodalCultura

Durante la muestra de cine argentino y europeo «Pantalla Pinamar» comenzaron a correrse rumores, que nadie desmintió, sobre la discontinuación del festival que lleva 13 ediciones. Esto tuvo fuerte repercusión en diferentes medios, pero es parte de una serie de problemas que han enfrentado los festivales de cine desde comienzos de 2016.

El 2 de noviembre de 2015 el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina (INCAA) presentó el catálogo de festivales nacionales de cine, en el que se mencionaba la existencia de 124 muestras de este tipo en todo el país. Durante el año pasado distintos festivales fueron discontinuados (Festival de cine deportivo, Ventana Andina), algunos anunciaron su cancelación a partir de 2017 (Tres Fronteras) y otros sobrevivieron gracias a negociaciones de último momento (UNCIPAR). Muchos otros informaron de la importante caída de los aportes públicos que permiten su realización y una gran cantidad están en dudas para este año.

Los responsables de los aportes que sostienen a los festivales de cine son diversos, aunque en su mayoría provienen de organismos públicos. El INCAA, los estados provinciales, las municipalidades, universidades y el ministerio de cultura de la nación. Por cuestiones políticas, como en el caso del Festival jujeño Ventana Andina, «volteado» según sus propias palabras, por decisión del gobernador de esa provincia, Gerardo Morales o por cuestiones de ajuste fiscal, como la decisión de reducir los aportes a la mayoría de los festivales por parte del INCAA, los festivales ven peligrar su continuidad.

En este sentido, la Asociación de Cronistas de Cine de Argentina (ACCA), emitió un comunicado solicitando a las autoridades del INCAA que como defina políticas que permitan garantizar la continuidad de los festivales de cine en el país.

En el texto la ACCA destaca que «este tipo de encuentros culturales son espacios para que el cine llegue a una enorme cantidad de público y lugares donde no existen salas, o las que sí funcionan solo exhiben producciones comerciales, la mayoría de las veces de los centros hegemónicos de producción». Los festivales de cine son, en todos los países de nuestra región, un espacio de circulación de producciones audiovisuales que no suelen verse en la mayoría de las ciudades. La cancelación de las muestras son, indirectamente, un modo de sostener un modelo de circulación y exhibición dominado por el cine comercial producido dentro del sistema de la industria global. De modo que quitar el apoyo a los mismos es una decisión política que implica una política cultural determinada.

Las autoridades del INCAA no se han manifestado al respecto. Seguramente es momento de prestar atención a lo que ocurre con las políticas públicas sobre los festivales de cine, porque para muchas ciudades grandes, pequeñas, conocidas o ignotas, la desaparición de los encuentros de este tipo es la clausura definitiva de todo tipo de diversidad audiovisual.

Comunicado de la Asociación de Cronistas de Cine de Argentina a propósito de la realización de festivales

Desde hace un año, la producción de festivales de cine en nuestro país sufre limitaciones, cancelaciones o postergaciones que nos lleva, a la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina (ACCA) a reflexionar sobre el tema.

En 1959 la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina retomó la idea de un festival en Mar del Plata iniciada en 1954, y logró con apoyos principalmente oficiales, la realización del primero con la primera categoría de internacional «A» de la Fiapf (Federacion Internacional de Asociaciones de Productores), que luego, por distintos avatares de raíces principalmente políticas, se discontinuó por más de una década.

El fin de semana último se instalaron rumores referidos a la posibilidad de que algunos de los encuentros realizados fuera de la órbita oficial vean comprometida su continuidad. Las versiones circulantes, que son públicas y notorias, lamentablemente no fueron desmentidas por los involucrados. El caso concreto que evidencia está realidad tiene que ver con Pantalla Pinamar, organizado en su totalidad por el INCAA, que por primera vez en sus trece ediciones, no tiene aún fecha definida para 2018.

Este tipo de encuentros culturales son espacios para que el cine llegue a una enorme cantidad de público y lugares donde no existen salas, o las que sí funcionan solo exhiben producciones comerciales, la mayoría de las veces de los centros hegemónicos de producción.

Además, es en estas muestras donde el público accede al diálogo abierto y personal con realizadores, actores, productores y críticos, en cuyo intercambio se enriquece el universo simbólico tanto de los muy interesados espectadores locales como de los visitantes.

La devolución de la mirada novedosa de los espectadores amplía los horizontes de quienes son, en definitiva, los creadores de la diversidad de la imagen nacional. Más allá de las grandes iniciativas, todos los encuentros de este tipo abren puertas que producen beneficios a todos y en muchos sentidos.

Por este motivo la ACCA expresa su preocupación. Entendemos que es importante para toda la comunidad cinematográfica que el INCAA exponga su política respecto de los festivales, dado que está en juego un aspecto clave de la formación de los espectadores, al igual que el intercambio con otros países y sus culturas, base de la construcción de las sociedades modernas.

Nos parece fundamental que el organismo rector de nuestra cinematografía no solo vele por los festivales en cuya producción está más comprometido, sino que se preocupe para que en todo el país no se apaguen estas pantallas, que presentan a los espectadores un cine diferente que no pueden ver de otra manera.

La desatención de una situación aún en ciernes, puede dañar la seriedad con la que se encara el tema en la Argentina, y desalentar la realización de otros acontecimientos cinematográficos con participación activa de creadores y publico en el resto del país, tanto los ya existentes o por existir.

Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina – Fundada en 1942

También podría gustarte