Premio Nacional de Poesía

Darío Jaramillo ganó el Premio Nacional de Poesía 2017. Así lo anunció este viernes el Ministerio de Cultura, quien entrega este galardón.

Con este poemario el autor “evidencia una madurez existencial y poética”, dice el jurado en su acta, integrado por los poetas María Negroni (Argentina), Piedad Bonnett y Nelson Romero Guzmán (Colombia).

“Se trata de un libro que, en la gran tradición de los clásicos, aborda eso que es siempre apenas decible sobre el cuerpo, el erotismo, el alma, la muerte, la herida existencial, para celebrarlo con un tono elegíaco que no rehúye el compromiso del yo ni la emoción tensa de la inteligencia”, agrega el jurado.

“A mí lo que me interesa es alucinar con las palabras”, dijo Jaramillo (Santa Rosa de Osos, 1947) al enterarse del reconocimiento, según informó Mincultura.

Agregó también cómo fueron sus inicios en la poesía y en las letras, que lo dejó prendado desde muy niño.

“Todo empezó porque a mí siempre me gustó jugar con las palabras, porque en mi casa había libros de poesía y mi papá recitaba poemas de autores como Lope de Vega y Santa Teresa, y a mí me gustaba cómo sonaba todo eso. Pero no sé cuáles son muy bien las influencias poéticas en mi obra. Ahora, por ejemplo, estoy volviendo a leer al poeta alemán, Rainer María Rilke», agregó Jaramillo.

Jaramillo Agudelo, miembro de la llamada «generación desencantada”, es considerada una de las voces más respetadas de la lírica nacional, a quien se le atribuye la renovación de la poesía amorosa en Colombia, como lo anota el escritor y crítico literario Mario Jursich.

“Jaramillo comenzó escribiendo una poesía irónica e intelectual. En ella dominaban las citas, el tono humorístico y la parodia de los mitos e instituciones literarias. Con los años fue abandonando esos lugares y ensayó una poesía íntima, de corte amoroso y completamente despojada de metáforas y referencias enciclopédicas. Aunque el tono es diferente al de sus poemas iniciales, no podría hablarse de una ruptura: en uno y otro caso, Jaramillo efectúa una meditada crítica de los ‘valores lingüísticos’ que la tradición convierte en paradigma, tanto de la poesía como de la sensibilidad romántica”, comenta Jursich en la biografía que escribió para el Banco de la República.

Jaramillo es autor, entre otros, de ‘Historias’ (1974), ‘Tratado de retórica’ (Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus, 1977), ‘Poemas de amor’ (1986) y ‘Cantar por Cantar’, reunido en la revista Golpe de Dados (1992).

Como narrador y ensayista, el autor antioqueño ha publicado las novelas ‘La muerte de Alec’ (finalista Premio Plaza & Janés, 1983) y ‘Cartas cruzadas’ (1994). Además el libro de textos de ficción ‘Guía para viajeros’ (1991) y el libro infantil ‘Aventuras y desventuras de Pánfila con los números’.

Al hablar sobre su proceso de escritura, Jaramillo Agudelo le comentó a Mincultura que la poesía suele llegarle en el momento menos esperado.

“De pronto las ganas de escribir un poema surgen en un taxi o caminando por la calle, entonces no es algo que dependa de la voluntad, sino que surge de pronto y sin planearlo. A mí lo que me interesa es alucinar con las palabras, tal como sucede en las ‘Elegías de Duino’, la obra de Rilke que estoy leyendo ahora, son poemas que me parecen alucinantes y apasionantes”, anotó.

Paralelo a su faceta humanística e intelectual, Jaramillo ocupó por muchos años la subgerencia Cultural del Banco de la República, desde donde promovió la cultura, desde las diferentes plataformas de esa entidad. Se graduó como abogado y economista de la Universidad Javeriana de Bogotá.

Somos sólo cuerpo
No me prometas nada,
sólo dame un presente
dame el instante intenso,
sí, mi relámpago,
déjame flotar convertido en parte tuya,
cuerpo mío,
tú, mismísimo, mi paroxismo siempre.

Poema de Jaramillo, de su libro ‘El cuerpo y otra cosa’.

Publicado en El Tiempo

Darío Jaramillo Agudelo es el nuevo Premio Nacional de Poesía

Es uno de los escritores más reconocidos del país. Sus novelas, ensayos y, sobre todo, poemas, a los que se acercó gracias a los versos que oía recitar a su padre cuando era pequeño, se convirtieron en una referencia para las nuevas generaciones de la poesía colombiana. Por eso, que Darío Jaramillo Agudelo sea el ganador del Premio Nacional de Poesía 2017 suena un poco a justicia poética.

Nació en Santa Rosa de Osos, Antioquia, en 1947, estudió derecho y economía en la Universidad Javeriana, y por algún tiempo, desempeñó cargos estatales en el sector de la cultura. Pero su pasión siempre ha sido escribir. “La poesía no es un trabajo –dijo en 2014, en una entrevista con el diario El Tiempo–. Uno es poeta porque no tiene más remedio; no hay remedio para la obsesión de alucinar con palabras, de hacer música con ellas, de utilizarlas para cierto éxtasis, cierto desvarío”.

Su primer poemario fue publicado en 1974. Se llamó Historias. El segundo, Tratado de retórica, salió en 1977 y se llevó el premio nacional Eduardo Cote Lemus. Desde entonces no paró: 8 libros de poesía, 7 novelas, 3 ensayos y 8 antologías. Tres de ellas, reediciones completas: 77 poemas(Universidad Nacional, 1987); 127 poemas (Universidad de Antioquia, 2000) y Libros de poemas (Fondo de Cultura Económica, 2003).

El poemario con el que acaba de ganarse el Premio Nacional de Poesía, el más importante del género en el país, se llama El cuerpo y otra cosa y fue publicado por la editorial española Pre-textos, con quien ha trabajado desde hace casi 20 años.

Según el jurado, conformado por María Negroni (Argentina), Piedad Bonnett y Nelson Romero Guzmán (Colombia), “se trata de un libro que, en la gran tradición de los clásicos, aborda eso que es siempre apenas decible sobre el cuerpo, el erotismo, el alma, la muerte, la herida existencial, para celebrarlo con un tono elegíaco que no rehúye el compromiso del yo ni la emoción tensa de la inteligencia”.

Le ganó a otros 49 poemarios. Entre los finalistas había poetas jóvenes, como Bibiana Bernal o Jorge Cadavid, y otros más experimentados, como Hernán Vargascarreño y Enrique Castillejo. Pero al final, Jaramillo Agudelo es quien entra en la lista selecta de la que hacen parte Martha Carolina Dávila, Horacio Benavides y Nelson Romero Guzmán. Además, se lleva un premio de 60 millones de pesos.

La vida de poeta

“Todo empezó porque a mí siempre me gustó jugar con las palabras –explicó Jaramillo esta mañana, luego de conocerse el veredicto del jurado–. En mi casa había libros de poesía y mi papá recitaba poemas de autores como Lope de Vega y Santa Teresa, y a mí me gustaba cómo sonaba todo eso».

Según un texto de Mario Jursich, Jaramillo comenzó escribiendo una poesía “irónica e intelectual”. Llena de citas, humor y “parodias a las instituciones literarias”. Pero luego, evolucionó hacia una poesía más íntima y amorosa.

 Para su editor actual, Manuel Borrás, “es un poeta de una naturalidad que realmente pasma y de una sencillez que verdaderamente emociona”. Pero Jaramillo es más sencillo. Según él, quien lea sus versos va a saber de qué trata: “He estado enamorado, y he escrito del amor; he mirado gatos, y he escrito de gatos”.

Lo más importante es que ahora que se ganó el galardón más importante del género en el país –que el ministerio de Cultura entrega cada dos años, pues lo alterna con el Premio Nacional de Literatura–, más gente podrá acercarse a su poesía. No es difícil. Simplemente, como él dice, hay que dejarse llevar por las palabras. Alucinar con ellas.

…..

Somos sólo cuerpo

No me prometas nada,

sólo dame un presente

dame el instante intenso,

sí, mi relámpago,

déjame flotar convertido en parte tuya,

cuerpo mío,

tú, mismísimo, mi paroxismo siempre.

Publicado en Semana

 

También podría gustarte