«Patria», de Ignacio Paco Taibo II, será adaptada a serie televisiva

“La corrupción no tocó a los liberales; no es un mal endémico”, sostuvo Taibo II ayer en la presentación

«Patria», de Ignacio Paco Taibo II, será adaptada a serie televisiva

Por Ángel Vargas

El libro Patria, en el que el escritor Paco Ignacio Taibo II quita el bronce y el mármol a una etapa crucial de la historia del siglo XIX mexicano y a sus principales protagonistas: el periodo de la Reforma, será adaptado como serie de televisión.

Así lo anunció ayer el autor durante la presentación de los tres tomos que integran esa obra histórica editada por Planeta, como parte de la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

El también periodista, activista sindical y profesor universitario adelantó que las grabaciones comenzarán en marzo y que la fecha tentativa de estreno está prevista para octubre próximo.

Acompañado en ese acto por el escritor Alejandro Rosas, Taibo II indicó que Patria es un libro con más dudas que certezas, en cuya escritura tardó 30 años, sobre todo ante la incertidumbre de si podría generar esa empatía que logró con la biografía de Pancho Villa.

“Con Villa hemos creado una relación mágica. En el norte (del país) era fácil, pero en Chiapas aparecían villistas chiapanecos, y cuando llegó momento de (escribir) Patria me dije que no iba a poder crear esa empatía, esa relación pasado-presente con esa intensidad. Villa era la venganza, era el agravio que se había cometido contra los mexicanos. ¡Cómo transmitir esa sensación!”

El gran problema que enfrentó, dijo, fue cómo contar a la que define como la Revolución liberal, uno de los periodos más decisivos y fundacionales de la historia nacional, que va de 1854 a 1867, y abarca de la Revolución de Ayutla a la caída del Segundo Imperio mexicano, pasando por la Guerra de Reforma.

“¡Cómo demonios contarlo! Me tomó años procesar y escribir este libro. Fui dándole vueltas, primero como guion de cómic, luego como la novela La lejanía del tesoro, luego la biografía del general Mariano Escobedo El general orejón ese, luego el libro Los libres no reconocen rivales”, comentó.

Llegó un momento que tenía una biblioteca de la la Reforma hecha con fragmentos de recortes, fotocopias, libros, la cual hoy está depositada en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México para consulta de quien quiera.

Reivindicó a la escritura de la historia como arte narrativo, y afirmó que abordar ese género requiere no sólo de gran profundidad en la investigación, sino de encontrar la mejor manera para estructurar, montar y armar el texto.

De acuerdo con el autor de El Che, la de este periodo decimonónico en México es una historia repleta de dudas y de conflictos; sostuvo que quien vea a la generación liberal como monolítica es porque realmente no la ha estudiado.

No puede verse que todos esos personajes estaban de acuerdo y tomados de la mano. Los agarrones entre Juárez y el Nigromante (Ignacio Ramírez) hicieron memoria; la petición de (Ignacio Manuel) Altamirano y (Vicente) Riva Palacio para destituir al presidente Juárez nada menos que en 1861, cuando están llegando los barcos de la intervención tripartita, estuvo sólo a cuatro votos de los diputados para conseguirlo, explicó.

Según Taibo II, el proceso de escritura de los tres tomos de Patria (De la Revolución de Ayutla a la Guerra de Reforma, La intervención francesa y La caída del imperio) fue un hándicap tremendo, en el que quemó tres años de su vida. Sin embargo, en ese proceso desaparecieron todas sus dudas.

“Era todo tan caliente, era reforzar la combinación entre contar la historia y encontrar cotidianamente mensajes que el pasado me estaba mandado. De repente Juárez cruza el Zócalo a pie y sin escolta siendo presidente. Me dije: ‘ese es el país que quiero’, el país que debemos traer a nuestras vidas, el país donde los secretarios de Hacienda mueren pobres. Al escribir este libro, veía que el pasado viene a iluminar una manera de entender el presente”, destacó.

Para el escritor, el mensaje de Patria se vincula directamente con el tiempo que vivimos y tiene que ver con que es posible otra manera de gobernar, desde la humildad republicana: La corrupción jamás tocó a los liberales, por tanto, no es un mal obligatorio ni endémico.

Que una generación de ciudadanos asuma el poder del país puede incluso destruir y derrotar las prácticas negativas, afirmó y aseguró que México está tocando fondo en muchos aspectos.

Ya no podemos soportar más corrupción, más neoliberalismo, más inseguridad urbana, más respuestas represivas a demandas justas. Los límites del ya no podemos soportar influye en un debate que tiene un componente histórico, el cual es que la historia es uno de los conocimientos más importantes de educación sentimental que un pueblo puede tener, concluyó Taibo II.

Publicado en La Jornada

 

 

También podría gustarte