César Díaz: el director guatemalteco es revelación en el cine latinoamericano

Por David del Río – Nodal Cultura

El director guatemalteco César Díaz obtuvo esta semana el premio Roberto Rossellini al mejor director del Festival de cine de Pingyao por su película Nuestras madres, una de las películas latinoamericanas de las que más se habla este año y que más presencia en el circuito internacional tiene por estos días.

Se trata de uno de los tres principales premios que concede el pujante festival chino y, lejos de ser un reconocimiento aislado, se suma a una lista de galardones recibidos este año por el director centroamericano. Comenzó, nada más ni nada menos, con la Cámara de Oro del pasado festival internacional de cine de Cannes, que reconoce a la mejor ópera prima de entre todas las secciones del certamen, el más importante y más “glamoroso” del mundo.

También en mayo y en Cannes, Díaz recibió el premio de la Sociedad de Autores francesa (SACD) en el palmarés de la Semana de la Crítica, sección concebida para revelar a los nuevos talentos.

Desde entonces, Díaz y su película son invitados recurrentes de los grandes eventos cinematográficos y habituales en los palmarés de premios,que reconocen tanto su trabajo como cineasta como a la cinta, realizada en un país con escasa producción y carente tanto de una ley de cine como de un fondo cinematográfico que lo financie.

Hace apenas un mes en San Sebastián, la película, que cuenta la historia de un antropólogo forense que busca a su padre desaparecido durante la guerra civil guatemalteca, recibió el premio a la solidaridad ya que aborda, según su director, “la memoria histórica de las víctimas de las masacres en Guatemala y la reconciliación del país”, con un desenlace rocambolesco y cinematográfico derivado de la violencia y la sinrazón del conflicto armado.

Tras los premios e invitaciones a festivales Díaz, quien además de dirigir la película escribió el guión, ha pasado a repentinamente a estar en la lista de directores destacados y a preparar ya su segunda película.

Hasta el triunfo en Cannes el cineasta centroamericano, que tiene pasaporte belga lo cual le ayudó a financiar el filme, había realizado dos documentales y había editado las películas anteriores de su compatriota Jayro Bustamante: “Ixcanul” y “Temblores”. Ambos están poniendo a Guatemala en el mapa del cine mundial.

Este el salto al cine de ficción César Díaz, quien tiene 41 años, lo dio casi por casualidad. El director realizaba un recorrido para un documental cuando descubrió un poblado en el que se había producido una masacre.

“Varias mujeres me contaron esta historia y eso se convirtió en un leitmotiv para hablar de la historia de esas mujeres y de la historia de Guatemala que es desconocida. Construí una película de ficción partiendo de esa idea” explicó a la prensa en Cannes.

Un encuentro fortuito que le ha hecho mudarse de la piel de editor a la de director, que pasará a la memoria de la cosecha de este año del cine latinoamericano y que ya ha sembrado el interés por su segundo largometraje.

También podría gustarte